Defensa

La Academia Militar de Zaragoza exalta las virtudes de la mili

Un artículo firmado por un general en la revista del centro destaca que el servicio militar obligatorio fomentaba el respeto a las leyes, el sentido de la disciplina y la solidaridad entre autonomías

Formación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza.
photo_cameraFormación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza.

La recuperación del servicio militar obligatorio, la mili, es un debate que en los últimos años ha encontrado cierto eco en las Fuerzas Armadas Españolas. El proyecto de Emmanuel Macron, en Francia, e iniciativas similares en Suecia para restablecer algún tipo de servicio militar para los jóvenes, provocó comentarios favorables entre altos mandos militares.

Confidencial Digital ha podido consultar el último número de ‘Armas y Cuerpos’, la revista que edita la Academia General Militar de Zaragoza. Es, por tanto, la publicación del centro de formación de los oficiales del Ejército de Tierra, y a ellos, los cadetes y alféreces, está dirigida.

En dicha revista aparece un artículo sobre “El servicio militar obligatorio” (con ese título), que firma Francisco Laguna Sanquirico, general de Brigada de Infantería en la Reserva, con Diploma de Estado Mayor.

Este general en la reserva fue subdirector del Servicio Militar del Ministerio de Defensa años antes de que el Gobierno de José María Aznar suprimiera oficialmente la mili, en 2001.

La opción de volver a la mili

En el artículo de la revista de la Academia de Zaragoza, Laguna hace un repaso histórico del reclutamiento militar y del servicio militar obligatorio, en general y concretamente en España.

“Todo este proceso hay que conocerlo y tenerlo en cuenta a la hora de valorar la opción del servicio militar obligatorio y universal, del que se está hablando recientemente, en España como en otros países de nuestro entorno, algunos de los cuales ya lo están introduciendo de forma parcial y, posiblemente, como experimento”, escribe este ex subdirector del Servicio Militar en el Ministerio de Defensa

Y apunta, siempre en un tono muy comedido, que “aceptando que todas las opiniones son respetables, se echa en falta la valoración de todo lo que durante todo el siglo XX aportó el servicio militar”.

El general en la reserva se esfuerza en subrayar que “más allá de su papel en la seguridad y la defensa, que permitieron la consolidación de España como nación moderna, es importante recordar la labor subsidiaria que realizaron los Ejércitos durante este largo periodo” en que existió la mili, de una forma u otra.

“Y es importante subrayar el carácter de ‘subsidiaria’ porque es en línea con algunos de los problemas que hoy vivimos, donde se deben situar las opiniones en favor del retorno de aquel modelo de reclutamiento”, escribe para introducir todos esos factores o virtudes que tenía la mili, a su entender.

Valores que ahora están en crisis

El autor del artículo señala que el servicio militar obligatorio “prestó importantes servicios a España cuando se constataron importantes deficiencias en el nivel físico, cultural y social de la juventud a la que se pedía el sacrifico de dejar sus habituales actividades para integrase en la defensa. Las deficiencias más notables que presentaba la juventud en aquellos años pueden agruparse en los siguientes apartados: psicofísicas, culturales y ético-morales”.

En esta última categoría ubica “tanto el desarrollo de los valores éticos que se deseaban para la nación como el sentimiento de solidaridad con el resto de provincias y pueblos. Y por último, y como más importante, hay que citar la transmisión de valores morales y sociales”.

Es en este contexto en el que habla de “la transcendencia de la transmisión de otros valores como son el respeto a las leyes y el sentido y valor de la disciplina. Estos valores que hoy parecen estar en crisis en ciertos sectores, han constituido una de las más importantes aportaciones del servicio militar obligatorio y es uno de los motivos más destacados por los que en varios países y en España, se oyen voces que piden su reimplantación aunque sea con ciertas variables”.

Antes había hablado del fomento de “un sentido de la solidaridad que tenía en el patriotismo su meta” a que contribuía la mili. Se basaba, según argumenta el articulo, en el concepto de Patria, “que iba más allá de la “patria chica” y se enriquecía con la exigencia de defenderla, lo que, en definitiva, era la razón de ser del servicio militar”.

Con el cambio del reclutamiento al modelo profesional de Fuerzas Armadas se habrían perdido o al menos diluido estos valores, y también en parte “la vinculación [de los militares] con la población civil y en último término la conciencia de defensa, que por encima de posturas críticas y de otros problemas, se nutría de lo que se cultivaba en las Unidades”.

Solidaridad entre provincias y comunidades

Junto a esto, el general en la reserva pone en valor la aportación de la mili al conocimiento de otras regiones de España: “En el recuerdo de muchos mandos de aquellos años está la sorpresa que mostraban algunos reclutas al ver por primera vez el mar o la nieve, por poner dos ejemplos llamativos. Y por supuesto la vida en las ciudades, los monumentos, etc., que muchas veces solo se conocían por los libros o el cine”.

Eso, como aportación cultural, porque en el terreno de lo ético-moral estaría ese sentimiento de solidaridad con el resto de provincias y pueblos, que se fomentaba entre los jóvenes españoles al hacer la mili.

De igual forma señala “la relación y el compañerismo que existía en las Unidades, donde convivían jóvenes de diversos niveles de formación y de profesiones diversas”, y también cuestiones más vinculadas a épocas anteriores: se combatía el analfabetismo, se fomentaba la higiene, se luchaba contra la adicción a la droga, se impulsaba la práctica del deporte...

Y termina con una reflexión: “Este sentimiento de saberse parte de un todo y estar dispuestos a participar en su defensa, sea cual sea la fórmula de reclutamiento, debe prevalecer más allá de cualquier opinión política, en la medida que sin ella flaquea la cohesión y la solidaridad entre las distintas Comunidades”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?