Tipos de tos
photo_cameraTipos de tos

Cuídate

Los remedios más eficaces para cada tipo de tos

Cómo frenar la tos seca: fármacos y remedios naturales

Se trata del síntoma más común en las consultas médicas y no es exclusivo de la época invernal. ¿Cuántos tipos de tos hay? ¿Cuáles son los fármacos y/o remedios naturales adecuados para cada caso? ¿Cuándo hay que acudir al médico? En este artículo, todas las respuestas.

El cuerpo suele manifestar dolores y molestias que debemos interpretar como señales de que algo no marcha del todo bien en alguna parte de nuestro organismo. La tos es una de esas señales, pero solo un diagnóstico profesional podrá indicarnos la causa y el tratamiento.

Sin embargo, es oportuno informase sobre los distintos tipos de tos y sus remedios, ya que son un importante medio de propagación de infecciones del tracto respiratorio que hay que frenar cuanto antes por el bien de nuestra propia salud y la de los demás.

La tos puede ser seca, cuando solo expulsa aire, o húmeda (productiva) cuando el aire va acompañado de esputo (produce expectoración). Si dura menos de tres semanas, será aguda pero si se prolonga más de ocho semanas, es considerada crónica. De acuerdo a la forma en que se presenta, puede ser espasmódica, sibilante, convulsiva, nocturna, de esfuerzo, etc.

A continuación analizaremos los dos tipos de tos más frecuentes: seca y húmeda.

Cómo frenar la tos seca: fármacos y remedios naturales

La tos seca es muy molesta y suele hacerse crónica, ya que irrita la tráquea y la mucosa faríngea, provocando más y más tos. Es conveniente acudir cuanto antes al farmacéutico o médico de cabecera para frenarla a tiempo, ya que además se intensifica cuando la persona está tumbada, impidiendo el correcto descanso.

Se puede tratar con fármacos o remedios naturales. Entre todos los jarabes y comprimidos para la tos seca una de las marcas más conocidas es Flutox, a base de Cloperastina, que reduce la tos en 20 o 30 minutos después de la toma.

La Codeína, que fue uno de los antitusígenos más usado durante muchos años, se encuentra desaconsejada desde el 2013 en menores de 12 años y embarazadas, y cada vez se receta menos ya que no siempre es efectiva y tiene varios efectos secundarios.

Con respecto a los remedios naturales, se recomiendan los productos a base de malva, amapola, gordolobo o drosera, además de consumir miel frecuentemente para aliviar la irritación. Para fluidificar las secreciones, lo mejor es el eucalipto.

Tos húmeda o productiva: una aliada para eliminar secreciones

Este otro tipo de tos es llamada “productiva” ya que tiene una función beneficiosa para el organismo, ayudando a expulsar la secreción mucosa procedente de las vías respiratorias inferiores.

El esputo eliminado tiene unas características muy variables y es conveniente estar atentos a ellas. Si tiene color amarillo intenso, verde, marrón rojizo o sanguinolento, es motivo de consulta urgente con un médico, al igual que si produce dolor torácico, disnea o respiración dificultosa.

Existen algunos jarabes específicos para aliviar este tipo de tos, pero si no presenta con las señales anteriormente mencionadas ni se prolonga más de seis días, lo mejor es dejar que fluya naturalmente hasta cumplir su función, que es despejar las vías respiratorias.

Mientras tanto, para reducir las molestias y acompañar el proceso de sanación natural, pueden consumirse productos naturales de acción expectorante, como el tomillo, el pino silvestre, el ciprés o el orégano. Siempre con cautela y guiados por un experto en medicina natural.

Otras recomendaciones para minimizar las molestias

Más allá de los fármacos y remedios naturales, existen otras medidas que podemos tomar en nuestros hábitos diarios y que colaboran para aliviar la tos más rápida.

La hidratación es clave en cualquier tipo de tos, ya que permite fluidificar las secreciones para eliminarlas más fácilmente. Por eso es importante beber mucho líquido: caldos, infusiones, leche, zumo de frutas y por supuesto, agua. La tos seca se verá aliviada porque se humedece el tracto respiratorio evitando más tos, y la húmeda tendrá un mayor efecto productivo en tanto que los líquidos fluidifican el moco para expulsarlo mejor.

Humidifica los ambientes. Sobre todo en los climas secos o en los meses invernales cuando se enciende la calefacción, es imprescindible colocar recipientes con agua en varios rincones del hogar con el fin de aumentar la humedad de los distintos ambientes, ya que el aire seco empeora la tos.

Corrige tu postura. La tos produce una espiración violenta que impide el descanso y el desarrollo de algunas tareas diarias y habituales. Por ello, cuidando la postura es posible reducir el impacto de esa espiración. Al descansar, se aconseja colocarse boca abajo, con la mitad superior del cuerpo descubierta, o bien colocar varias almohadas detrás de la espalda y nuca para elevar las vías respiratorias y conseguir mejor paso del aire.

Lubrica la garganta mediante el estímulo de la salivación. Se trata de un lubricante natural que genera el cuerpo y que alivia considerablemente la irritación. Se recomienda utilizar caramelos, pastillas antisépticas o balsámicas para mantener la garganta húmeda en caso de tos seca.

La visita al médico: imprescindible para un diagnóstico y tratamiento efectivo

¿Cuándo hay que visitar al médico? En los casos en que las secreciones presenten colores amarillos, verdes o rojizos, tal y como se indicó anteriormente, urge acudir a un centro médico.

Asimismo, si la tos se prolonga más de 6 días, produce dolor torácico o vómitos y si se padece una recurrente tos nocturna de más de dos semanas de evolución, deberá recibirse un diagnóstico médico adecuado.

 Y por supuesto, si se registran ruidos especiales en la zona de la garganta, como en la difteria o tos ferina.

El farmacéutico también podrá asesorar sobre jarabes y comprimidos antitusivos. Lo importante es actuar ante los primeros síntomas y evitar la automedicación. El diagnóstico y tratamiento médico a tiempo minimizarán las posibilidades de que el problema se agrave.  

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?