Cuídate

Cómo frenar la cuesta de septiembre con estos pasos

Las vacaciones estivales ayudan a más de uno a desconectar y a romper la rutina para luego volver con las pilas cargadas al puesto de trabajo. Sin embargo, cada vez es más frecuente oír hablar del síndrome posvacacional y los efectos que este tiene sobre el estado de ánimo de los trabajadores. Este viene también condicionado por las posibles preocupaciones que pueden surgir: algunas sobre el futuro y otras, fruto de los gastos extra durante las vacaciones.

Las soluciones acaban llegando tarde o temprano, porque como se muestra en este sitio web existen alternativas para hacer frente a cualquier tipo de improviso económico.

El verano es una de las épocas del año donde nuestros bolsillos se ven más debilitados, ya que durante las vacaciones es más frecuente que caiga algún viaje, que dediquemos más tiempo a ocio y que consumamos más en los espacios públicos. Al inicio de este verano, las encuestas auguraban un consumo medio que rondaba los 1.000 euros, una cifra que ha sido confirmada recientemente, cuando se han hecho públicos los datos definitivos. Esta cifra es ligeramente inferior a la del año pasado, a pesar de que algunas estimaciones se inclinaban más por la posibilidad de que pudieran superar a las de 2017.             

Más allá de las variaciones porcentuales que se manifiestan de manera interanual, lo cierto es que el paso de las vacaciones se deja notar en las cuentas, a la espera de que los ingresos de los meses posteriores ayuden a equilibrarlas. A eso se le suman los posibles imprevistos que puedan aparecer de manera inesperable, frente a los cuales no siempre tenemos un plan b. Para que la vuelta sea un poco más llevadera, hay una serie de pasos y trucos que podemos poner en práctica en nuestro hogar.

Antes de las vacaciones: calendarizar nuestros gastos

Durante la preparación de nuestras vacaciones, es importante que valoremos no solo el gasto que estas nos van a suponer, sino también los gastos que tendremos a la vuelta. Si no incluimos estos últimos en nuestros cálculos, podemos encontrarnos en una situación complicada a la vuelta del verano.

Frente a imprevistos económicos durante (o después) de las vacaciones: soluciones alternativas

Aun previendo los gastos que tendremos, siempre puede ocurrir que tengamos situaciones inesperadas que condicionen nuestras finanzas de manera repentina. A veces son imprevistos que implican gastos instantáneos, de cantidades no demasiado altas, pero con las que no contábamos y, por lo tanto, no disponemos de la suma requerida de manera inmediata. En este tipo de casos, podemos echar mano de soluciones alternativas como son los préstamos personales, disponibles en entidades como esta. Se trata de préstamos que se solicitan por internet y que puede ser devueltos en cuotas ajustables según las necesidades y situación de cada familia.

Tras las vacaciones: una pirámide de gastos

A la vuelta del verano, podemos crear una lista con los gastos que se avecinan dándoles una puntuación de prioridad según la urgencia y el carácter que tengan: más o menos imprescindibles. Esto nos ayudará a que nuestros gastos se vayan produciendo de manera gradual y no tengamos que desembolsar de repente cantidades importantes de dinero. Nos ayudará también a no gastar nuestros ahorros en cosas que no son prioritarias.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?