Defensa

Fabricado por Thales

Defensa pide información sobre un radar capaz de detectar drones que sobrevuelen Moncloa, Zarzuela y centrales nucleares

El objetivo son los aparatos no tripulados de uso doméstico como los que encendieron las alarmas en Francia hace algunas semanas

Vista aérea de La Moncloa.
photo_camera Vista aérea de La Moncloa.

Los vuelos incontrolados de mini drones amenazan con convertirse en un quebradero de cabeza para las fuerzas de seguridad. En Francia se han detectado preocupantes casos de aparatos que sobrevuelan centrales nucleares e incluso el Elíseo. Ya existe un radar para detectarlos con gran precisión, y España se ha interesado en él.

Desde octubre de 2014, el Ministerio del Interior francés detectó hasta 60 sobrevuelos de mini drones por encima de lugares prohibidos y áreas de vuelo restringido, como el Elíseo o decenas de centrales nucleares.

El reducido tamaño de estas aeronaves, así como la escasa altitud que llegan a alcanzar, los convierten en indetectables para los radares de tráfico aéreo, dificultando su localización.

Pese a que en España aún no se han detectado casos graves de vuelos incontrolados de estos aparatos, la amenaza de un posible uso terrorista afecta a todos los países. Y por ello se han comenzado a analizar sistemas capaces de detectarlos.

Uno de ellos es el radar Squire, fabricado por la multinacional Thales. Según ha sabido El Confidencial Digital, el Ministerio de Defensa ha solicitado formalmente información sobre estos radares portátiles, que en su última versión serían capaces de detectar este tipo de drones de uso convencional.

Tal y como advierten fuentes militares consultadas por ECD, el trámite de solicitud de información no es vinculante, simplemente un formalismo. Pero tras él se encuentra el deseo de España de contar con sistemas capaces de evitar que estos mini drones se puedan convertir en una amenaza para personalidades o instituciones sensibles del Estado, como La Moncloa, La Zarazuela, instalaciones militares y policiales, grandes eventos o infraestructuras críticas –como centrales nucleares-.

Esta nueva versión del radar Squire, que está en servicio en varios países europeos como Noruega o Holanda, es capaz de detectar aparatos de un kilogramo a distancias de hasta 6 kilómetros de distancia. También es capaz de detectar personas o vehículos a largas distancias.

Además se trata de un sistema portátil de unos 25 kilogramos de peso, capaz de desplegarse en eventos que puedan ser objetivo de grupos terroristas, como cumbres de líderes o visitas oficiales de Estado.

 

Aprobada la mayor Ley Social del gobierno Biden

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?