Obesidad infantil
photo_cameraObesidad infantil

Cuídate

¿Cómo prevenir la obesidad infantil en Argentina?

La obesidad infantil es un problema de salud pública

La obesidad infantil se ha convertido en uno de los problemas de salud que generan más preocupación en padres y médicos pediatras, debido a que cada vez es mayor la población de niños que la padecen.

Hoy en día es muy frecuente observar a niños con sobrepeso. Y si esto no es controlado de manera preventiva desde temprana edad, se pone en riesgo su salud. Probablemente en la etapa adulta se conviertan en personas obesas, con todas las consecuencias que ello conlleva.

La obesidad infantil, un problema de salud pública

Y esto no lo decimos nosotros, lo dice la Organización Mundial de la Salud que además asegura que a nivel global es una epidemia que genera mucha preocupación.

En Argentina por ejemplo, la obesidad infantil se ha elevado ubicándolo como el 2º país con la tasa más alta de sobrepeso en menores de 5 años. De acuerdo a los estudios realizados, muchos factores agravan el problema, por lo que –en palabras del Dr. Julio Fraomeni- la prevención es la herramienta más importante.

Esto ha motivado a que el presidente de Grupo Galeno, Dr. Julio Fraomeni realice una lista de una serie de recomendaciones para evitar que este fenómeno siga creciendo por medio de la prevención.

De acuerdo a los datos obtenidos para América Latina, entre un 20% y 25% de niños y adolescentes presentan sobrepeso y obesidad. En el caso de Argentina, los números evolucionan al mismo ritmo de los demás países. El 7,3% de los niños menores de cinco años padecen de obesidad de acuerdo a los informes de la FAO y OMS. Por eso el Dr. Fraomeni considera que la prevención en vital.

Recomendaciones del Grupo Galeno

Para prevenir la obesidad infantil, el Grupo Galeno hace tres importantes recomendaciones:

  • Inicio inmediato de la lactancia materna, desde la primera hora de vida.
  • La lactancia debe ser exclusiva hasta los 6 meses, esto y la incorporación de alimentación complementaria durante la primera infancia son fundamentales en el proceso preventivo.
  • La introducción de estos alimentos sólidos complementarios debe hacerse a partir de los 6 meses y los mismos deben ser inocuos y nutricionalmente adecuados. La lactancia materna se mantiene al menos hasta los dos años de vida, si es posible un poco más.

Ciertamente se desvela que la obesidad infantil es más un tema de malnutrición que de comer en exceso. Por lo tanto no se resuelve solo con bajar la cantidad de alimentos que se ingieren, sino que también hay que aplicar medidas educativas, y promover hábitos de vida saludables.

De acuerdo al Dr. Julio Fraomeni y además de lo enumerado anteriormente, la búsqueda de alimentos saludables y la actividad física regular serán las opciones más sencillas que apunten a controlar la obesidad.

Por eso, el Grupo Galeno enumera otras recomendaciones dirigidas a niños en edad escolar o adolescentes, siendo estas:

  • Limitar el consumo de grasas y azúcares refinados, así como productos de pastelería.
  • Aumentar el consumo de frutas y vegetales.
  • Consumir más cantidad de cereales integrales, legumbres y frutos secos.
  • Consumir toda clase de carnes preparadas de manera sencilla.
  • Incorporar el consumo de aceites crudos de todo tipo diariamente, ya que aportan ácidos grasos de buena calidad.

Practicar actividades físicas de forma regular

En el caso del grupo de jóvenes entre 5 y 17 años, la OMS recomienda como actividades físicas idóneas los juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados que mejoren las funciones cardiorrespiratorias.

La práctica debe llevarse a cabo entre 30 y 60 minutos, con una frecuencia diaria y dando prioridad a la actividad aeróbica.

Una buena forma de fomentar los buenos hábitos alimenticios desde temprano es evitando que nuestros niños y jóvenes consuman alimentos con exceso de grasas, sal y azúcares, en especial la comida chatarra y bebidas azucaradas, que carecen de los nutrientes necesarios.

Mejor que dar dinero a tus hijos para que se compren algo para almorzar en el colegio, es prepararles un almuerzo con comida hecha en casa, balanceada y saludable,  lo cual no solo es beneficioso para prevenir la obesidad, también lo es para evitar la aparición de otras enfermedades.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo