unnamed (2)
photo_camera Técnicas de fisioterapia para aliviar el dolor en casa con tus propias manos

Cuídate

Técnicas de fisioterapia para aliviar el dolor en casa con tus propias manos

Si tu actividad profesional o familiar somete a tu cuerpo a un continuo estrés, lo más aconsejable es que te apliques con tus propias manos una serie de automasajes de forma regular y en tu propio hogar

Los fisioterapeutas son profesionales sanitarios a los que es conveniente recurrir siempre que notemos que nuestro cuerpo no funciona adecuadamente a nivel muscular o articular. Son muchas las clínicas de fisioterapia a las que puedes recurrir, aunque lo cierto es que el cuidado de tu cuerpo empieza por ti.

Si tu actividad profesional o familiar somete a tu cuerpo a un continuo estrés, lo más aconsejable es que te apliques con tus propias manos una serie de automasajes de forma regular y en tu propio hogar. Te mostramos algunas técnicas que puedes desarrollar en tu casa y sus beneficios.

Beneficios de los automasajes en hombros, cuello y cervicales

Un automasaje bien aplicado puede prevenir o aliviar un gran número de problemas físicos: hernias cervicales, cervicoartrosis, contracturas, cefaleas tensionales, etc. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Incrementa la vasodilatación, drenando sustancias bioquímicas que podrían aumentar el dolor.
  • Libera endorfinas, elevando el umbral del dolor.
  • Estimula cambios del tono muscular y del sistema miofascial, con efectos positivos como la flexibilidad de los tejidos.
  • Aumenta la movilidad de los músculos y de los tejidos de la piel.
  • Produce un estado de bienestar y relajación.

Problemas típicos de la zona cervical

Las lesiones más habituales son los siguientes:

  • Dolor cervical o cervicalgia: algunos de sus síntomas son sensaciones de hormigueo, acorchamiento o alteraciones de la sensibilidad.
  • Mala circulación sanguínea: sensaciones de brazos pesados, manos frías o acolchamiento.
  • Problemas asociados: el dolor cervical puede extenderse a la zona dorsal, provocando dorsalgia. También es muy frecuente la artrosis cervical y la osteoporosis.

Músculos que se trabajan con un automasaje en la zona cervical

Un buen automasaje debe trabajar la musculatura profunda y superficial de la zona cervical, con especial énfasis en el músculo transverso y trapecio, muy susceptibles de acumular excesivas tensiones.

También se trabajan los músculos romboides y la escápula, comúnmente implicados en las tensiones y dolores de zona cervical baja.

Un automasaje contribuirá a la relajación del tejido fascial y muscular, consiguiendo que la musculatura esté más suelta y relajada.

Estos son las zonas que debes trabajar:

  • Zona suboccipital: desliza los pulgares haciendo presión desde detrás de las orejas hasta la parte posterior del cráneo.
  • Zona suboccipital y de inserción de músculos del cuello: continúa con el automasaje pero con movimientos de rasgado desde la parte posterior de la cabeza hasta las orejas.
  • Zona posterior del cuello: continúa con el movimiento de rasgado desde la parte posterior del cuello hasta la zona delantera. Baja suavemente hacia los hombros y trabaja unilateralmente inclinando hacia un lado la cabeza.
  • Zona del ángulo de la escápula: fricciona lentamente el ángulo superior de la escápula, manejando la presión según el dolor.
  • Zona anterior de los hombros: coloca los pulgares en la parte anterior de tus hombros, deslizándolos hacia atrás mientras presionas.
  • Zona de inserción del pectoral menor: coloca tus dedos sobre la apófisis coracoides y deslízalos presionando de arriba abajo mientras mueves los hombros hacia atrás.
  • Zona de inserción de los escalenos: sitúa los dedos debajo de la clavícula y fricciona de un lado al otro.

Automasaje de cuello con pelotas de tenis

Para finalizar, te mostramos un truco para aliviar el molesto dolor de cuello con pelotas de tenis. Debes seguir estos pasos:

  • Localiza los puntos de dolor en tu cuello.
  • Una vez localizados introduce en un calcetín dos pelotas de tenis, anudándolo para que no se caigan.
  • Túmbate sobre una superficie semiblanda (una esterilla o una alfombra) boca arriba.
  • Sitúa tu cabeza entre las pelotas y masajea los puntos de dolor respirando profunda y pausadamente varias veces.

Una vez hayas terminado y sientas alivio en tu cuello, es importante que te levantes despacio para evitar posibles mareos. Sentirás una agradable sensación de relajación.

Estas son algunas de las técnicas caseras para aliviar el dolor en el cuello y en la zona cervical. Si no te recuperas lo mejor es visitar a un buen fisio de tu ciudad, ya que puede tratarse de un problema más grave y corres el riesgo de lesionarte de una forma crónica.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?