La temperatura basal, nuestra temperatura propia
photo_cameraLa temperatura basal, nuestra temperatura propia

Cuídate

¿Sabes cómo tomar la temperatura basal?

La temperatura basal, nuestra temperatura propia.

Sabemos que aunque en muchos medios se diga que es sencillo que una mujer se quede embarazada, la verdad es que no es tan sencillo. para ser más sinceros el embarazo y el poder concebir vida es todo un milagro, por lo que no es tan fácil como parece. Por eso, muchas mujeres que tienen parejas estables o sencillamente se consideran económicamente independientes recurren a diversos métodos o tratamientos para quedarse embarazadas y poder tener la familia que siempre habían soñado. Entre los diversos métodos que existen para aquellas mujeres que desean tener hijos se encuentra la inseminación artificial (el método más famoso), la contabilidad de los ciclos menstruales, los tratamientos para repotenciar la fertilidad de la pareja y muchas otras cosas más. En este post hemos decidido hablarte acerca de un método que consiste en conocer cómo tomar la temperatura basal para medir el grado de fertilidad de una mujer.

La temperatura basal, nuestra temperatura propia

Todos sabemos que el cuerpo de todo mamífero es homeotermo, eso significa que puede regular su propia temperatura en comparación con la temperatura que se encuentra en el exterior. Un ejemplo muy claro es cuando nos encontramos con temperaturas muy calientes que el cuerpo empieza a secretar sudor para poder regular la temperatura o en otros casos, cuando hace mucho frío y el cuerpo tiende a disminuir el metabolismo para concentrarse en producir calor por medio de otros mecanismos y así garantizar la supervivencia.

Sin embargo, los 37 grados de temperatura corporal son un promedio, puesto que esa temperatura puede variar por diversos motivos, como la fiebre o incluso una subida o bajada de tensión. También puede producirse un ligero aumento o una ligera disminución de la temperatura basal dependiendo del ciclo menstrual en el que se encuentren una mujer.

El ciclo menstrual y la temperatura basal

Varios científicos han podido determinar que la temperatura de la mujer va variando ligeramente dependiendo de en qué fase de su ciclo menstrual se encuentre. Esto puede ser una buena herramienta para aquellas que se encuentren buscando el embarazo, puesto que la temperatura suele aumentar entre 0,2ºC y 0,5ºC cuando se encuentran ovulando. ¿A qué se debe esto? A la cantidad de progesterona que se produce durante ese proceso del ciclo menstrual.

Cuando una mujer empieza su ciclo menstrual su temperatura suele encontrarse entre los 0,2ºC y 0,5ºC por debajo de la temperatura habitual, debido a que acaban de salir de la menstruación. Resulta que la liberación de sangre en el cuerpo también colabora con la disminución de la temperatura. Conforme avanza el tiempo, notamos que su temperatura va aumentando ligeramente hasta llegar a los 0,2ºC o 0,5ºC por encima de la temperatura habitual. Ahí podemos decir que está en época de ovulación, puesto que la causante principal de que esta temperatura se eleve de esta forma es la hormona de la progesterona, que se libera y genera una reacción exotérmica que se traduce en un aumento de calor. La presencia de altos niveles de esta hormona hace que las mujeres tengan mayor posibilidad de concebir.

Entonces, te recomendamos que si deseas saber cuándo es tu momento fértil, te tomes la temperatura basal durante todo tu ciclo menstrual y anotes las pequeñas variaciones hasta formar una gráfica y determinar qué días tienes unas temperaturas mayores.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo