Defensa

La Armada intensifica su presencia en aguas de Melilla para impedir que Marruecos instale otra piscifactoría

La ubicación de bateas podría afectar a la ruta del ferry a la Península. El paso de buques militares también aumentó en el caso de las Islas Chafarinas

Melilla (Foto: JJ Merelo).
photo_camera Melilla (Foto: JJ Merelo).

Las aguas alrededor de los territorios españoles en el norte de África se han convertido en el escenario de una guerra de posiciones, o de gestos, entre España y Marruecos. Así ocurrió en las Islas Chafarinas, y empieza a suceder con Melilla.

Fuentes militares revelan a Confidencial Digital que, desde hace al menos varias semanas, buques de la Armada han recibido instrucciones para intensificar su presencia en las aguas que rodean Melilla, y en las rutas marítimas que unen la ciudad autónoma con la Península Ibérica.

El refuerzo en la presencia naval militar en esta zona se ha adoptado después de que Marruecos haya licitado la instalación de dos piscifactorías en aguas cercanas a la ruta que siguen los ferris que navegan entre Melilla y Almería. El diario El Confidencial.com reveló en noviembre esa autorización de las autoridades marroquíes, que podría abrir otro conflicto con España similar al de Chafarinas.

Ahora, ECD ha podido saber que la Armada ha dado orden de aumentar la presencia de buques en torno a Melilla. El objetivo es el mismo que en el caso de las Islas Chafarinas: reforzar la presencia naval de España frente a los movimientos de Marruecos. Es un movimiento disuasorio.

Patrulleros y buques de acción marítima

En estas misiones en torno a Melilla participan distintos buques, principalmente con base en Cartagena: es el caso de los dos patrulleros de la clase ‘Descubierta’, el ‘Infanta Elena’ y el ‘Infanta Cristina’, que también navegan y prestan servicio a las guarniciones militares destacadas en los islotes y peñones de soberanía española en la costa africana, como las Chafarinas, las Islas Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera.

También tiene su base en Cartagena el buque de acción marítima (BAM) ‘Audaz’, que como contó recientemente Vozpópuli, pasó a principios de este mes de enero por Melilla. El Estado Mayor de la Defensa difundió fotos del ‘Audaz’ y dejó claro que estaba realizando una misión de vigilancia marítima y de “presencia naval en aguas territoriales de soberanía española”.

En este caso, la navegación de los buques de la Armada en las últimas semanas en las cercanías de Melilla tiene el efecto de remarcar la presencia militar en las aguas por las que pasan los barcos que conectan Melilla con la Península.

Conexiones de ferry

La ciudad autónoma tiene conexiones con Málaga, Motril y Almería. Los ferris salen del puerto de Melilla, hacia el este, y navegan hacia el norte, el paralelo al cabo de Tres Forcas, que es territorio marroquí. Los barcos que van a Málaga doblan el cabo hacia el oeste y los de Motril y Almería en principio continúan hacia el norte.

Según la información publicada por El Confidencial.com, la instalación de las piscifactorías que ha autorizado Marruecos podría interferir en la ruta marítima que siguen los ferris, al menos los que conectan Melilla y Almería.

 

El paso de los buques de la Armada por esa zona permitirá, en primer lugar, vigilar si se producen avances concretos en la puesta en marcha de las piscifactorías que proyecta Marruecos, y dar la alerta si los hay. Como se ha dicho, también suponen un elemento de disuasión frente a las maniobras de Marruecos.

“Análisis de la situación en cada momento”

ECD se ha puesto en contacto con la Armada para recabar más datos sobre estas misiones en torno a Melilla. Desde el Cuartel General de la Armada han remitido al Estado Mayor de la Defensa, que es quien dirige las misiones militares permanentes como las de vigilancia de las aguas territoriales españolas.

Y el Estado Mayor del Defensa explica que “las Fuerzas Armadas realizan las Operaciones Permanentes, desarrolladas 365 días al año y 24 horas al día, que son las encargadas de obtener un adecuado conocimiento de la situación para que, llegado el caso, se pueda reaccionar ante una crisis o un incidente de baja intensidad”.

Añade que, en el marco de esas operaciones permanentes, “los buques de la Armada realizan operaciones de Vigilancia y Seguridad Marítima para contribuir a garantizar la seguridad de los espacios marítimos de soberanía e interés nacional y reaccionar ante cualquier incidente, así como para asegurar la soberanía sobre las aguas jurisdicción nacional que incluyen las aguas territoriales de Gibraltar, Ceuta y Melilla y las aguas de soberanía de las islas y peñones del Norte de África”.

