Defensa

La muerte de Bin Laden pone en alerta a las tropas en Afganistán. Chacón traslada a la cúpula de Defensa informes sobre una inminente “demostración de fuerza” de los talibanes

La base española en Qala e Naw (Afganistán), así como los puestos avanzados de responsabilidad española en la provincia de Badghis se encuentran en alerta máxima ante una posible "demostración de fuerza" por parte de la insurgencia radical adscrita a la corriente de Bin Laden.

La muerte de Osama Bin Laden podría desencadenar una oleada de ataques y atentados contra las fuerzas internacionales desplegadas en Afganistán y en otros escenarios de Oriente Medio. Así se desprende de los informes que han llegado en cascada hasta el ministerio de Defensa después de la operación de 'venganza' contra el número uno de Al Qaeda. España no queda exenta de estas amenazas, que ya circulan por los principales foros yihadistas. Pese a que las posiciones españolas en Afganistán están bastante alejadas de la frontera con Pakistán, donde la situación es aún más crítica, la base 'Ruy González de Clavijo' está blindada ante posibles ataques de represalia. También se encuentran en alerta los puestos avanzados españoles en el paso de Sang Atesh y Ludina, y en el de Darra e Bum. El nivel de alarma se elevó a crítico en el momento de conocerse la muerte de Osama Bin Laden. Los mandos españoles conocieron la noticia directamente por los cauces de comunicación de la OTAN-ISAF. De hecho, según comentan fuentes militares involucradas directamente en la misión española en Afganistán, la jefatura de la misión -bajo el mando del general norteamericano David Petraeus- conocía la inmediatez de la operación contra el lider de Al Qaeda, pero "no fue comunicada previamente al resto de las aliados". Una vez consumada la muerte de Bin Laden, la ISAF envió una instrucción precisa a todas las bases internacionales de la OTAN, ordenando un 'blindaje' inmediato ante una posible escalada de tensión en el país asiático. Esos informes llegaron hasta el ministerio de Defensa, provocando la convocatoria de Carme Chacón de una reunión ayer por la tarde, donde se analizó la posibilidad de una "demostración de fuerza" inminente de los talibanes afganos. En ese encuentro participaron, además del presidente del Gobierno, el vicepresidente y la ministra de Exteriores, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, el secretario general de Política de Defensa, Luis Cuesta, el comandante del Mando de Operaciones, teniente general Jaime Domínguez Buj. Allí se valoró el impacto de la muerte de Bin Laden sobre las tropas españolas desplegadas en el extranjero y se decidió trasladar las precauciones también a Líbano. Sin embargo, el refuerzo de la seguridad en Afganistán ya estaban al corriente de las instrucciones de la ISAF. De hecho, según ha podido saber El Confidencial Digital, en los informes de la ISAF se alude a la movilización de los integrantes de la Quetta Shura, la organización que lidera y encabeza toda la insurgencia talibán desde la zona de Pakistán donde fue abatido Bin Laden. Esta organización tiene una estructura propia en el norte de Badghis, la provincia encomendada a España, por donde se mueve "casi con total libertad". Los responsables de la operación, 'ascendidos' Por otra parte, cabe destacar que dos de los elementos clave en la operación que acabó con la vida de Bin Laden fueron extraoficialmente ascendidos el pasado jueves. Se trata de Leon Panetta, actual director de la CIA, y de David Petraeus -comandante en Jefe de la ISAF-. Una fuente de la Casa Blanca aseguró la pasada semana que ambos pasarían a dirigir el Departamento de Defensa y la agencia de inteligencia norteamericana respectivamente. Según los analistas, la muerte del terrorista más buscado puede suponer un cambio radical de la misión de la OTAN en Afganistán. Incluso puede traducirse en una salida más apresurada de las tropas occidentales desplegadas en el país.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?