Tratamiento del glaucoma
photo_cameraTratamiento del glaucoma

Cuídate

El tratamiento del glaucoma reduce los riesgos de ceguera

El glaucoma es una enfermedad ocular que consiste en la pérdida progresiva de la visión

El glaucoma es una de las enfermedades más comunes de la visión y debido a su carácter silencioso, progresivo y crónico es uno de los más difíciles de detectar a tiempo, ya que muchas veces el paciente no se da cuenta de que tiene glaucoma hasta que es muy tarde para revertirlo y la persona pierde su campo de visión o se queda ciega.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que consiste en la pérdida progresiva de la visión, en la cual hay un aumento de la tensión de zona acuosa, donde se encuentra el líquido transparente que está presente entre la córnea y el cristalino y que le da la forma visible al globo del ojo.

Causas del glaucoma

Dicho líquido fluye naturalmente dentro de la cámara anterior del ojo a través de los canales de drenaje, pero por alguna razón aún no definida, dichos drenajes se cierran y el líquido acuoso no tiene orificio por donde salir, de modo que la cámara se va llenando progresivamente sin posibilidad de salir, aumentando así la tensión intraocular.

El glaucoma puede sufrirlo cualquier persona, pero generalmente los pacientes con mayores riesgos son aquellos que tienen antecedentes familiares de la enfermedad, personas diabéticas, personas que hayan consumido esteroides durante mucho tiempo y personas con tensión intraocular elevada durante un largo periodo de tiempo.

Hay que aclarar que un aumento de la tensión ocular no necesariamente indica que haya glaucoma, ya que algunas personas pueden tolerar una mayor tensión ocular que otras sin perder la visión.

Sin embargo pueden ser fuertes candidatos a desarrollar la enfermedad, por lo que debe tratarse dicha tensión. Incluso en algunos casos puede haber pérdida de visión por glaucoma sin aumento de la tensión ocular, por eso es importante hacerse exámenes de agudeza visual para detectar la enfermedad a tiempo.

Síntomas del glaucoma

Generalmente no suele manifestar dolores o sensación de presión en el ojo, de hecho se considera que el glaucoma es una enfermedad asintomática y el paciente se da cuenta de que lo sufre cuando realiza alguna revisión ocular.

Sin embargo hay ciertos síntomas que manifiestan algunos pacientes y que pudieran servir como alerta ante la posibilidad de padecer glaucoma, tales como:

  • Dolores de cabeza y de los ojos (en casos graves de glaucoma).
  • Náuseas y vómitos.
  • Visión borrosa.
  • Círculos alrededor de luces brillantes. Es decir, el paciente ve como si hubiera resplandores alrededor de las luces y demás fuentes de luz.
  • Pérdida repentina de la visión.

Consecuencias del glaucoma

A medida de que el glaucoma avanza se van dañando los nervios ópticos periféricos y el paciente va perdiendo la visión lateral de forma irreversible.

Es decir, el campo visual se va reduciendo hasta ver solamente por la región central del ojo, como si estuviera dentro de un túnel y no puede ver nada a los lados, ni arriba ni abajo, solamente hacia el frente.

En casos severos de glaucoma, el paciente puede quedar totalmente ciego.

Prevención del glaucoma

El oftalmólogo puede detectar el nivel de tensión intraocular a través de un medidor muy agudo que toca la córnea sin causar molestias y mide la tensión.

Otro de los exámenes recomendados es el sistema Spectralis, que es un aparato que evalúa la visión central y periférica del paciente y donde la persona observa a través de una cámara que va mostrando puntos de luz de forma aleatoria en todo el campo visual del ojo.

Después se evalúa cuántas veces el paciente pudo visualizar cada punto de luz y así verificar cómo está su campo visual, así que mientras más puntos haya localizado de manera acertada, mejor es su campo y agudeza visual.

En caso contrario, pudiéramos estar ante la presencia de un glaucoma.

Tratamiento del glaucoma

El tratamiento del glaucoma consiste básicamente en evitar el avance de la tensión ocular, así que hay varias alternativas que el médico oftalmólogo debe evaluar junto con el paciente:

Fármacos

Son medicamentos y la mayoría se encuentran en forma de gotas oculares que reducen la producción del líquido acuoso o que facilita su salida a través de los canales de drenaje.

Láser

Consiste en la abertura de un nuevo punto de drenaje del líquido acuoso o la reapertura del drenaje que se había cerrado y con el fin de permitir la salida natural de este tipo de líquido.

Cirugía invasiva

Es el mismo procedimiento anterior pero a través de instrumentos quirúrgicos para abrir un nuevo canal de drenaje.

Trabeculectomía no perforante

Es una pequeña incisión del espesor parcial de la esclera (la pared blanca del ojo) por donde drena el líquido acuoso.

Recuerda que el glaucoma es una enfermedad que produce ceguera parcial o total irreversible y muchas veces no hay síntomas hasta que ya es muy tarde, así que hay que hacerse exámenes oftalmológicos anuales para comprobar el buen funcionamiento de los ojos y tomar medidas correctivas de forma oportuna.

Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?