Defensa

Valorado en 22.500 millones

Peligra el megacontrato de Navantia con Australia para fabricar nueve fragatas

El Gobierno ha aplazado la decisión para introducir en el concurso a un astillero local. Se ha filtrado que la oferta elegida es la del Reino Unido

Prototipo de fragata F-5000 para Australia
photo_cameraPrototipo de fragata F-5000 para Australia

En Navantia daban por sentado que el pasado viernes conocerían la decisión final del Gobierno de Australia sobre cuál de las tres ofertas finalistas fabricaría las nueve fragatas para la marina austral. Sin embargo se ha aplazado la decisión. Y varios datos apuntan a que podría complicarse el contrato.


Están en juego 22.500 millones de euros. El mayor contrato que haya conseguido nunca una empresa española en el extranjero. La oferta de Navantia partía -a priori- con cierta ventaja: en Australia se la consideraba la menos arriesgada económicamente, y además las futuras unidades son totalmente compatibles tecnológicamente con las fragatas de la US.Navy (ambas llevan el mismo sistema de combate).

La decisión se esperaba para el mes de mayo, pero finalmente se retrasó un mes más. Fuentes de Navantia confirmaron a ECD que habían recibido información de que el anuncio llegaría el pasado viernes 22 de junio. Llegó el día y tampoco hubo noticias al respecto.

Ahora se sabe que Australia ha ordenado otra moratoria en la decisión, sin establecer un plazo concreto. Fuentes gubernamentales, citadas por medios especializados locales, aseguran que el retraso se debe a que el Canberra estaría intentando introducir a un astillero local -Austal- dentro del concurso. Como cuarta opción o como opción de subcontrata para la empresa ganadora.

El gobierno australiano buscaría así darle una oportunidad de negocio a una empresa nacional que no pasa por buenos momentos tras perder sus opciones en otra reciente adjudicación. Fuentes del sector explican a ECD que, sin embargo, el proyecto SEA 5000 -como se denomina a las 9 fragatas- le “queda muy grande” a una firma como Austal, que ha fabricado unidades de tipo patrullero para la marina australiana, para Estados Unidos y para algunas monarquías del Golfo Pérsico.

Sin embargo no sería este el único problema que pondría en peligro la candidatura de Navantia. Según ha filtrado la prensa local, aludiendo a fuentes de Defensa, que la opción elegida finalmente sería la de la británica BAE Systems y sus Type 26. La oferta más cara y arriesgada -es un proyecto, aún no hay ninguna unidad navegando-, pero también la más ambiciosa y avanzada tecnológicamente.

El contrato, explica la prensa, sería la primera muestra del nuevo tratado de libre comercio (FTA) que perfilan Londres y Camberra de cara a la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Sin embargo, fuentes próximas a Navantia explican que pese a que estas noticias puedan generar “inquietud”, no son más que “cabildeos” de Reino Unido con políticos australianos y que aún está por ver si se cumplen estas previsiones.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo