Colegio Fundación Caldeiro
photo_cameraColegio Fundación Caldeiro

Cursos

Colegio Fundación Caldeiro. Historia de nuestro deporte

El deporte como transmisor de valores

El deporte en el Colegio Fundación Caldeiro se levanta sobre varios pilares. Todos ellos son importantes, pero aquel que nos acerca más a las familias, alumnos y a toda la comunidad amigoniana, así como todo lo que representa es el Cross Caldeiro.

Para conocer su origen tendríamos que remontarnos al año1968, cuando a los religiosos P. Gregorio Mendieve, Fray Ángel Zabalza y Fray Marino Lecumberri tienen la idea de organizar un cross y celebrar la fiesta de nuestra patrona, Nuestra Señora de los Dolores. Lo bautizarán con el nombre Cross del Cotarro, aunque los alumnos, rápidamente, lo llamaron “cross del catarro”. En esas primeras ediciones solo competían alumnos de bachillerato, entre 11 y 16 años, y se daban un número indefinido de vueltas, según las edades, al edificio del colegio.

Con el paso de los años, esta aventura fue creciendo y desarrollándose, ampliando las edades de los participantes. Ahora, corren todos los alumnos del colegio que lo deseen: los más pequeños en el mini-cross; los mayores en las pruebas de velocidad y resistencia.

El circuito por donde nuestros alumnos corren ha variado. Las primeras carreras eran alrededor del edificio del colegio, dándose la salida enfrente de la puerta principal. Después, nos cerraron la calle trasera del colegio y tuvimos que organizar las carreras en los patios exteriores del colegio. Finalmente, después de muchas cartas al ayuntamiento, nos concedió poder cortar la Avenida de los toreros, durante un par de horas, para poder celebrar las competiciones de resistencia y dejar los patios interiores para las pruebas de velocidad y el mini-cross.

Especial mención requiere el mini-cross. Todos los alumnos de infantil, junto a 1º y 2º de primaria participan en esta prueba. Para ellos se adapta la distancia, realizándose en un entorno seguro y confortable dentro del colegio; sin embargo, recogen los mismos frutos que sus compañeros mayores. Organizados en pequeños grupos y siguiendo a su tutor o tutora, ese día transformado/a en “liebre”, todos los niños y niñas de tres años, inauguran las primeras carreras. Sucesivamente van participando los alumnos y alumnas de cuatro y cinco años, dando paso a primero y segundo de primaria. Estos últimos, los más veteranos en la pequeña prueba, clausuran la competición y hacen gala de su experiencia, doblando el recorrido y demostrando a grandes y pequeños toda su capacidad, ya que el próximo curso disfrutarán del gran CROSS.

El deporte como transmisor de valores

Los valores educativos que trabajamos desde edades tempranas, más allá del éxito deportivo, son: la perseverancia, confianza, esfuerzo, trabajo en equipo y humildad para reconocer sus limitaciones, así como adquirir valores en la buena convivencia con sus compañeros.

Pero el cross no es la única actividad deportiva en la que participan nuestros chicos. Cada año, desde hace más de diez años, celebramos la Olimpiada Amigoniana con nuestros colegios hermanos de la Congregación. A finales del mes de mayo y durante un intenso fin de semana, nos reunimos los siete colegios Amigó de España. Cada centro está representado por 20 alumnos/as de tercer ciclo de primaria y sus respectivos entrenadores/profesores.

Practicamos distintas disciplinas deportivas como son: fútbol 7 mixto, baloncesto femenino 3X3, atletismo, velocidad, resistencia, carrera de relevos, salto de altura y salto de longitud.

Es un encuentro que esperamos todos los años con gran inquietud. A través del deporte consolidamos nuestros valores como colegios Amigonianos; “ESFUERZO, SOLIDARIDAD, RESPETO, CONVIVENCIA, y sobre todo AMISTAD”.

