Defensa

Así localizó, persiguió y destruyó la Armada española el barco pirata de Somalia

Todo empezó diez días antes con el ataque a tiros contra el petrolero ‘Sydney’. Un P3Orion español les siguió la pista. Los asaltantes intentaron escapar utilizando un espejo

Barco pirata destruido en Somalia por la Armada española.
photo_cameraBarco pirata destruido en Somalia por la Armada española.

Al atardecer del pasado 16 de octubre, el petrolero MV KSL ‘Sydney’ se encontraba navegando por aguas del Océano Índico, a unos 600 kilómetros de Mogadiscio, cuando divisó que se acercaba un esquife sospechoso a gran velocidad. Pronto comprobaron que sus ocupantes eran piratas somalíes.

Los piratas abrieron fuego con armas largas -AK-47- contra el puente de mando del buque, con bandera de Hong Kong. La tripulación comprobó que a bordo llevaban, cuerdas, ganchos y escaleras para proceder a un abordaje.

A bordo del petrolero iba embarcado un grupo de vigilantes de seguridad armados, que recurrieron a armas cortas para disparar al esquife. La embarcación cambió su rumbo y huyó de la zona.

Un P-3 Orión sale en su búsqueda

A fuentes militares expertas en la lucha contra la piratería en el Índico, consultadas por ECD, les llama la atención, que los piratas hayan escogido al ‘Sydney’ como objetivo para su ataque. Argumentan que en todos los ficheros sobre tráfico marítimo que pueden consultarse libremente por internet figura que dicho buque lleva “seguridad armada a bordo”, por lo que entienden que el golpe “no estaba preparado con anterioridad y fue un tanto improvisado”.

El mando del ‘Sydney’ advirtió a las autoridades y dio parte del intento de asalto al mando de la EU NAVFOR, la fuerza de la Unión Europea que conduce la Operación Atalanta. La Armada española operaba en la zona. Rápidamente se dio orden de acudir hasta el lugar a un avión de vigilancia marítima español P-3 Orión.

La Armada española asume el seguimiento

Pasadas 24 horas del incidente, con la búsqueda activa en la zona por parte de los militares españoles, se localiza desde el aire y a 240 kilómetros del lugar del suceso el esquife que había protagonizado el intento de asalto. Le acompañaba un ballenero, que se sospechaba estaba actuando de nave nodriza.

Los piratas, al darse cuenta de la presencia del avión de vigilancia, recurrieron al uso de espejos para deslumbrar al avión, que volaba a baja cota. Realizaron una maniobra agresiva y se separaron para evitar el seguimiento.

Durante los siguientes diez días, las unidades españolas -y de otras nacionalidades- continúan la vigilancia en la zona. Según fuentes militares consultadas por ECD, la actividad pirata en los últimos años ha descendido considerablemente, por lo que la relativa tranquilidad permitió a la EU NAVFOR centrarse en localizar a los piratas.

Localizado y destruído

El 27 de octubre, once días después del intento de abordaje del ‘Sydney’, un helicóptero del buque ‘Castilla’ localiza al ballenero que actuaba como nodriza del esquife pirata. Se encontraba a una distancia próxima a la costa y, según las fuentes consultadas, había sido abandonado y parecía “averiado”.

Tras consultar con el mando de la EUNAVFOR, militares españoles remolcan la nave mar adentro donde, a una distancia prudencial, colocan explosivos y destruyen el ballenero tal y como se ha visto en la fotografía que ha circulado en la última semana.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo