Afasia
photo_cameraAfasia

Cuídate

Sí, es posible tratar la afasia, y así es como se hace

Todo lo que debes saber sobre la afasia

Más de 300.000 personas tienen que convivir a diario con la afasia en España. Estas cifras, recogidas en 2015 por la Asociación Ayuda Afasia, muestran una realidad que se está agravando más y más en los últimos años. Cada vez hay más miembros de la población española con esta enfermedad que les impide vivir su día a día con total normalidad.

Algo que ha llevado a muchos a plantearse serias dudas sobre la viabilidad de un tratamiento. Lo cierto es que sí, la afasia puede tratarse, tal y como han indicado numerosos profesionales. Sin embargo, no hay un tratamiento único, al igual que no hay un solo tipo de afasia. Vamos a profundizar un poco más en esta materia para ver qué hay detrás de ella y cómo puede solucionarse.

Todo lo que debes saber sobre la afasia

En primer lugar, una pregunta que probablemente te estés haciendo. ¿Qué es la afasia? Para quien la desconozca, se trata de un trastorno causado por lesiones cerebrales en partes de este órgano que se encargan de controlar el lenguaje. Como consecuencia, las personas que la padecen pueden tener dificultades a la hora de escribir, de leer o incluso de expresarse.

Generalmente, es algo que se da sobre todo en personas adultas que hayan sufrido un derrame cerebral. Aunque pueden surgir otras razones por las que aparezca esta dolencia. Alguna infección, una lesión por un golpe severo o incluso un tumor cerebral o la propia demencia pueden provocar que aparezcan episodios de afasia en las personas. 

Todo esto, además, se diversifica en diferentes ramas. Como dijimos antes, no existe un solo tipo de afasia, al igual que no se tratan de la misma manera. Por ejemplo, según Heris, el tratamiento de la afasia de Wernicke, una de las que veremos más adelante, poco tiene que ver con, por ejemplo, una afasia global. Son diferentes zonas dañadas, con diferentes consecuencias y, por lo tanto, con diferentes soluciones. Ahora, vamos a ver los tipos que hay y cómo pueden tratarse.

Los 6 principales tipos de afasia y sus tratamientos

Afasia de Broca

La Afasia de Broca se caracteriza por los problemas con los aspectos motores de la escritura y el lenguaje, además de problemas de comprensión del lenguaje. Generalmente, proviene de alguna lesión metastásica, una hemorragia hipertensiva o incluso algún hematoma subdural. En cuanto a su tratamiento, los especialistas coinciden en que se realicen ejercicios para trabajar el lenguaje. No obstante, hay casos más agudos en los que se produce incluso una parálisis de la mano derecha, lo que requiere, en caso de las personas diestras, todo un proceso de reeducación para aprender a usar la izquierda.

Afasia de Wernicke

Dificultades en la comprensión, aunque con un habla fluida. La Afasia de Wernicke es fácil de detectar, ya que las personas que la tienen usan muchísimas sustituciones de palabras y parafasias. Cuando se está ante un caso grave, las personas que la padecen pueden no entender nada de lo que leen o escuchan, aunque puedan hablar con claridad. A través de sesiones de logopedia y neuropsicología, como se explica en la guía de la red Menni, es posible desarrollar un plan de recuperación que mejore sus síntomas, aunque es difícil anularlos por completo. 

Afasia global

Problemas tanto en la fluidez al hablar y al escribir como en la comprensión de los demás, además de grandes trastornos del habla. La afasia global es una de las más contundentes, ya que afecta gravemente a la capacidad de comunicación de las personas que la padecen. Ni leer, ni escribir. Los pacientes tienen serias complicaciones en estos casos, generalmente causados por una lesión que haya destruido las zonas relacionadas con el habla, en el hemisferio dominante del cerebro. El tratamiento en este caso pasa por busacr métodos de comunicación alternativos en el peor de los casos, aunque la prioridad siempre es recuperar las funciones alteradas, ofreciendo apoyo psicológico para ayudar al paciente a entender toda la información que le llega del exterior.

Afasia transcortical motora

Este tipo de afasia es similar a la de Broca. Los pacientes de afasia transcortical motora comprenden el lenguaje perfectamente y no tienen palabras para articular palabras; sin embargo, sí que tienen un déficit en la producción del habla, les es difícil empezar a hablar, y mucho más iniciar un discurso. Es algo que suele nacer a raíz de laguna lesión subcortical encima del área de Broca, aunque también se está estudiando la posible conexión con un circuito del área motora suplementaria. Ejercicios de logopedia y, sobre todo, dar pie a iniciar conversaciones. El tratamiento de este caso es muy específico, pero suele mostrar mejoras importantes.

Afasia anómica

La anomia, incapacidad o dificultad de recordar los nombres de las cosas, es un síntoma que aparece en muchos tipos de afasia. No obstante, cuando una persona solo tienes ese problema para encontrar palabras que se usan habitualmente, entonces sí se puede hablar de afasia anómica. El tratamiento en estos casos varía en función de los problemas con palabras habladas o escritas, se tienen que hacer ejercicios de memorización, pedir al paciente el significado de palabras, que nombre objetos del lugar, que los describa, etcétera.

Afasia de conducción

Personas con una comprensión de la lengua prácticamente normal, pero con problemas para producir palabras aisladas, que tienen que construir oraciones cortas por sus dificultades con la repetición de fonemas. La afasia de conducción se manifiesta así, y se cree que se debe a daños en las fibras que conectan las zonas de Wernike y Broca en el cerebro. Rehabilitación neuropsicológica y terapias de lenguaje con logopedas son las mejores formas de tratarla.

Un total de 6 variantes, cada una debida a lesiones de diferente tipo y, por supuesto, con consecuencias distintas. Hay algunos casos similares, pero al final todos requieren tratamientos específicos. Afortunadamente, los profesionales en logopedia son los más indicados para tratarlos prácticamente todos.

La afasia es algo que puede cambiar la vida de una persona por completo. Por eso, en caso de manifestarse, no hay que dudar en contactar con un profesional para clasificarla y establecer el mejor plan de acción para tratarla.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?