Club Deportivo Caldeiro

Otro pilar sobre el que se sustenta el deporte de nuestro colegio es su club deportivo. Su brillante labor y esfuerzo ha sido un referente para el deporte del barrio, distrito y ciudad, convirtiéndose en una de nuestras señas de identidad. El objetivo prioritario del club deportivo es:

“Educar en el deporte y que los chicos del colegio se diviertan practicándolo. Respetar los valores deportivos y al rival son premisas de nuestro hacer. Formar personas con valores acordes al club y colegio que representan, a través del deporte, son las metas de nuestra labor”. Se trata de una filosofía que ha perdurado en el tiempo: desde Anselmo López, pasando por Julio Cobo, Carlos Abilleira, y otros muchos…

El origen de este espíritu deportivo surge en 1911, en los alrededores de la aún inexistente Plaza de Toros de las Ventas. Primero fueron la gimnasia y el fútbol, seguido del balonmano. Más recientes han sido el futsal y el baloncesto. En esta última modalidad deportiva, nuestro colegio fue pionero en la implantación y desarrollo del minibasket, destacando la figura mítica de Anselmo López como impulsor. Su trabajo con los chicos se ha mantenido en el tiempo, cuyo fruto es una cantera de la que han surgido jugadores profesionales tan ilustres como el exjugador de baloncesto Iñaki De Miguel.

También, destacaron en otras disciplinas deportivas nombres como: Patricia Moreno Sánchez, gimnasta española y medallista en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004; “Juan Ramón Manzanaro, con el Interviú Boomerang de fútbol sala; o Aperador, que jugó en el Atlético de Madrid de balonmano y fue internacional”.

Pero más allá de una lista de exalumnos que han triunfado en el deporte, nos quedamos con la parte más humana de nuestra labor deportiva. Enseñarles a divertirse y entender lo que es el deporte es más valioso para todos nosotros que llegar a ser una estrella profesional. Nuestro triunfo es inculcar los valores deportivos y humanos, convirtiéndoles en mejores deportistas y, sobre todo, mejores personas.

Carlos Mosquera

En la actualidad, contamos en nuestro claustro de profesores con antiguos alumnos del colegio. Uno de ellos es Carlos Mosquera. Su relación con el deporte y en concreto con el Caldeiro siempre ha sido muy estrecha. Ese vínculo es tan especial que ha querido escribir unas líneas, contándonos su experiencia y la importancia de los valores adquiridos en el colegio a través del deporte:

“Mi nombre es Carlos Mosquera, profesor y ex-alumno del Colegio Fundación Caldeiro. A los seis años comencé a realizar deporte en el Colegio: judo y baloncesto. Durante cuatro estuve combinando ambos deportes, judo en la actividad extraescolar que ofertaba el colegio y baloncesto dentro de la escuela y, a continuación, en los equipos de minibasket. Durante esos años compartí grandes momentos con los que, hoy en día, son mis mejores amigos.

Con 12 años, me llamó el Real Madrid para incorporarme a su cantera y, lo más alucinante, en ese verano jugué con la selección española un Campeonato del Mundo en Puerto Rico. Desde los 12 años hasta que dejé el colegio con 18, estuve compaginando el deporte de alto nivel con los estudios. Fueron de gran ayuda los profesores que tuve en ese momento ya que me facilitaban mi labor en el día a día.

Tras dejar el Colegio, fui profesional durante muchos años en diferentes equipos de la geografía española. Tuve la suerte de dedicarme durante todo ese tiempo a mi gran pasión, el baloncesto. Durante los años que jugaba, iba sacándome la carrera de Magisterio por Educación Física para, llegado el momento, poder dedicarme a la enseñanza.

Tras 11 años dedicándome al baloncesto, vi el momento de dedicarme a lo que había estado estudiando. De repente, surgió la posibilidad de entrar a trabajar en Caldeiro, mi colegio. Desde el primer día he trabajado con una ilusión enorme y son ya once cursos, enseñando y formando a niños que están en las aulas donde yo me sentaba de pequeño. Como siempre he estado muy ligado al deporte, durante los primeros años entrené en el club del Colegio.

Echando la vista atrás, me siento orgulloso de haber estudiado en Caldeiro y, de ahora, poder transmitir a mis alumnos los valores que recibí de todos mis profesores”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes