Solución Queratocono
photo_cameraSolución Queratocono

Cuídate

Queratocono: La enfermedad de la córnea que no conoces y cómo detectarla y tratarla

Si no eres un profesional de la oftalmología probablemente si te hablan de determinados trastornos relacionados con cómo ve una persona te quedes en dos términos que casi todo el mundo emplea: miopía y astigmatismo.

El primero para indicar que no ves bien de lejos y el segundo de cerca. Es muy probable que si te sacan de estos dos conceptos ya no sepas de qué te estén hablando, por ejemplo, si oyes queratacono, que más parece una comida japonesa que una enfermedad.

¿Sabrías decir en qué consiste? Pues bien,  se trata de una enfermedad que no llega a producir la ceguera total en la persona que lo padece, pero sí que afecta, y de manera muy notable, en la visión del paciente que la sufre y muchas veces se ignora que se padece. Como siempre, un pronto diagnóstico siempre es mejor para atajar el problema cuanto antes. A lo largo de este artículo, te explicaremos un poco qué es esta enfermedad que suena casi a sushi.

No hay que confundir la miopía con el queratacono, .Consiste en  el adelgazamiento de la córnea, cuya forma es circular, apareciendo un bulto en forma de cono que impide que se vea con normalidad. En términos generales, suele afectar a ambos ojos progresivamente, aunque es normal que en uno se produzca en mayor medida que en el otro.

Un dato de interés es que a partir de los 45 años se suele detener la progresión de esta enfermedad y lo más normal es que aparezca en la época de la pubertad o antes.

No se sabe con exactitud cuáles son los motivos por lo que un buen día aparece el queratacono, aunque se barajan las siguientes hipótesis:

1. Puede deberse a temas genéticos, es decir, es probable que cuando alguien padece esta enfermedad alguno de sus familiares también la tenga.

2. Desequilibrio de las enzimas dentro de la córnea.

3. Por una exposición en exceso a los rayos ultravioletas del sol, por eso siempre es recomendable utilizar unas buenas gafas y así prevenir posibles disgustos.

4. Por un mal uso de las lentillas cuando son  empleadas para otro tipo de afecciones.

5. Como consecuencia del mal hábito de frotarse los ojos, costumbre muy extendida y que puede ser altamente perjudicial.

Pero esta enfermedad, como la miopía o el astigmatismo también tiene su remedio, existiendo un tratamiento para el queratacono, los especialistas recomiendan: Uso de lentillas blandas y personalizadas para esta enfermedad, por un lado, y, por otro, el seguimiento y asesoría por especialistas, de manera que se frene la progresión de esta afección.

Si después de leer este artículo te estás planteando que, tal vez, tengas queratacono, te indicamos algunos de sus síntomas para que salgas de dudas (¡pero sin ánimos de sugestionarte!)

1. Es normal tener sensibilidad a la luz, percibir deslumbramientos y tener los ojos irritados.

2. Ver de manera borrosa e incluso doble.

3. Se puede llegar a sentir dolor.

4. Se produce la transparencia de la córnea y la pérdida de su brillo.

5. Visión distorsionada de las imágenes.

Si todo esto no te suena a nuevo, acude a un oftalmólogo para que realice los estudios pertinentes y te indique si tienes o no queratacono, ya que cuanto antes los sepas antes le podrás poner solución.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo