Lentillas
photo_cameraLentillas

Cuídate

¿Son realmente seguras las lentillas?

Gracias a internet es posible comprar lentillas online sin hacer colas en la óptica y evitando quebraderos de cabeza innecesarios

Cambiar las gafas clásicas por las lentillas es una tendencia actual a la que cada vez más persona recurre. De hecho, una gran mayoría ha optado por la comodidad y, por tanto, por las lentes de contacto.

Sin embargo, apostar por la lentillas es una gran decisión personal ya que, es lo más parecido a tener visión completa. No obstante, es cierto que es un paso que suele costar, sobre todo si desde pequeños las gafas no se han despegado de ti.

Hoy en día, gracias al comercio electrónico es posible adquirir lentillas online sin hacer colas en la óptica y evitando quebraderos de cabeza innecesarios.

Aun así, ¿son realmente seguras las lentillas?

Las lentillas tan seguras como las gafas

Sí, las lentillas no son solo cómodas sino que también son seguras y saludables para los ojos. Hay que tener en cuenta que, actualmente éstas son fabricadas con los materiales más adecuados y avanzados.

En algunos casos asusta que las lentillas puedan dañar al ojo, pero es como todo, dependerá del hábito de higiene que cada persona aplique. Es decir, por sí mismas son saludables a los ojos y en principio no deben provocar ninguna molestia.

Los ojos necesitan oxígeno

Que las lentillas son seguras no cabe ninguna duda pero es importante que sean aplicados ciertos hábitos de higiene y saludables.

Las lentes de contacto proporcionan oxígeno y aseguran la humedad en los ojos. Sin embargo, si se abusa del uso de las mismas es posible que el oxígeno cada vez vaya disminuyendo.

Por tanto, es recomendable que:

●        El uso de lentillas no exceda de más de 10 horas.

●        Optar por las lentillas que más oxígeno aporten a la córnea.

Las lentillas requieren de higiene

Una vez que se han adquirido las lentillas es fundamental el compromiso de mantener ciertos protocolos de limpieza para evitar futuras infecciones en los ojos.

Con ello, no se quiere decir que las lentillas no son lo suficientemente seguras sino que, se debe ser muy cauto cuando se habla de la vista.

Por tanto, es importante que se tengan en cuenta los siguientes consejos:

●        Manos limpias: antes de poner y quitar lentillas.

●        Uso de líquido de lentillas: ayuda a desinfectar las lentillas de bacterias que se han podido acumular del mismo uso.

●        El líquido de lentillas debe ser  desechado después del uso.

●        Estuche de lentillas: cambiar cada cierto tiempo, la recomendación es a los 3 meses.

Seguridad, mejora de visión y comodidad

La seguridad, la mejora de visión y comodidad son las tres grandes ventajas que proporcionan el uso de lentillas.  A pesar de tener que aplicar unos protocolos de higiene no suponen un gran esfuerzo.

Otro aspecto que no se puede pasar por alto es la flexibilidad que aporta el uso de lentillas. En este sentido, se hace referencia a lo fácil que es combinar el uso de gafas y lentillas dependiendo del contexto.

Seguramente las personas que hacen uso de gafas solo llevan gafas mientras que, las personas con lentillas combinan ambas.

Por tanto, las lentillas son más flexibles y cómodas para ciertas situaciones como puede ser la conducción en moto o bicicleta debido al casco, por ejemplo.

Lentillas, la apuesta del futuro

La tendencia es que las gafas vayan dejando paso a las lentillas y que cada vez más la población opten por esta alternativa. En consecuencia, los materiales que componen las lentillas irán avanzando para ser más perfectos como ha ocurrido con la aparición del hidrogel de silicona.

En definitiva, las lentillas son una gran opción que mejora la visión aportando seguridad en nosotros mismos. Eso sí, no se puede olvidar la dedicación que necesitan para su limpieza y cuidado.

Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?