Defensa

La boda del representante de Belén Esteban vestido de mando de la Marina es calificada en la Armada de “falta de respeto”, pero no habrá demanda. Vestía zapatos negros y eso rompía la uniformidad

En la Armada lo tildan de mera "falta de respeto" a la Institución. Toño Sanchis, representante de la televisiva Belén Esteban, contrajo matrimonio recientemente vistiendo un uniforme de la Marina española –con zapato negro-, con las divisas de comandante de Infantería de Marina y un buen número de condecoraciones y medallas, por otra parte, incompatibles entre sí.

El pasado 1 de septiembre contraían matrimonio en Madrid Antonio Sanchís, manager de Belén Esteban, y su esposa Lorena Romero. El enlace generó una polémica que ha salpicado a la Armada, ya que Sanchís escogió para la boda un uniforme de mando de la Armada española –traje blanco y zapato blanco, aunque el novio eligió el color negro para el calzado-, con el pecho izquierdo plagado de condecoraciones militares. Al más puro estilo de Richard Gere en la película ‘Oficial y Caballero’.

Según admitió posteriormente el novio, el traje le había costado unos 300 euros y consiguió adquirirlo gracias a que un amigo suyo se identificó como militar –aunque hace años que no pertenece a las Fuerzas Armadas-. Fue “un deseo de mi abuelo antes de morir”, argumentó.

Esta vestimenta ha provocado un intenso debate entre los militares de la Armada. Algunos de los consultados por ECD lo ven como “una anécdota un tanto desagradable”, otros como un motivo de chiste, y hay quien cree que un fiscal militar debería actuar de oficio para imponerle una sanción al manager de la conocida como ‘princesa del pueblo’ al considerar que el uso de los emblemas y condecoraciones militares es una falta de respeto grave a la institución.

“Era un disfraz”

No era uniforme. Era más bien un disfraz. No se puede emprender acciones legales a una persona por disfrazarse de militar, sin actuar como tal” aseguran a ECD fuentes militares de la Armada consultadas, quienes aseguran que las incoherencias del novio a la hora de elegir el traje –principalmente, el zapato negro-.

El Código Penal contempla sanciones económicas e incluso días de prisión para el delito de usurpación de función pública, recogido en el artículo 362º de este ordenamiento legal. Sin embargo, la actuación de Sanchis –según las fuentes jurídicas de la Armada consultadas- no es objeto de delito.

En primer lugar, porque este delito se aplica a todas las “acciones realizadas por un individuo o sujeto que sin tener un titulo o nombramiento que le faculta actuar como autoridad, imparte algún mandato, disposición o cualquier acto propio de una autoridad”. “Para que se configure el delito de usurpación de funciones es necesario que el sujeto activo realice actos compatibles con la función que usurpa”.

En el caso de Sanchís, no hubo ningún tipo de mandato militar “ni mostró autoridad alguna”.

Perplejidad en la Armada

Sin duda, lo que más sorpresa, indignación y “risa” ha provocado entre los marinos españoles es la ‘colección’ de pasadores y medallas que el representante de Belén Esteban llevaba sobre su pecho izquierdo.

Los pasadores –pequeñas porciones de tela que se adhieren al uniforme con un imperdible y representan a la cinta de la medalla- que portaba eran los siguientes (de izquierda a derecha): Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; Encomienda de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; Cruz del Mérito Naval, distintivo blanco; Cruz del Mérito Militar, distintivo blanco; Medalla de 25 años de Paz; Medalla de Sufrimientos por la Patriaherido o mutilado en tiempo de paz-; y la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Una colección de condecoraciones incompatible con las medallas que le cuelgan más abajo, ya que “las tres parecen repetidas: Medalla de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Medalla del Mérito Naval, distintivo blanco, y Medalla de Sufrimientos por la Patria.”

Lo que no está tan claro, al menos según las fuentes de la Armada consultadas por ECD, es que no vaya a tomarse algún tipo de medida contra el establecimiento que vendió las condecoraciones y el uniforme a Toño Sanchís.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes