Defensa

La Armada asistió a un pesquero angoleño tras una llamada de socorro

El Patrullero de altura Vigía (P-73) rescató a un pesquero de bandera de Angola que estaba a la deriva

Patrullero de Altura Vigía. Foto: Armada Española.
photo_camera Patrullero de Altura Vigía. Foto: Armada Española.

El Patrullero de altura Vigía (P-73), de la Armada Española, regresó el pasado martes 19 de octubre a Puntales, su base en Cádiz, después de cuatro meses de navegación. En ese período de tiempo, el barco español navegó las aguas de África Occidental, "contribuyendo a la seguridad marítima de la zona y efectuando actividades de cooperación con las Marinas de los países ribereños", según explican desde la Armada.

Los efectivos del Patrullero efectuaron un total de 31 visitas a pesqueros españoles, en los que se dedicaron a difundir la labor que realiza la Armada en esta zona entre las diferentes tripulaciones. Además, cuando era necesario, prestaron su ayuda ofreciendo la asistencia que fuera requerida.

Rescate en Angola

Este fue el caso de un pesquero de bandera de Angola, que había quedado a la deriva. Una señal fue recibida por el Vigía la madrugada del 28 del pasado mes de agosto. Los tripulantes del barco angoleño llevaban cinco días extraviados, sin conocer su posición y sin propulsión en el navío. Sin embargo, el Vigía comenzó la búsqueda hasta que dio con el barco.

Los tripulantes del pesquero angoleño fueron socorridos y el barco acabó siendo remolcado hasta el puerto que le correspondía, en Luanda, capital de Angola. Habían quedado a la deriva el 23 de agosto, sin comida ni agua, a más de 70 millas (unos 112 kilómetros) de la costa. Ya a bordo del Vigía, los socorridos tripulantes recibieron las atenciones necesarias y el merecido descanso. Posteriormente, contactaron con el Centro de Operaciones Marítimas de Angola y las autoridades militares de su país.

Finalmente, la madrugada del 29 de agosto y tras más de 18 horas de remolque, el Vigía transfirió el pesquero y su personal a las autoridades angoleñas.

Labores internacionales

El Patrullero Vigía realizó además otras operaciones, como las de Diplomacia de Defensa. Se contribuyó, tal y como explican desde la Armada, "a estrechar lazos con las autoridades civiles y militares en los respectivos países junto a las delegaciones diplomáticas de España, así como colaboraciones con unidades en la zona de las marinas de Francia, Italia y Estados Unidos".

Además, según explican desde la Armada, se utilizó este despliegue en aguas africanas para contribuir al "adiestramiento de 230 militares de las marinas con las que se colaboró en materia de actividades contra-piratería, buceo, contraincendios, primeros auxilios…"

Fueron en total más de 15.000 millas náuticas recorridas, realizando nueve escalas en siete países en total. Entre ellos, se hizo escala en República del Congo, donde se realizaron diversas actividades de cooperación militar con la Marina de dicho país y otros organismos locales responsables de la lucha contra las actividades ilícitas en el golfo de Guinea.

Otras paradas del Vigía fueron Mauritania, Cabo Verde, Ghana y Nigeria. Ahora, el Vigía ya se encuentra su base en la Estación Naval de Puntales, en Cádiz, tras cuatro meses de despliegue en el mar.

 

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes