Mama tuberosa
photo_cameraMama tuberosa

Cuídate

¿Cómo detectar una mama tuberosa?

La mama tuberosa es una malformación congénita, no necesariamente hereditaria

La mama tuberosa puede detectarse desde la pubertad. No es un problema grave o peligroso para la paciente que lo padece, pero puede mermar su confianza en sí misma y autoestima. Podemos decir que tiene un fuerte impacto emocional para las personas que desarrollan esta patología. Si estás leyendo este artículo es posible que estés interesada en someterte a una cirugía mamaria y que consideres que la forma o el volumen de tus senos no es convencional.

Si tienes un pecho pequeño con una areola prominente o si tiene volumen pero presenta una forma anómala, como si de un tubo se tratara, es posible que hayas desarrollado esta patología. En cualquier caso, la mejor forma de saberlo será acudir a la consulta de un cirujano plástico para que realice un diagnóstico adecuado. Además, este profesional sanitario podrá orientarte sobre el mejor tratamiento para solucionar el problema.

Las mamas tuberosas, también conocidas como mamas tubulares, pueden afectar a uno o a ambos pechos de una misma paciente y se trata de una malformación causada por una anomalía en el desarrollo de la glándula mamaria. Esta puede apreciarse más en el polo inferior y también en los polos laterales.

Durante el desarrollo mamario puede ocurrir que el tejido que cubre la glándula mamaria presente una rigidez excesiva y no se expanda adecuadamente. Esta situación puede provocar que, a medida que la glándula crece, la piel la retenga evitando que se expanda. Finalmente, se produce una hernia y comienza a salir por la zona de la piel menos resistente: el pezón.

La mama tuberosa es una malformación congénita, no necesariamente hereditaria. Aunque es algo que ocurre de forma previa al nacimiento de la paciente, no se puede saber, ya que es un órgano que no se desarrolla hasta la pubertad. Por esta razón, es imposible realizar ninguna medida preventiva para evitarlo antes de que aparezca.

Grados de gravedad

Podemos catalogar diferentes grados de afección según la clasificación de Grolleau y col. Hablamos de una técnica que divide la mama en cuatro cuadrantes y así determina su deformidad en función del área que esté más afectada.

Solución quirúrgica de la mama tuberosa

El cirujano plástico será el responsable de elegir la técnica más adecuada en función de cada caso y conseguir así los mejores resultados posibles para la paciente. Entre las diferentes cuestiones a tener en cuenta, podemos destacar las siguientes:

  • Debe realizar una intervención para eliminar la banda constrictora que está ocasionando el problema.    
  • Liberar el polo inferior de la glándula para poder fijarla al nuevo surco que se ha creado.
  • Reducir el excesivo diámetro de las areolas, para que estas resulten más naturales.
  • Introducir el implante, que aunque no siempre es necesario, suele realizarse con frecuencia para mejorar el volumen o la forma de las mamas.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?