Preguntados sobre el aumento de la presencia en torno a Melilla, el Estado Mayor de la Defensa se limita a indicar que “la periodicidad de la presencia naval y las operaciones de Vigilancia y Seguridad Marítima en estos espacios marítimos se establece atendiendo a diferentes condicionantes operativos, aumentándose o disminuyéndose según el análisis de la evolución de la situación en cada momento”.

Pulso en las Islas Chafarinas

Los movimientos de Marruecos, y la reacción de España, en las aguas en torno a Melilla, reproducen el pulso que ya se vive en torno a las Islas Chafarinas, el archipiélago español de tres pequeñas islas ubicado 27 millas al este de Melilla y menos de dos millas de la costa marroquí.

Confidencial Digital adelantó en exclusiva el pasado mes de noviembre que el personal de la Armada que navega en los buques que vigilan la zona y prestan servicio a los militares destacados en Chafarinas llevaba meses advirtiendo de la instalación de bateas cerca de las islas.

Los marinos de la Armada detectaron la colocación de las jaulas en el agua y enviaron información sobre estas estructuras y la ubicación GPS de las mismas, que podrían salir de las aguas marroquíes e invadir aguas de soberanía española.

Marruecos había autorizado a la empresa ‘Mediterranean Aquafarm’ a construir una explotación acuícola en torno al cabo de l’Eau-les-Rochers, al norte del cual se encuentran las Islas Chafarinas. La alerta de la Armada era, como ya se ha dicho, que las bateas podrían estar siendo colocadas en lo que ya son aguas españolas.

También la Guardia Civil, que controla patrulleras que navegan por el Mar de Alborán y en torno a las plazas de soberanía española, observó los avances de las piscifactorías.

Los buques de la Armada elevaron la información sobre la piscifactoría al Mando Operativo Marítimo, que dirige el Almirante de Acción Marítima de la Armada pero que coordina el Estado Mayor de la Defensa.

De ahí los datos pasaron al Mando de Operaciones, que los remitió a la Dirección General de Política de Defensa, del ministerio.

Consultada en su momento sobre el caso de Chafarinas, la Armada explicó que los cometidos de los buques que se transfieren a la cadena operativa en Operaciones Permanentes son la vigilancia de las aguas de soberanía, evitar la pesca ilegal, monitorizar el patrimonio arqueológico sumergido y el control de tráficos ilegales, entre otras misiones.

Fotos de los buques

Menos de dos semanas después de que ECD publicara esa información y de que se difundieran noticias de otros medios sobre el mismo asunto, el Estado Mayor de la Defensa hizo un gesto llamativo.

En sus cuentas de Twitter y Facebook publicó una foto en la que se veía la proa del patrullero ‘Infanta Cristina’, con un cañón Oto Melara del calibre 76/62 y una ametralladora Oerlikon 20/120 visibles, ante las tres Islas Chafarinas, y al fondo la costa marroquí.

El texto que acompañaba la foto explicaba que “con sus 88 metros de eslora y 90 tripulantes, el patrullero #InfantaCristina @Armada_esp continúa realizando presencia naval en las inmediaciones de las islas Chafarinas dentro de las #OperacionesPermanentes, garantizando así la seguridad en aguas de soberanía nacional #MOPS”.

La publicación no pasó desapercibida. Algo similar ha hecho en Melilla con el BAM ‘Audaz’, y anteriormente la Armada actuó de forma similar en la crisis de las avalanchas de extranjeros que entraron en Ceuta de forma ilegal, ante la pasividad de las fuerzas de seguridad marroquíes.

En esa ocasión, difundió en Twitter una fotografía también del patrullero ‘Infanta Cristina’, indicando que estaba realizando “presencia naval en aguas de Ceuta durante sus labores de vigilancia y seguridad marítima”.

La perenne reclamación de Marruecos de la soberanía de Ceuta, Melilla y las plazas de soberanía española en el norte de África provoca fricciones y obliga a España a movilizar recursos de todo tipo, también militares, para mantener la disuasión y garantizar la españolidad de estos territorios.

La nueva Estrategia de Seguridad Nacional aprobada por el Gobierno recoge que “las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, por su localización geográfica en el continente africano y por la especificidad de su frontera española y europea, requieren de una especial atención por parte de la Administración General del Estado para garantizar la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos”.

Además, establece que el Gobierno debe elaborar un “Plan Integral de Seguridad para Ceuta y Melilla. Se espera que sea un proyecto que englobe distintos aspectos: la inmigración ilegal es uno de ellos, pero también los problemas fronterizos con Marruecos.

El país vecino cerró las fronteras terrestres con Ceuta y Melilla por el coronavirus, pero antes ya había clausurado la aduana con Melilla. Algunos analistas interpretan ese gesto como un intento de asfixiar económicamente las ciudades autónomas, dentro de su estrategia de intentar forzar a España a que negocie ceder su soberanía a Marruecos.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable