Créditos estudiantes universitarios
photo_cameraCréditos estudiantes universitarios

Cursos

¿Conoces todo sobre los créditos para estudiantes universitarios en España?

Cada vez es más frecuente que los estudiantes financien sus estudios a través de créditos universitarios

Para los estudiantes universitarios es un asunto de gran importancia el poder contar con un crédito que les ayude a continuar su educación profesional. Y aunque el camino no sea del todo fácil, puede valer mucho la pena.

Los créditos se conciben como el préstamo de una cantidad de dinero que realiza una persona, en este caso una institución, a otra persona con la finalidad de que pueda solventar alguna necesidad. Esta última se compromete a hacer esa devolución en un tiempo establecido, asumiendo los gastos correspondientes a los movimientos administrativos, de seguro e intereses.

Por su parte, la educación forma parte indispensable del desarrollo humano y es una herramienta de utilidad para el avance de cualquier país. Sin embargo, para nadie es un secreto que el coste de unos estudios superiores puede resultar bastante caro, y esto sin llegar a pensar en másteres y otras especializaciones más avanzadas.

Esto ha traído como consecuencia que los estudiantes universitarios se hagan eco de herramientas como Crediteria, que les permitan realizar una revisión de sus posibilidades y también la oportunidad de acceder a algún tipo de crédito que les ayude a solventar gastos vinculados a su formación profesional.

¿Qué condiciones aplican a los créditos para estudiantes?

Pues bien, este es un aspecto que está directamente vinculado a la forma de gestión de cada entidad. Sin embargo, existen aspectos más o menos comunes que pueden rescatarse y que exponemos a continuación:

  1. Los montos pueden ser variables en dependencia al estudio socioeconómico y las características propias del financiamiento. Estos pueden abarcar desde 2500 hasta 60 mil euros.
  2. Existen créditos rápidos que se pueden solicitar sin papeleo, y que puedes consultar en sitios como el de Prestameria. Estos pueden tener un tiempo de aprobación que va desde las 24 hasta las 48 horas.
  3. La mayoría de las veces no se necesitan papeles, aunque dependiendo de la institución se puede exigir alguna documentación que detallaremos más adelante.
  4. Los tiempos para la devolución del dinero son cómodos, pudiendo llegar hasta los 6 años.

Los requisitos mínimos

Aunque se pueden realizar solicitudes online, siempre hará falta cumplir con algunos requisitos mínimos para lograr que la solicitud sea positiva. Dentro de lo común se destaca ser mayor de edad, de nacionalidad española y tener una cuenta bancaria.

Quizás el aspecto que sea más complicado es el de tener solvencia bancaria. Esto se comprueba con la presentación de algún documento que indique que el estudiante tiene algún tipo de ingreso, aunque no se trate de un sueldo. Por ejemplo, puede ser una constancia de beca.

En caso de que no se tenga disponible, siempre estará la opción de un aval. Esta será una persona cercana al estudiante que asumirá la responsabilidad sobre el crédito en caso de que el titular del mismo no pueda hacer la devolución del dinero. Por esta razón, también deberá presentar una constancia de ingresos.

Algunas entidades dejan abierta la posibilidad de solicitar algún documento de estudio probatorio. Puede ser un informe que emita la universidad o una fotocopia de la matrícula, entre otros.

De cualquier manera, todos los datos respecto a este tema y vinculados directamente a la institución que lleva a cabo el préstamo, los puedes consultar a través de la información presentada en Comparadorprestamos.

Los usos de un crédito para estudiantes

Aunque parece lógico pensar que será destinado a cubrir los gastos del año de estudios, no siempre se limita a esto. Existen algunas otras necesidades que se hacen necesarias cubrir durante esta etapa y que se mencionan a continuación:

  1. Compra de material escolar: muchos grados exigen ciertos materiales además de la papelería común. En estos casos, el estudiante debe realizar varias compras que le permitan hacer las prácticas necesarias de forma individual. Es el caso, por ejemplo, de la ingeniería electrónica o de la medicina.
  2. Gastos de alojamiento: es común cuando el estudiante consigue cupo para entrar en una universidad lejana a su residencia. Por ende, le hace falta realizar el alquiler de un piso, sea para uso individual o con compañeros, pero que igual termina por representar un gasto importante.
  3. Otros gastos menores: aquellos gastos que entran dentro del presupuesto pero que no representan un monto elevado como tal, sino que causan impacto al realizar la suma total de cada uno de ellos. Por ejemplo: el transporte, la alimentación, los uniformes, etc.

Tipos de créditos

Para muchos estudiantes que acceden a este tipo de oportunidades por primera vez, les puede ser de utilidad consultar alguna base de datos que cuente con especialistas en la materia, como los de Miprimerprestamo.

Para eso es bueno tener clara la información sobre los tipos de créditos a los que puedes tener opción, además de los créditos rápidos vistos más arriba, y que varían según la finalidad que hayas definido de lo dispuesto en el punto anterior. Estos elementos se resumen en los ítems siguientes:

  1. Financiar la carrera completa: son créditos de montos elevados que se ofrecen y necesitan un buen respaldo para ser aprobados. Lo bueno de ellos es que ya no tendrás más preocupaciones sobre lo que se pueda presentar a lo largo del tiempo de estudio.
  2. Estudios de máster y postgrado: aunque son un poco más complicados de conseguir y con cuotas bastante elevadas, se trata de opciones muy valiosas para lograr un perfeccionamiento profesional de envergadura que ayude a conseguir mejores puestos de trabajo y el reconocimiento del gremio en el cual se desenvuelven.
  3. Cursos cortos: si lo que se desea es realizar un curso de poco tiempo de duración, pero que igual se hace difícil de costear con el presupuesto mensual, se puede optar a un crédito de este tipo.
  4. Estudios internacionales: por sus características, estos suelen ser cursos bastante costosos que se pueden cotizar en moneda extranjera si están fuera del campo de acción de la Unión Europea. Generalmente, son muy pocas personas las que los solicitan.

Conociendo ya toda esta información, no quedan excusas para no incluirse dentro de un sistema de formación que puede darte beneficios, tanto a nivel personal como profesional, de gran relevancia.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo