Defensa

Dudas sobre el ‘Plan Morenés’

España no podrá pagar las fragatas F-100, los submarinos S-80 o los Eurofighters

Los programas especiales de armamento también incluyen los helicópteros NH-90 y Tigre, los carros Leopard. A partir de 2015 los pagos se disparan según un informe de UPyD

Eurofighter español durante los ejercicios Frisian Flag 2014.
photo_camera Eurofighter español durante los ejercicios Frisian Flag 2014.

Al Estado español se le va a poner difícil afrontar el calendario de pagos de los programas especiales de Defensa a partir de 2015. Ese año, el importe a pagar se dispara por encima de los 1.000 millones, alcanzando su cénit en 2020 con más de 2.000 millones de euros.

Nada más llegar el Partido Popular al Gobierno, tras las elecciones de 2011, el Ministerio de Defensa se enfrentaba a una situación económica crítica: tras años de recortes e impagos de los principales programas de armamento -19 en total-, los nuevos gestores de la cartera se vieron obligados a renegociar el calendario de pagos con la industria.

En aquellas fechas, urgía afrontar las facturas que los anteriores gestores habían dejado impagadas, correspondientes a programas como las fragatas F-100, los buques BAM, los helicópteros Tigre y NH-90, los aviones A400M, los Eurofighters, los Pizarro y Leopardo, el misil IRIS-T o el obús 155/52, entre otros.

El ‘Plan Morenés’

De esa negociación salió un plan, denominado en el sector como ‘Plan Morenés’, que estiraba en el tiempo el calendario de pagos. De 2025 –año límite para pagar los entonces 20.000 millones adeudados- se pasaba a 2030. Pero con una peculiaridad: el montante total del importe a pagar crecía en unos 2.000 millones, mientras el número de unidades a recibir en los distintos programas decrecía.

La negociación de los nuevos pagos, que el Ministerio bautizó como ‘reconducción’ de los compromisos, lleva tiempo siendo una de las críticas más habituales que se pueden escuchar en corrillos militares.

Como ya contó ECD, por ejemplo, en la Armada hay quien cuestiona la posibilidad real de que el Estado reduzca el pedido de la submarinos S-80 de cuatro a tres unidades, para hacer así frente al sobrecoste que han generado los fallos de diseño en el primero de los buques.

A partir de 2015, insostenible

A partir de las nuevas condiciones, el Estado diseño un calendario de pagos que incluía compromisos anuales próximos a los 1.000 millones anuales en los primeros años. Una cifra que comenzará a dispararse a partir de 2015, alcanzando su zenit en 2020 con pagos superiores a los 2.000 millones de euros. Una cantidad que, según han analizado diversos expertos, resulta “insostenible” para las cuentas de Defensa.

En términos prácticos, poniendo como base el presupuesto oficial de Defensa –alrededor de los 6.000 millones de euros- los pagos derivados de los diecinueve programas especiales de armamento supondrán un 20% del presupuesto ministerial en 2018, y alcanzarán un 30 por ciento en 2020.

Según indican fuentes militares consultadas por ECD, se trata de cifras “alarmantes” que auguran una “importante pérdida de operatividad” para las Fuerzas Armadas, cuyas cuentas ya están “al límite”. “O sueldos o programas especiales, pero para los dos no llega, a no ser que se dispare el presupuesto oficial de Defensa” aseguran.

Solución: una auditoría

La formación UPyD ha presentado este lunes en el Congreso un completo informe titulado Los Programas Especiales de Armamento: fraude, despilfarro y utilidad en el que recogen esta problemática, firmado por la diputada Irene Lozano y por el analista de defensa Bernardo Navazo.

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

Desde la formación se denuncia la “inconstitucionalidad” de los créditos extraordinarios anuales que concede el Estado a Defensa –a través de Industria- para afrontar el coste y que este no suponga un aumento oficial de los presupuestos de Defensa -aproximadamente un 15 por ciento, mientras el resto de carteras disminuyen-.

Basan su alegato en varias sentencias del Tribunal Constitucional, ya que los Reales Decretos –vía a la que recurre el Gobierno para aprobar estos créditos extraordinarios- están reservados a situaciones de “extraordinaria y urgente necesidad”.

Argumentan que, conociendo de antemano el Gobierno el calendario de pagos que él mismo ha firmado, no se puede considerar que estos Reales Decretos respondan a una situación “inesperada”.

Según explican fuentes de la formación a ECD, la intención del grupo parlamentario es iniciar los trámites para conseguir que 50 diputados –lo exigido por ley- presenten un recurso de inconstitucionalidad. De esta manera, quieren forzar al Gobierno a que este tipo de créditos extraordinarios se realicen por el cauce legislativo ordinario, lo que supondría que deberían ser debatidos en el Congreso de los Diputados.

Proponen, además, realizar una auditoríaseria, rigurosa y profunda de los PEAs” sobre la utilidad real de los 19 programas en relación con las amenazas y riesgos para la Defensa española, así como la cantidad total de unidades recibidas en los términos pactados en el contrato original.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?