Envejecimiento.
photo_camera Envejecimiento.

Cuídate

¿Conoces las proteínas antienvejecimiento?

La Dra. Dannia Shannen nos habla de la proteína BDNF y la SIRT1, que nos ayudan a envejecer de una forma mejor y más lenta

Cada día vamos conociendo la importancia de una buena alimentación unida a una actividad física regular no solo para sentirnos mejor sino para estar sanos y enlentecer o mejorar el proceso natural de envejecimiento.

Pero lo que muchos desconocemos es que en el mundo de la nutrición existen determinados alimentos que promueven la síntesis de una serie de proteínas que colaboran y ayudan a nuestro organismo a envejecer de una forma mejor y más lenta. 

¿Y cuáles son estas proteínas? Son concretamente dos: La proteína BDNF y la SIRT1.

PROTEÍNA BDNF:

Empecemos hablando de la BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro) es una proteína que pertenece a la familia de neurotrofinas, cuyas deficiencias están involucradas en diferentes enfermedades como la epilepsia, la enfermedad de Alzheimer, de Parkinson y la depresión.

La BDNF concretamente se sintetiza en nuestro cerebro y regula la formación de nuevas neuronas, es decir, estimula la producción de nuevas células cerebrales y fortalece las existentes. Más específicamente, al liberar BDNF se activan una serie de genes que desarrollan nuevas células y vías cerebrales. Además esta proteína es importante en el mantenimiento de nuestra memoria a largo plazo.

Varios estudios demuestran que la proteína BDNF de nuestro cuerpo se va reduciendo paulatinamente conforme vamos envejeciendo, por lo que puede estar relacionada con las pérdidas cognitivas.

Dibujo del cerebro humano

Una forma de incrementar las neurotrofinas cerebrales (y por tanto la BDNF) es hacer trabajar al cerebro para que fabrique mayores cantidades de estas sustancias. Es decir, cuanto más activas estén las células del cerebro, más cantidad de neurotrofinas producirán y esto generará, a su vez, mayores conexiones entre las distintas áreas del cerebro. La consecuencia será un cerebro con mejor funcionamiento, una mejor memoria y un mejor estado de ánimo.

¿Y cómo podemos aumentar la síntesis de BDNF? Con ejercicio, principalmente aeróbico, que además de mejorar la producción de esta proteína interviene en otros procesos que ayudan a mantener nuestro cerebro fuerte y sano, a la formación de nuevas neuronas y a prevenir multitud de enfermedades relacionadas con la edad. En definitiva, la practica habitual de ejercicio ralentiza el envejecimiento de nuestro cerebro.

Algunos ejercicios para ampliar la plasticidad cerebral, según el Centro de Neurobiología del Duke University Medical Center en Estados Unidos son:

  1. Intentar ducharse con los ojos cerrados: localizar los grifos, ajustar la temperatura del agua, buscar el jabón y encontrar el champú.
  2. Utilizar la mano no dominante para comer, escribir, destapar el dentífrico o lavarse los dientes.
  3. Leer en voz alta para activar otros circuitos cerebrales que cuando se lee en silencio.
  4. Cambiar los itinerarios y tomar diferentes caminos para ir al trabajo o volver a casa.
  5. Modificar las rutinas y cambiar la ubicación de los objetos cotidianos de uso.
  6. Aprender algo nuevo: informática, fotografía, cocina, yoga, baile o un idioma.
  7. Identificar objetos sin mirarlos. Por ejemplo, reconocer a través del tacto diferentes frutas o vegetales
  8. Hacer cosas diferentes. Salir, conversar con personas de diferentes edades, trabajos e ideologías. Usar las escaleras en lugar del ascensor. Salir al campo, caminar por la playa, la montaña, escalar, etc.

PROTEÍNA SIRT1:

En cuanto a la proteína SIRT1, participa en el alargamiento de los telómeros y protege la integridad del genoma durante la reprogramación celular, por lo que esta relacionada con procesos de longevidad.

También las SIRT1 modifican a otras proteínas de manera que consiguen disminuir el estrés oxidativo de las células y ayudan a su supervivencia en condiciones adversas. Favorecen la reparación del ADN y aumentan su eficiencia energética.

Hay varios estudios que relacionan la actividad física con la acción de la SIRT1 en las células endoteliales, revelando su posible papel fundamental para que el ejercicio físico induzca sus efectos beneficiosos en nuestro organismo. Y es que si bien el ejercicio estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos y de músculo, parece ser que su impacto es menor cuándo esta proteína se encuentra ausente. Lo que sugeriría que la elevación de los niveles de sirtuinas podrían ayudar a preservar la masa muscular con el ejercicio durante la fase de envejecimiento a la vez que sería posible y útil a la hora de recuperar la masa muscular en la población que por determinados factores patológicos o ambientales hayan perdido parte de su porcentaje de masa muscular.

Alimentación sana

En cuanto a dieta y SIRT1, sabemos que esta proteína se activa por restricción calórica (que hace perder peso en sí misma), ayuno intermitente y que su producción mejora problemas metabólicos como la diabetes. Pero no tenemos suficiente evidencia científica concluyente sobre estas últimas propiedades, al menos no en humanos.

¿Existen alimentos que contengan SIRT1? Hay ciertos alimentos, que no contienen sirtuinas (SIRT1), pero sí compuestos que estimulan la producción de ésta. Alguno de ellos son, las verduras, frutos rojos, té verde, AOVE…etc.

Para más información acerca de planes personalizados de ejercicios y nutrición, contacta con la Dra. Dannia Shannen.

 

______________________________________________________________________________

Más información sobre la Dra. Dannia Shannen en Instagram y Facebook.

02BA38FF-5B8A-467A-BD85-219957F233A8-8

Médico general especializado en Medicina deportiva y Nutrición.

Actualmente formándome también en Medicina Estética y Anti-envejecimiento.

Pongo a tu disposición asesoramiento, tratamientos y temas de actualidad en medicina general, medicina deportiva, nutrición y medicina estética. Programas de pérdida de peso y entrenamientos personalizados, con asesoramiento diario y consultas semanales. Tu salud es importante para mí, mejorarla y protegerla es mi vocación. Por eso sigo formándome y actualizándome cada día para ofrecerte la atención médica de vanguardia e incluir los mejores y últimos tratamientos. ¡Juntos lograremos alcanzar tus objetivos!

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes