Defensa

Altos mandos militares aseguran que el ex JEMAD Villarroya debe abandonar la Orden de San Hermenegildo

Recuerdan que su nombramiento como consejero de Defensa ante la Organización de Estados Americanos es, según la ley, incompatible con su pertenencia a la asamblea de la orden

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya.
photo_camera El ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya.

Los dos nombramientos del ex JEMAD Miguel Ángel Villarroya después de su cese ha provocado cierto debate interno entre altos mandos de las Fuerzas Armadas, que apuntan que podrían ser incompatibles, lo que obligaría a que renunciara a uno de ellos.

Últimas noticias

Margarita Robles cesó al general del Aire Miguel Ángel Villarroya de su puesto de Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) a finales del pasado mes de enero, después de que ECD revelara que él y otros altos mandos del Estado Mayor de la Defensa se habían vacunado ya contra el coronavirus.

La ministra de Defensa no defendió al JEMAD, sino que le pidió explicaciones y terminó cesándole, oficialmente a petición del propio general del Aire, que comunicó que no quería perjudicar la imagen de las Fuerzas Armadas por esta polémica.

El vídeo del día

Baleares dice que hay que recuperar 200.000 trabajadores del turismo

Orden de San Hermenegildo

Diez días después del cese, el 2 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó, a propuesta de Robles, un real decreto por el que nombró a Miguel Ángel Villarroya miembro de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

El nombramiento recibió algunas críticas, aunque el Gobierno se había limitado a cumplir lo que establece la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar en su artículo 13.4:

-- “Los oficiales generales que cesen en los cargos citados en el apartado 1 [Jefe de Estado Mayor de la Defensa y Jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire], así como en el de Jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey y no sean nombrados para alguno de ellos o en organizaciones internacionales u otros organismos en el extranjero en los que deban permanecer en servicio activo, pasarán a la situación de reserva y serán nombrados por real decreto acordado en Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Defensa, miembros de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Podrán permanecer un máximo de seis años, retrasando en su caso el retiro hasta el momento de su cese.

No obstante, cuando se produzca alguna de las circunstancias previstas en el párrafo anterior, los oficiales generales a que se refiere el mismo continuarán en situación de servicio activo hasta el momento de su cese”.

A los quince días del nombramiento, el 17 de febrero, el general del Aire (ya en la reserva) Villarroya tomó posesión como vocal en la Asamblea Permanente de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. El gran canciller, el general de Ejército Jaime Domínguez Buj (que fue Jefe del Estado Mayor del Ejército, JEME), leyó el decreto de nombramiento e impuso al ex JEMAD la medalla pectoral que le acredita como vocal de la asamblea.

Un puesto en Washington

Hasta aquí coincide con el procedimiento habitual que se ha seguido con los Jefes del Estado Mayor de la Defensa. La diferencia es que el 15 de marzo la ministra Margarita Robles firmó una orden por la que nombró al general en la reserva Miguel Ángel Villarroya como consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica.

Se trata de un puesto similar al de agregado militar en el extranjero, que en este caso supone enviar al ex JEMAD a Washington, donde se encuentra la sede de la organización ante la que va a ser representante de España.

Tal y como se contó en estas páginas, la decisión de nombrar a Villarroya para este puesto que dejaba vacante un general de División del Ejército de Tierra se conocía ya en círculos militares a principios de febrero, es decir, apenas una semana después del cese por la polémica de las vacunas. Sin embargo, en ese momento el Ministerio de Defensa negó que a Villarroya se le fuera a nombrar para el puesto para el que finalmente sí terminó nombrándole.

Debate sobre la norma

Pasadas unas semanas después de que se hiciera oficial el destino de Villarroya en Estados Unidos, Confidencial Digital ha podido saber que entre altos mandos de las Fuerzas Armadas ha surgido un debate, de carácter normativo, legal, sobre si encajan los dos nombramientos del ex JEMAD.

El motivo es el artículo 14.3 de la Ley de Carrera Militar, ya citado. En ese artículo se establece que a los JEMAD que cesan en el cargo pasan a la reserva y se les nombra miembros de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Pero antes se incluye una condición: que al cesar en su cargo “no sean nombrados para alguno de ellos [cargo de JEMAD, por ejemplo] o en organizaciones internacionales u otros organismos en el extranjero en los que deban permanecer en servicio activo”.

El general del Aire Villarroya pasó a la reserva, pero más tarde se le nombró para un cargo en una organización internacional. Eso sí, no permanece en servicio activo.

Ya chocó a muchos altos mandos que para un destino como el de consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica se nombrara a un general del Aire (máximo empleo en el Ejército del Aire) y en la reserva, cuando lo ocupaba un general de División (dos empleos por debajo) que estaba en activo cuando fue nombrado.

