Adicción
photo_cameraAdicción

Cuídate

¿Es posible superar la adicción a la cocaína?

¿El consumo de drogas es un vicio?

Dejar de consumir sustancias adictivas no es tarea fácil, pero es posible si se realiza en el marco de un tratamiento llevado a cabo por un grupo de apoyo profesional. En el siguiente artículo podrás ver cómo operan las drogas, por qué la adicción es una enfermedad, cuáles son las consecuencias del consumo de cocaína y por qué es importante pedir ayuda a tiempo. 

¿El consumo de drogas es un vicio?

La mayoría de las personas tienen la creencia errónea de que el consumo de drogas es una actitud viciosa de personas sin principios ni valores, que carecen de la fuerza de voluntad suficiente para dejar de usarlas. Sin embargo, la realidad es que el uso frecuente de drogas altera el cerebro del consumidor, eliminando la posibilidad de autocontrol de la persona adicta e inhibiendo su capacidad de resistirse ante el deseo de consumo. 

Los individuos dependientes de las drogas no las consumen porque quieren, sino porque no pueden dejar de hacerlo. Por lo tanto, pensar que se puede salir de las drogas con solo tomar la decisión es subestimar una enfermedad que puede llegar a ser mortal.

¿Qué es la adicción a las drogas?

La adicción a las drogas, comúnmente llamada drogadicción, es una enfermedad crónica. Esta patología consiste en el consumo compulsivo de una sustancia por parte de alguien que no puede controlar su uso, a pesar de ser consciente de las consecuencias adversas que esto puede acarrear para su salud. 

Debido al riesgo que acarrea el consumo de estupefacientes es importante que si tú sufres un problema de adicción o tienes un familiar, amigo o conocido que necesita ayuda, concurras al Centro de Desintoxicación en Málaga. Allí te asesorarán y te brindarán toda la información necesaria. 

¿Qué ocurre en el cerebro al usar drogas?

La mayoría de las drogas afectan el cerebro generando demasiada dopamina, alterando el sistema de recompensa del individuo. Esta sobre estimulación del circuito de recompensa produce que el organismo detenga la producción natural de dopamina y exija el consumo habitual de drogas para generarla. 

Está comprobado científicamente que el uso de drogas a largo plazo modifica diversas funciones del cerebro. Afecta el criterio y el comportamiento, disminuyendo la capacidad de aprendizaje y memorización. Al mismo tiempo produce un aumento de estrés e impide el proceso normal de toma de decisiones. 

¿Todas las drogas causan la misma dependencia?

No todas las sustancias causan la misma dependencia ni son igual de perjudiciales para la salud. La categorización clásica entre drogas blandas o duras permite ilustrar esta diferencia. Las drogas blandas, también denominadas suaves, son aquellas sustancias con reducido potencial tóxico que generan comúnmente un bajo grado de dependencia. Los ejemplos comunes son el café, el alcohol, el tabaco y los derivados del cannabis. 

Por otro lado, las drogas duras son aquellas que tienen un alto nivel de toxicidad y probabilidades de adicción. Entre ellas se encuentran la cocaína, las anfetaminas, la heroína, el LSD, los hongos alucinógenos y los opiáceos en general. Una de las drogas duras más consumidas a nivel global es la cocaína, por lo cual es importante realizar un pequeño análisis específico de esa sustancia. 

¿Cuáles son las características particulares de la adicción a la cocaína?

La cocaína es una droga psicoactiva que tiene mecanismo de acción complejo. Además de afectar el sistema nervioso, esta sustancia altera múltiples funciones corporales. Por eso es necesario que el tratamiento para dejar la cocaína se realice siempre en centros especiales donde el procedimiento de desintoxicación sea supervisado por profesionales de la medicina y la psicología.   

A corto plazo la adicción a esta sustancia produce efectos tales como dilatación de las pupilas, temblores, vértigo, espasmos musculares, aumento de la temperatura corporal, cambios en la frecuencia cardíaca y aumento en la presión arterial. También suele provocar comportamiento errático y violento, irritabilidad y ansiedad, e incluso episodios de paranoia.  

A largo plazo el consumo de cocaína genera consecuencias adversas que revisten gravedad. Entre ellas se destacan las convulsiones, los perjuicios al sistema vascular cardíaco y los ataques cerebrovasculares. Se registran muchos fallecimientos cada año por muerte súbita al efectuarse el primer consumo de este estupefaciente, y cifras aún mayores por paro cardíaco o respiratorio producidos por sobredosis en consumidores habituales. 

Cuando el consumo de esta sustancia se vuelve frecuente, produce adaptaciones a nivel neuronal. Esto provoca que los consumidores que se piensan que ya se han recuperado de la adicción comúnmente experimenten recaídas, incluso luego de extensos períodos de abstinencia. Cuanto mayor es la dependencia generada por la sustancia, más altas son las posibilidades de que haya una recaída. 

¿Se puede tener una vida normal luego de haber consumido drogas?

Las personas pueden recuperarse de las adicciones, pero al ser una enfermedad crónica la dependencia a estupefacientes debe ser tratada de por vida. Con un tratamiento adecuado cualquier consumidor puede integrarse socialmente y llevar una vida normal. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable