Acudir al dentista
photo_cameraAcudir al dentista

Cuídate

Cómo elegir la mejor clínica dental

La mayoría de personas tiene miedo a acudir al dentista

Nadie puede dudarlo: el cuidado de la boca, los dientes y las encías es algo de lo que cada persona debe preocuparse en su aseo diario. No cepillar los dientes las veces recomendadas, no solucionar una caries a su debido tiempo y no hacerse una limpieza y revisión al menos una vez al año son cosas que en apariencia no resultan muy importantes, pero que a la larga pueden convertirse en un gran problema de salud. Así lo aseguran los dentistas responsables de la Clínica Dental Urbina: "La mayoría de personas que vienen aquejadas con algún tipo de problema importante lo podrían haber solucionado antes si se hubiese llevado a cabo una revisión periódica", afirman. Y es una absoluta realidad: ya desde la infancia, en las clases del colegio, se recuerda a los niños la relevancia de cepillarse bien los dientes, a esto hay que sumar la visita habitual al dentista.

No es un enemigo

las estadísticas demuestran que la mayoría de personas tiene miedo a acudir al dentista. Ya sea por malas experiencias pasadas o por el mito que rodea a estos sanitarios, casi todo el mundo piensa que acudir a la consulta es prácticamente un suplicio. Sin embargo la técnica avanzado mucho en los últimos tiempos y prácticamente ninguna de las dolencias que pueda afectar a la boca precisa de una técnica dolorosa para solucionarla. Profesionales sanitarios como los de Urbina, clínica dental salamanca, aseguran que la experiencia de sus pacientes es muy positiva: "Hay que desterrar el mito de que los dentistas son unos matasanos que hacen daño en la boca, el uso de anestesia calmantes y otros fármacos ayudan a que esto no sea así".

Lucir una bonita sonrisa

Lo cierto es que todo el mundo quiere lucir una bonita sonrisa, y para eso a veces es necesario acudir a la consulta. Bien sea para tratamientos de odontología general, cirugía maxilofacial, endodoncias u ortodoncias, siempre es recomendable contar con la asistencia de sanitarios especializados que ofrezcan las garantías de seguridad suficientes para que el proceso termine con la correcta rectificación de los problemas que haya en la boca. Por supuesto, siempre es recomendable solicitar un presupuesto antes de iniciar cualquier tipo de terapia y siempre dejarse aconsejar sobre los tiempos, tipo de intervención, etcétera, por parte del profesional. 

Revisión anual

Como ya se ha indicado es recomendable hacer al menos una revisión anual con nuestro dentista. El objetivo de esta visita es identificar problemas que sean leves en el inicio cómo caries, desviaciones, inflamaciones, aparición de las muelas del juicio,... En esa misma cita se debe proceder a una limpieza de los dientes. Esta es una técnica indolora cuyo objetivo es eliminar el sarro acumulado que de una manera manual no se puede eliminar en el cepillado diario. De esta manera aseguraremos que la salud de nuestra boca se mantiene en óptimas condiciones. Más allá de esa revisión anual es absolutamente imprescindible acudir al dentista siempre que se sientan dolores molestias o mal aliento. Perderle el miedo al dentista no sólo es mejor a la hora de acudir a las consultas, sino que lo convertirá en una rutina habitual que mejorará cada sonrisa.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?