Escuela de idiomas Berlitz
photo_cameraEscuela de idiomas Berlitz

Cursos

El inglés, una apuesta de futuro para los más pequeños de la casa

La escuela de idiomas Berlitz tiene un método de enseñanza único basado en una experiencia inmersiva con profesores cuyos idiomas son nativos

La enseñanza de una segunda lengua a los más pequeños de la casa aporta diversos beneficios tal y como establecen varias investigaciones. Las habilidades cognitivas mejoran, así como el conocimiento de otras culturas, y hay más oportunidades de empleo.

De acuerdo con un estudio del Centro de Investigaciones Pew, el porcentaje medio de estudiantes de primaria y secundaria que aprenden otro lenguaje es del 92% en Europa. En la investigación también se determinó que siete países europeos enseñan un segundo idioma al 100% de sus niños y, una de las lenguas más enseñadas en estos países, es el inglés.

Un idioma de alto alcance

El inglés se ha convertido en uno de los idiomas más comunes y ampliamente usados en el mundo. La mayoría de los países han adoptado el inglés como un denominador común en la comunicación, específicamente en áreas como los negocios, las finanzas y el turismo; es este uso el que lo ha definido como uno de los idiomas más influyentes del mundo. Por tal motivo, muchos padres prefieren que sus hijos aprendan inglés como segunda lengua.

Es importante que los padres les enseñen a sus hijos el idioma inglés, pues casi cada aspecto de la vida cotidiana requiere cierto grado de conocimiento de esta lengua. Muchas de las empresas realizan negocios con clientes y proveedores internacionales, y contratan empleados que manejen el inglés, pues permite una comunicación más fluida y mejora el desempeño diario en las actividades laborales, entre otros.

Más allá de la importancia para los niños y para los negocios, el inglés también es crítico para el turismo. Al menos un conocimiento básico del idioma es crucial para pedir ayuda, iniciar una conversación o pedir direcciones como parte de la interacción diaria con los locales. Es importante resaltar que más de 900 millones en el mundo hablan -con varios grados de conocimiento-, la lengua inglesa.

El aprendizaje del inglés durante la infancia

La niñez es un periodo crítico para el aprendizaje, ya que es el momento ideal para aprender un nuevo idioma. Más tarde, la adquisición de nuevos conocimientos es más lenta.

Patricia Kuhl, investigadora del Instituto de Ciencias del Aprendizaje en la Universidad de Washington, afirma que los bebés entre los ocho y doce meses se enfocan en los sonidos que perciben en su lengua materna. Sin embargo, si los bebés son expuestos a un segundo lenguaje desde temprano, adquieren la habilidad de distinguir sonidos “extranjeros”.

Alrededor de los siete u ocho meses, los niños son capaces de aprender un segundo idioma con fluidez, sin acentos y con perfecta gramática. Después de este período la capacidad de dominar una lengua extranjera decae gradualmente.

Además de estos aspectos, el aprendizaje de los niños también se facilita gracias a la cantidad de tiempo libre del que disponen. Muchos niños no tienen la misma cantidad de responsabilidades ni preocupaciones que tienen los adultos; lo cual les deja más tiempo para dedicarse a actividades extracurriculares.

Otros beneficios asociados al aprendizaje del inglés

Estudios realizados por la Universidad de Washington indican que las personas bilingües tienden a tomar decisiones más racionales. Cualquier lenguaje contiene sutilezas en su vocabulario que pueden influir en nuestros juicios. De este modo, las personas bilingües tienen más confianza en sus decisiones tras pensarlas en su segundo idioma y compararlas con sus conclusiones iniciales.

Por otra parte, se ha demostrado que las personas bilingües son mejores desempeñando múltiples tareas simultáneamente que aquellos que solo conocen un idioma. Las radiografías de estos individuos muestran un incremento en la materia gris en áreas de su cerebro involucradas en la función ejecutiva.

La hipótesis propone que el esfuerzo de escoger la lengua apropiada para la situación dada ejercita el cerebro de los bilingües, lo cual les ayuda a concentrarse. Estos beneficios aparecen pronto, y es que estudios realizados por la Universidad de Washington demuestran que la mejor manera de tener niños más inteligentes es exponiéndolos a distintos lenguajes en sus primeros años.

Todas estas ventajas hacen imperiosa la necesidad de enseñar el idioma inglés a los más pequeños de la casa, y el sitio escogido es de vital importancia, pues la calidad del centro determinará una buena incorporación de la lengua en el estudiante.

Una de las instituciones élite del sector es la escuela de idiomas Berlitz. Esta academia, creada en 1878, tiene un método de enseñanza único basado en una experiencia inmersiva con profesores cuyos idiomas son nativos. Estos se enfocan en enseñar a través de la comunicación oral para acelerar el proceso de aprendizaje de manera efectiva.

Los estudios bien lo han demostrado: una gran decisión es enseñar la lengua inglesa a los niños desde una edad temprana.