Defensa

El nuevo submarino S-80 pesa demasiado. Navantia tendrá que alargarlos para garantizar su flotabilidad

El primero de los nuevos submarinos S-80 podría no llegar a tiempo. Durante la fase de construcción han aparecido diversos problemas no observados en el diseño inicial. El principal, su peso: Navantia deberá aumentar su eslora para garantizar su flotabilidad y operatividad.

El Confidencial Digital informaba recientemente que, de momento, la gran carena del submarino ‘Tramontana’ no está prevista. No se tiene en mente asumir el coste de 30 millones de euros (aproximado según fuentes de la Armada) que generarían estas labores de actualización y reparación del submarino, por lo que su vida útil llegaría a su fin este próximo verano.

El vídeo del día

Biden quiere que la “responsabilidad” de muertes por Covid en EEUU caiga sobre Trump.

Sin embargo, los planes de la Armada, tal y como explican fuentes militares a ECD, pasan por “una temporada de baja disponibilidad de arma submarina” que dejarían a España bajo mínimos de submarinos hasta la llegada del primero de los S-80, en principio estimada para 2016.

Pero los problemas se van acumulando. Se había hablado mucho en círculos de la Armada de diversos defectos de diseño del S-80, contratiempos que en principio no eran graves y se subsanaban sumando horas de trabajo. Pero la realidad parece mucho más grave.

Según fuentes extraoficiales de Navantia –constructor del buque-, el S-80 tiene un problema de peso. Los cálculos iniciales que soportaba el casco son muy inferiores a los finales –introduciendo todos los equipos electrónicos y de guerra-, así como algunas novedades introducidas en el apartado de la habitabilidad.

Por ello, en estos círculos se da por hecho que el primero de la serie S-80 no llegará en 2016. Navantia deberá encontrar una solución a este problema, que pasaría por aumentar la eslora del buque para compensar el sobrepeso.

De confirmarse dicha solución, el proyecto sumaría meses al tiempo estimado de construcción llegando a 2017. Cabe recordar que el ‘Mistral’, que finalizó su carena en 2011, se ‘jubila’ en 2016, por lo que España quedaría durante un año al menos con un solo submarino, el ‘Galerna’.

Este contratiempo podría obligar a Defensa, según indican fuentes de la Armada a ECD, a buscar una solución para la financiación de la carena del ‘Tramontana’, y así poder alargar su vida útil para que coincida con la llegada del segundo S-80.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?