Defensa

Alerta de la Guardia Civil: cada vez habrá más pandemias y alguna podría ser “devastadora”

El Centro de Análisis y Prospectiva advierte de que las nuevas vacunas no van a poder erradicar las enfermedades, que van a buscar refugio en los animales

Una mujer guardia civil.
photo_camera Una mujer guardia civil.

La batalla contra las pandemias no ha hecho más que empezar. A finales de los ochenta los brotes epidémicos resurgieron con una fuerza inesperada. La pandemia del SIDA, los brotes de ébola y los nuevos coronavirus han entrado en las sociedades del siglo XXI y llegan para quedarse. Ese es el diagnóstico elaborado por la Guardia Civil.

El Centro de Análisis y Prospectiva de la Benemérita, el órgano de apoyo para la gestión de información relacionada con la seguridad interior y responsable de la gestión del conocimiento y de fuentes abiertas relacionadas con la seguridad, alerta: cada vez habrá más pandemias y alguna podría ser “devastadora”. 

En un mundo interconectado, los expertos de este Centro consideran que será necesario contar con una sala de mando operativa a nivel global en materia de salud pública e inteligencia epidemiológica. 

Por ello, reclaman a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que centralice en la Red Global de Alerta y Respuesta ante brotes epidémicos (GOARN) las aportaciones de los distintos Estados. 

Los distintos países deberán, según el Centro, analizar las distintas amenazas biológicas y tratar de evitar los problemas políticos recurrentes, el exceso de burocracia y los cambios de objetivos injustificados. 

Además, la Guardia Civil recuerda que las vacunas no van a ser siempre la solución a las enfermedades puesto que mientras un virus persista escondido en animales en los bosques de Asia o África siempre tendrá el potencial de volver a las poblaciones humanas. 

Descoordinación nacional e internacional

El estudio explica que, en España, donde las competencias sanitarias son autonómicas, fue difícil obtener datos sobre la evolución de la pandemia de forma coordinada. Por este motivo, hubo dificultad para la toma de decisiones a nivel nacional. 

Los países europeos se reservan las competencias en la gestión de la salud y los Gobiernos han dado prioridad a sus propios intereses. De hecho, Francia, Alemania y República Checa limitaron sus exportaciones de material sanitario a España en el pico de la pandemia. 

Además, los sistemas de coordinación como el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) han mostrado que sus recursos son insuficientes: 300 empleados y un presupuesto de 60 millones de euros, para afrontar una emergencia como la actual. 

La necesidad de una cultura de riesgo

Para poder desarrollar un programa efectivo de inteligencia epidemiológica, explica el Centro, hay una dificultad inicial: la creencia de que las pandemias son acontecimientos “poco frecuentes que no se pueden predecir y que no hay forma de prevenir”. 

Sin embargo, los analistas de la Guardia Civil consideran que con recursos y tecnología se podrá predecir, prevenir y combatir las pandemias. Para ello es necesario, según los expertos de la Benemérita, que los políticos y los ciudadanos tengan una cultura de riesgo favorable a los gastos públicos necesarios para hacer frente a futuras crisis sanitarias. 

Señalan que las sociedad en general percibe erróneamente las amenazas a la salud pública y subrayan la importancia de que los ciudadanos estén capacitados para comprender e interpretar la información sobre pandemias, distinguiendo niveles de riesgo. 

Parte de la responsabilidad se achaca a los medios de comunicación, que también mostraron deficiencias en la comprensión del riesgo. Ejemplo de ello es lo sucedido con la Covid-19, el virus no parecía más contagioso ni mortal que la gripe, siendo los más afectados los ancianos y las personas con patologías previas. 

Los medios no alertaron para no caer, según el estudio de la Guardia Civil, en reacciones exageradas y no fue hasta principios de marzo cuando se pudo ver a Italia enfrentando una emergencia de la misma magnitud y naturaleza que la que había afectado a Wuhan. 

La supervivencia de los patógenos fuera de la especie humana

En el planeta existen varias zonas de riesgo. Los científicos han advertido que la amenaza vendrá de microbios que den el salto entre especies animales y no podemos relajarnos con enfermedades de las que estemos vacunados

Según el Centro de Análisis, aun consiguiendo una vacuna contra un virus como el SARS-CoV-2, el patógeno no se erradica de forma definitiva. 

Añaden que, aunque todos los humanos fuéramos vacunados e inmunizados contra todas sus variantes, si el virus persiste en animales tendrá el potencial de reentrar en las poblaciones humanas

Comportamientos básicos sanitarios

La pandemia de la Covid-19 ha traído a primer plano ciertos comportamientos esenciales en la lucha contra los patógenos. 

No son acciones nuevas o desconocidas: la higiene de manos, el uso de mascarilla. la distancia social, la vacunación, la importancia de la seguridad del agua y los alimentos y el sexo seguro son medidas que se citan como imperativas en el control de las epidemias. 

En un mundo globalizado, para prevenir la aparición de nuevas pandemias o la expansión acelerada de ciertos patógenos resulta imprescindible, conforme al análisis realizado por la Guardia Civil, que en todas las partes del planeta garantice el acceso a agua potable, vacunas, medicamentos y preservativos.

Federico Jiménez Losantos: “Abascal ha demostrado que el valor lo dejó en Amurrio”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?