Defensa

Morenés lo presentará en el Congreso

Indignación entre militares por el informe de Israel sobre la muerte del cabo Soria: “Es una patraña”

La investigación concluye que el viento desvió el disparo y el puesto de la ONU no figuraba en sus mapas

El cadáver del cabo Soria llegó ayer a la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla).
photo_camera El cadáver del cabo Soria llegó ayer a la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla).

Algunos de los compañeros del cabo Francisco Javier Soria, fallecido por disparos de artillería israelí en Líbano el pasado enero, muestran su indignación por las conclusiones del informe de investigación. En él se culpa al viento y al desconocimiento de la localización del puesto de la ONU.

El pasado 28 de enero, en torno al medio día, un presunto proyectil de artillería –algunos expertos apuntan al disparo de un carro de combate- impactó en el interior del puesto 4-28 de la ONU situado en el borde de la Línea Azul que separa Israel del Líbano. La detonación provocó la muerte del cabo español, que se encontraba en ese momento en una torre de vigilancia.

Los disparos –un total de 118 impactaron en esa zona- eran la respuesta del ejército israelí a una emboscada contra sus tropas por parte de elementos de Hizbulá. Israel anunció a la ONU del ataque, pero no de la zona exacta donde ocurriría. El capitán al mando del puesto ordenó a todas las patrullas que se acuartelaran para evitar un accidente.

Sin embargo, el proyectil impactó dentro del recinto. La muerte del cabo Soria ha sido investigada en tres frentes: la investigación interna de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), la española –realizada por dos oficiales del Grupo de Artillería de Campaña I/11 que se desplazaron al lugar- y la propia de la ONU –conductor de la misión-.

Este martes el ministro Pedro Morenés presentará ante el Congreso las conclusiones de los tres informes. Del israelí ya se han conocido las líneas principales, que apuntan a las condiciones meteorológicas existentes en el momento del disparo, así como al desconocimiento de la situación exacta del puesto y la torre alcanzadas por la artillería.

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con fuentes militares, entre ellas algunos compañeros del cabo Soria de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” (Córdoba) en la que prestaba servicio. Tras conocer las líneas básicas del informe, se muestran “indignados” por las conclusiones.

Una “colección de patrañas”

Califican como “colección de patrañas” la versión israelí, al considerar que los argumentos que utiliza “están pensados para repartir responsabilidades y diluirlas”. Actuaron mal, atacaron sin respetar las reglas, no hay más” afirman.

Sobre el argumento del viento, que en el momento del disparo soplaba fuerte, las fuentes consultadas por ECD –con experiencia militar en Líbano- afirman que las piezas de artillería israelíes van dotadas de sistemas tecnológicos avanzados capaces de analizar cualquier condición meteorológica en tiempo real y evitar que el proyectil erre el disparo.

De hecho, explican, Israel “es junto a Estados Unidos pionero en este tipo de sistemas de precisión para artillería”, algunos de ellos presentes en el mortero Cardom que España compró a Israel para utilizar en Afganistán.

Otro de los argumentos utilizados por el IDF en su defensa es el desconocimiento parcial de la situación geográfica del puesto 4-28. Según explica el informe, la torre de vigilancia era de reciente construcción y no había sido correctamente informado a Israel por parte de las Naciones Unidas.

“Es absurdo, la ONU informa de cualquier cambio de posición o morfología en sus instalaciones de la ‘blue line’, precisamente para evitar estas cosas. De hecho, habitualmente figuran en los mapas antes incluso de construirse. Israel lo sabía, pero lo obvió” se quejan algunos de los compañeros del cabo Soria a ECD.

El vídeo del día

Comunidad de Madrid ha identificado 22 casos de variante india
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes