El trastorno del s.XXI
photo_cameraEl trastorno del s.XXI

Cuídate

Conocer y combatir la ansiedad: el trastorno del s.XXI

Según datos de la OMS una de cada diez personas sufre síntomas de ansiedad

Hay un afirmación en la que los expertos coinciden: la ansiedad es un mal de nuestro tiempo. En España cada vez son más las personas que padecen este trastorno. Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) una de cada diez personas sufre síntomas de ansiedad. 

Un alto nivel de autoexigencia, un ritmo frenético, una gran cantidad de trabajo y responsabilidades… diariamente se dan en nuestra vida situaciones que consideramos amenazantes. La ansiedad es, precisamente, una respuesta innata que nos alerta en ese tipo de amenazas. En resumidas cuentas, podríamos decir que es un mecanismo defensivo. Visto así, la ansiedad no debería representar un problema sino más bien una ayuda que nos mueve a reaccionar y a avanzar. 

Sin embargo, cuando esa sensación se hace frecuente y no viene asociada a ninguna situación estresante o difícil, cuando existe un bloqueo o cuando se pierde el control de la misma, aparece el trastorno de ansiedad, que puede afectar al normal funcionamiento de la vida. A pesar de que existen hábitos saludables que se pueden aplicar al día a día para controlarla, lo mejor es ponerse en manos de un especialista. Hoy en día es fácil contactar con un psicólogo online experto en este tipo de trastorno. Una terapia a distancia puede ser una buena solución para expresarte en un entorno cómodo y seguro, con la flexibilidad que aporta Internet y la seguridad de estar atendido por especialistas en el tema al otro lado de la pantalla. 

Aparición y primeros síntomas

No existe una sola causa por la que aparece la ansiedad. Actualmente la relacionamos con los altos niveles de estrés que padecemos derivado de los problemas y responsabilidades diarias y que, por repetición, nos tomamos como algo habitual o rutinario cuando no debería serlo. Pero, además, el trastorno de ansiedad puede estar causado por factores genéticos, por el tipo de personalidad, como consecuencia de haber vivido o sido testigo de situaciones traumáticas o por el consumo de drogas y alcohol. Hay personas que son más propensas a tener ansiedad, personas que suelen preocuparse en exceso por cualquier inconveniente u obstáculo. 

La ansiedad se manifiesta en distintos grados. Los síntomas pueden ser leves, elevarse a medios o hacerse más graves o extremos, incluso se puede llegar a sufrir un ataque de ansiedad. Pero son preocupantes cuando hay una sensación de inquietud que no cesa, no se descansa bien o no se consigue dormir y el carácter se vuelve irascible, cansado y tenso. Cuando todas esas sensaciones no terminan por desaparecer lo más probable es que se esté frente a un problema de ansiedad. 

El ataque de ansiedad merece una explicación a parte, es la representación del mayor nivel de ansiedad en la que una sensación de pánico se apodera de nosotros, acompañado de sudores fríos, temblores, palpitaciones… Es el momento en que la persona se hace consciente del problema, pero puede tener una consecuencia negativa: la obsesiva preocupación de que no vuelva a pasar. 

Qué hacer para calmar la ansiedad 

Lo fundamental es buscar ayuda, un psicólogo te puede pautar ciertas conductas y proporcionarte herramientas para controlar un trastorno de ansiedad. Es lo que se conoce psicoterapia. Tiene un componente global porque su objetivo es modificar la forma en que el paciente piensa, siente y actúa en determinados momentos de su vida. Una de los objetivos fundamentales de este tratamiento es que la persona conozca perfectamente qué es la ansiedad y cómo actúa, cuándo aparece y por qué surge. De esta manera es consciente de qué acciones de su vida pueden desembocar en ansiedad y anticiparse a ella. Todo ello mediante una observación y reflexión de sus propias conductas. 

Cada persona necesita un tratamiento personalizado para hacer frente a su tipo de ansiedad: todo tipo de fobias, pánico, ansiedad social… No obstante, la psicoterapia y más concretamente la Psicoterapia Breve Sistémica ha dado muy buenos resultados ante diversos tipos de pacientes comparada con las terapias tradicionales. La diferencia fundamental de este tratamiento es que se acorta de manera notable el número de sesiones. Por lo que se puede decir que es más eficaz. En casos más graves se tendrá que combinar esa psicoterapia con medicación, pero siempre bajo una supervisión médica. 

Sin embargo, lo ideal es no tener que llegar a tal punto, sino que con pequeños gestos y hábitos se pueda rebajar el nivel de ansiedad normal que puede dispararse en ciertos momentos amenazantes. Los más efectivos suelen ser las técnicas de relajación: trabajar la respiración, la reflexión, la conciencia del propio cuerpo, la práctica de yoga o de mindfulness… Todo ello, acompañado de una buena alimentación, la práctica regular de algún tipo de ejercicio físico y un sueño reparador es muy beneficioso para poder afrontar la vida desde una perspectiva más positiva y convertirnos en personas más

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?