Dolor-Espalda.
photo_camera Dolor-Espalda.

Cuídate

Por qué sufrimos dolor y qué podemos hacer para aliviarlo

Aunque tendemos a evitarlo, la realidad es que cumple una función importante: nos alerta de lesiones en tejidos u órganos.

El dolor es una afección común que padece mucha gente alrededor del mundo. Todos lo hemos sentido en algún punto de nuestras vidas en mayor o menor medida. Aunque tendemos a evitarlo, la realidad es que cumple una función importante: nos alerta de lesiones en tejidos u órganos.

Dolifaes es una compañía dedicada a ofrecer soluciones para el dolor, bien sea muscular o articular, puntual o crónico. Los profesionales sanitarios pueden prescribir los productos que se encuentran en su página web y que están dirigidos a aliviar eficazmente las molestias que causan los distintos tipos de dolor.

¿Qué dolores existen?

Fundamentalmente, hay dos Tipos de dolor: articular y muscular.

El dolor muscular no suele ser grave y remite con el paso del tiempo. Sin embargo,algunos dolores musculares pueden prolongarse en el tiempo, afectando tanto a la productividad laboral como a la calidad de vida de la persona. El 10-15 % de la población española sufre dolor crónico.

El dolor articular, por su parte, se manifiesta en articulaciones o en localizaciones cercanas a ellas. Al contrario que el dolor muscular, esta afección sí que supone una limitación física para el individuo. Entre los factores de riesgo, la edad y el sedentarismo encabezan la lista.

Tratamientos

Hoy en día existen muchos tipos diferentes de Tratamiento del dolor. Sin embargo, a menudo es preferible prevenir que curar. Implementando cambios de vida y precauciones en nuestro día a día podemos evitar dolores puntuales que pueden acabar convirtiéndose en crónicos.

Es importante realizar actividad física y alejarnos del sedentarismo, siempre desde la moderación e intentando no sobrecargar los músculos o articulaciones. Hacer estiramientos y corregir la postura al andar o trabajar en una oficina también son consejos clave.

Si a pesar de las precauciones sufrimos una lesión y desarrollamos dolor, existen dos tipos de tratamiento que nos ayudan a recuperarnos:

  • Tratamiento no farmacológico. Algunas de las técnicas que emplea son el reposo o la fisioterapia. Lo ideal es implementar las dos, reposando durante parte del día y ejercitándonos en rehabilitación a manos de un fisioterapeuta. Este último es experto en masajes, movilizaciones articulares, manipulaciones y estimulación vibratoria, entre otros.
  • Tratamiento farmacológico. En ocasiones hay que recurrir a medicamentos o productos farmacéuticos para aliviar el dolor. Debe ser un médico quien los prescriba después de un reconocimiento. El tratamiento puede ser o bien antiinflamatorio o con cannabinoides. Estos últimos producen un efecto analgésico en la persona mediante la activación de unos receptores del organismo, disminuyendo o eliminando por completo la sensación de dolor.

¿Por qué tenemos dolor?

Si alguna vez te has preguntado Qué es el dolor exactamente, por qué se produce o qué consecuencias tiene para las personas, Dolifaes ofrece información en su página web para quienes tengan curiosidad.

 

No todos los dolores tienen la misma intensidad, y cada persona lo vive de manera diferente y subjetiva. Es importante saber cuándo hay que ir al médico y cuándo remitirá por su cuenta en unos días. La mayoría de dolores musculares o articulares disminuyen con el paso del tiempo. Sin embargo, si dolores que deberían mejorar o desaparecer no lo hacen, o los analgésicos no surten efecto, es hora de que contactes con un profesional médico que te prescriba un tratamiento en caso de necesitarlo.

Aprobada la mayor Ley Social del gobierno Biden

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?