Oficiales generales explican a ECD que distintas voces plantean que al haber sido nombrado para ese cargo en el exterior, el general en la reserva Villarroya debe abandonar la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo, por incompatibilidad sobrevenida.

Confidencial Digital se puso en contacto con la Secretaría de la Reales y Militares Órdenes para consultar qué solución se va a dar a este conflicto.

Desde la secretaría remitieron a Confidencial Digital al Ministerio de Defensa para que respondiera a las preguntas. Al cierre de esta edición el ministerio no había dado respuesta a las preguntas de si está previsto que el ex JEMAD Villarroya abandone la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, y si se ha considerado que la ocupación simultánea de dos cargos podría constituir una incompatibilidad legal.

Conclusión: debe dejar la orden

Distintos oficiales generales de las Fuerzas Armadas aseguran a ECD que se trata de una situación anómala, pero que en todo caso debe resolverse con el abandono de Miguel Ángel Villarroya de la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo.

Un general explica que tendría difícil encaje legal compatibilizar ambos puestos, el de Washington y el de la Orden de San Hermenegildo, atendiendo al artículo ya citado de la Ley de Carrera Militar.

Señalan que cuando se decidió dar esa salida en el extranjero a Villarroya, que cesó cuando sólo llevaba un año en el puesto de JEMAD, ya se había consumado su nombramiento y toma de posesión como miembro de la asamblea de la orden, lo que supuso el obstáculo actual.

No es posible ser vocal a distancia

Otro alto mando de las Fuerzas Armadas coincide en la conclusión de que la Ley de la Carrera Militar obliga a que Villarroya se aparte (o que lo decida Defensa) de la Orden de San Hermenegildo, al menos mientras siga siendo consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica.

Destaca que ser miembro de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo conlleva ciertas obligaciones, como asistencia a plenos, estudio de propuestas de condecoraciones, que desde luego son incompatibles con un cargo de consejero de Defensa en un organismo internacional, y más aún si ese puesto es fuera de España. Sentencia que no es posible ser vocal de la asamblea desde Washington.

¿Qué pasaría si lo deja?

El artículo que regula la situación de los Jefes del Estado Mayor de la Defensa, del Ejército, de la Armada y del Aire cuando cesan establece un régimen muy peculiar, distinto al de cualquier oficial general cuando pasa a la reserva.

Como se ha indicado, pasan a la reserva, entran en la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo y pueden mantenerse en esa situación seis años. Como máximo al cumplir los seis años desde su cese como JEMAD (o JEME, AJEMA, JEMA) ya sí que pasan a situación de retiro.

La duda es qué ocurriría si el general del Aire en la reserva Miguel Ángel Villarroya renuncia a su puesto en la Orden de San Hermenegildo. Algunas fuentes destacan que en ese caso dejaría de operar esa excepción de que puede permanecer seis años en la reserva.

De hecho, apuntan que tendría que pasar a retiro el año que viene. Eso supondría -siempre según el razonamiento que hacen algunos oficiales generales conocedores de la normativa- que tendría que dejar su cargo en Washington como consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos.

Los destinos de agregado militar en el extranjero suelen ser por tres años, pero según estas previsiones que hacen algunos generales, no superaría el año en Washington.

Otros JEMAD renunciaron a la orden

Las fuentes consultadas señalan que un miembro de la asamblea de la Orden de San Hermenegildo, como es el caso del general Villarroya, puede solicitar la baja en cualquier momento.

De hecho, recuerdan que es lo que han hecho algunos predecesores de Villarroya. Por ejemplo, el general del Aire José Julio Rodríguez (JEMAD entre 2008 y 2011) se dio de baja de la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo, y después se anunció que había decidido afiliarse a Podemos, empezando así su etapa en la política que le ha llevado a ser jefe de gabinete de Pablo Iglesias.

El siguiente Jefe del Estado Mayor de la Defensa fue el almirante general Fernando García Sánchez (desde finales de 2011 a 2017), que también dejó la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo antes de cumplir los seis años y pasar a retiro. En su caso, se dio de baja cuando un año después de cesar como JEMAD y entrar en la asamblea de la orden fue nombrado presidente de la Fundación Iberdrola.

Continúa formando parte de la asamblea de la orden el general de Ejército en la reserva Fernando Alejandre, quien fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa entre marzo de 2017 y enero de 2020. Hace unos meses le fue concedida la compatibilidad para trabajar por cuenta propia como consultor externo de empresas, mientras continúa en la asamblea de la Orden de San Hermenegildo. En el Portal de Transparencia aparece una autorización para trabajar como consultor para Sener Aeroespacial.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable