Defensa

Anulada la ‘Operación Zendal’ para que los militares hicieran test de coronavirus a la población

Unidades de las Fuerzas Armadas llevaban diez días preparando el despliegue de personal. Se había designado una base logística en cada provincia a la que llevar las muestras para ser analizadas

Militares de la UME, junto a un vehículo de la Sanidad Militar.
photo_cameraMilitares de la UME, junto a un vehículo de la Sanidad Militar.

“Queda anulada la ‘Operación Zendal’”. Ese es el aviso que, según ha podido saber Confidencial Digital, este martes 21 de abril recibieron las unidades de las Fuerzas Armadas que habían movilizado a personal con conocimientos sanitarios, para desplegarse por toda España y recoger muestras de los ciudadanos para detectar si portan o no el coronavirus.

Este sábado 18 se conoció que las Fuerzas Armadas estaban diseñando un despliegue adicional a la ‘Operación Balmis’. Su nuevo cometido era participar en la realización de test de coronavirus, con los que el Ministerio de Sanidad pretende aflorar más casos positivos entre la población y así tener más controlados a los portadores del virus.

Aunque saltó la noticia el sábado, el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa (que dirige la ‘Operación Balmis’) había dado orden muchos días antes de buscar personal entre las Fuerzas Armadas, con cierta formación sanitaria, que pudiera ser movilizado para realizar estos test.

Al revelarse el plan, surgió también la polémica: quedaba la duda de si los militares irían de casa en casa en uniforme, o vestidos de civiles. Según indicó El País, se apuntaba que el Govern de Quim Torra no quería a los militares de uniforme recogiendo test por ciudades y pueblos de Cataluña.

Todo ello ha quedado, por ahora, en nada. Fuentes militares consultadas por ECD explican que este martes las mismas unidades que estaban preparando a su personal para que empezara a realizar el lunes 27, recibieron la orden del Mando de Operaciones de frenar todos los preparativos.

Al menos por el momento, la ‘Operación Zendal’ queda anulada, al decidir el Gobierno que la iniciativa quede en manos de las comunidades autónomassegún reveló la Cadena SER.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha optado finalmente por que sean los gobiernos autonómicos los que decidan qué personas se encargarán de ir a los domicilios señalados para hacer el test a quienes allí viven.

De esta forma, si alguna comunidad autónoma no encuentra personal suficiente, o preparado, para realizar esta tarea, podría solicitar la colaboración de las Fuerzas Armadas. Pero ya sería una intervención militar a requerimiento, mientras que la ‘Operación Zendal’ incluía un detalladísimo plan de puntos de toda España en los que parejas de militares irían a realizar test detectores de coronavirus.

Se pasa así a un escenario similar al de otras intervenciones. Mientras que las patrullas de presencia y reconocimiento las diseña y decide el Mando de Operaciones, aunque avisa a las autoridades locales (y no programó ninguna en Cataluña ni en el País Vasco), las desinfecciones de residencias de ancianos y las ayudas para montar hospitales de campaña y alojamientos para personas sin hogar que sí se han hecho en Cataluña se aprueban a requerimiento de los ayuntamientos o gobiernos autonómicos.

Un plan muy avanzado

ECD ha podido saber que el diseño de la ‘Operación Zendal’ estaba muy avanzado. De hecho, ocupaba ya varios cientos de hojas en un documento que desgranaba con todo detalle número de efectivos, lugares donde intervenir, bases desde las que prepararse, método de trabajo, y el calendario de actuaciones.

Estaba previsto que la ‘Operación Zendal’ durara seis semanas, en las que los militares estarían recogiendo muestras de ciudadanos por toda España.

El plan también indicaba una instalación militar en cada provincia, que sería utilizada como base logística de la operación. La idea era que las “patrullas” de test salieran cada día de esa base provincial, hicieran las visitas a domicilio programadas, y volvieran a la base con las muestras. Allí, al terminar cada jornada serían entregadas a las autoridades sanitarias, que se encargarían de realizar los análisis para saber si esa persona es portadora del virus.

También se habían prácticamente completados los cursos de formación acelerada para que los militares supieran cómo manejar las muestras tomadas. Antes de que se conociera la operación, el Mando de Operaciones había dado orden a todas las unidades de las Fuerzas Armadas de identificar a personal de Tropa que tuviera alguna formación sanitaria, como ya se había hecho para reforzar el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

En este caso, se buscaba militares que, por ejemplo, tuvieran aprobado el Curso de Sanitario en Operaciones (FSET-3, Formación Sanitaria de Tropa de nivel 3), que habilita a los militares no especialistas en Sanidad para realizar determinados auxilios en la zona de operaciones.

Además, también se seleccionó a enfermeros militares, ya con formación específica para este tipo de tareas.

Los militares elegidos para cumplir esta misión estaba ya nombrados, tanto los conductores de los vehículos como los encargados de recoger las muestras en los domicilios. En principio, no iban a utilizar vehículos militares, sino otros alquilados por el Ministerio de Sanidad.

Los preparativos estaban en marcha e impidieron activar la ‘Operación Zendal’ este lunes 20 de abril, pero sí estaba previsto que se iniciara el próximo lunes 27. Ahora, sin embargo, todo queda paralizado, y si acaso habrá intervenciones si alguna comunidad autónoma solicita la colaboración de las Fuerzas Armadas en estas visitas domiciliarias para hacer miles de test por toda España.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes