Paseos sin riesgo: consejos para personas con movilidad reducida
photo_cameraPaseos sin riesgo: consejos para personas con movilidad reducida

Cuídate

Paseos sin riesgo: consejos para personas con movilidad reducida

El movimiento es la clave para una vida saludable

Caminar es una actividad tan natural como necesaria en la vida diaria de cada persona, tanto es así, que en situaciones especiales como un accidente o enfermedad, o sencillamente con el pasar de los años, la capacidad de andar nos garantiza una calidad de vida superior y una recuperación más rápida en cualquier padecimiento. Sin embargo, es entendible que existan situaciones en las que esta capacidad se ve reducida, por lo que un poco de apoyo, como el uso de bastones para caminar, resulta fundamental para poder realizar la mayor actividad posible de manera independiente y mantenernos en movimiento.

El movimiento es la clave para una vida saludable

Es bien sabido, que las personas que mantienen una vida activa durante la vejez, o durante su recuperación de alguna enfermedad, fortalecen su organismo y evitan estancias prolongadas en los hospitales, o previenen la aparición de padecimientos como la osteoporosis, enfermedades cardíacas o las temidas úlceras por presión, que tristemente llevan a un paulatino deterioro en la calidad de vida. Contrariamente a lo que puede pensarse, tener alguna limitación a la hora de caminar no significa que sea imposible o arriesgado: afortunadamente existen instrumentos de apoyo bastante cómodos y eficaces (y no costosos) como los bastones, que permiten mantener las actividades sin mayor problema.

¿Cuáles son las ventajas de usar un bastón de apoyo?

Un bastón durante una caminata ayuda a mantener el equilibrio y reduce la tensión de los músculos de las caderas, muslos, espalda y tobillos. Distribuye mejor el peso del usuario, aliviando además la carga articular con el consecuente desgaste, y proporciona confianza a quien lo utiliza, motivándolo a activarse y a mantener su independencia, algo muy valorado en momentos de enfermedad o en la edad avanzada. Muy importante además es que al mejorar el equilibrio se reduce significativamente el riesgo de presentar caídas u otros accidentes.

¿Cuándo es recomendable usar un bastón?

Siempre que la persona no esté incapacitada para caminar, lo puede utilizar. Naturalmente, factores como la fuerza ósea y muscular, o la capacidad para equilibrar determinan la viabilidad de su uso. Por ejemplo, en personas con una movilidad más reducida (por ejemplo, fracturas de la pierna o esguinces), lo recomendable es el uso de muletas, ya que proporcionan una mayor superficie de apoyo para el cuerpo y el esfuerzo requerido es mucho menor, y aunque puedan parecer limitantes, las muletas todavía garantizan una gran independencia para el usuario y evitan que el cuerpo se debilite en una silla de ruedas.

Recomendaciones para la actividad física

Es bueno mantener un tiempo de actividad de no menos de 30 minutos al día, puede ser un paseo tranquilo, con pasos suaves y preferiblemente en compañía, ya que si bien, usar bastones o muletas nos proporciona una mayor seguridad, siempre es bueno contar con alguien que nos ayude cuando exista algún obstáculo en el camino, o pueda surgir alguna emergencia. Siempre es mejor empezar con poca actividad e ir incrementándose a medida que nos acostumbramos a ella.

En conclusión, mantenernos activos siempre será lo recomendado para una óptima recuperación y una vejez saludable. El uso de bastones para caminar es sin lugar a dudas, una manera efectiva de mantener la movilidad y generar confianza en quienes presentan alguna dificultad al andar.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?