Defensa

Las bases militares se defienden del coronavirus: ventilación, gimnasios cerrados y sin cafeterías

El Jefe del Estado Mayor del Ejército firma una directiva con medidas para evitar perder efectivos que sean contagiados

Paracaidistas trasladan camas a un hospital.
photo_camera Paracaidistas trasladan camas a un hospital.

La declaración del estado de alarma por la epidemia de coronavirus ha motivado que el Gobierno de España, en una decisión con el único precedente de la huelga de controladores, saque a las calles de distintas ciudades a militares, y en general movilice a las Fuerzas Armadas para tareas de patrullaje y desinfección de espacios públicos, así como para atender a personas sin hogar.

Pero, además de actuar bajo mando del JEMAD y de la ministra de Defensa en estas tareas externas, los mandos de los tres ejércitos, así como responsables de unidades y bases, han ido adoptando decisiones de carácter organizativo para tratar de frenar que la expansión del virus merme las capacidades militares.

Confidencial Digital ha podido conocer algunas órdenes y prácticas que se han aprobado en los últimos días, y que se han ido poniendo en marcha. Hay que señalar, eso sí, que sigue habiendo quejas y denuncias de algunos militares (sobre todo, de Tropa y Marinería) que critican que en sus cuarteles y unidades no se han adoptado suficientes medidas de prevención.

El Ejército no quiere bajas por coronavirus

El viernes 13, antes de la aprobación del estado de alarma por el Gobierno, el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) general de Ejército Francisco Javier Varela Salas firmó una directiva “sobre las medidas para contención de epidemia (Covid-19) en el ámbito del Ejército de Tierra”, que ha podido consultar ECD.

“Ante una eventual expansión descontrolada del virus, se hace necesaria la adopción de medidas específicas en el ámbito del Ejército de Tierra (ET)”, explicaba el Ejército tras señalar la velocidad de transmisión del coronavirus.

El objetivo es “preservar la salud del personal y evitar la propagación del coronavirus en las unidades” del Ejército de Tierra, pero con dos objetivos añadidos: adaptar las actividades diarias, y sobre todo, “mantener nuestra capacidad de alistamiento y sostenimiento del esfuerzo y estar en condiciones de ofrecer a las Autoridades Civiles una respuesta rápida y eficaz en caso de ser requerida”.

Y es que, como finalmente ha ocurrido, se trataba de mantener operativo al Ejército para poder intervenir a requerimiento del Gobierno.

La situación final deseada, según la directiva del JEME, es que las uniades de Tierra mantengan su capacidad operativa, a pesar de la crisis, y alcancen “un elevado grado de alerta, estando en condiciones de apoyar a las Autoridades Civiles a lo largo de todo el territorio nacional, si son requeridas”, como así pasó.

Es más, se subraya que “se deberán establecer planes de continuidad de la actividad ante un aumento de las bajas laborales del personal o en un escenario de incremento del riesgo de transmisión en el lugar de trabajo, que incluyan posibilidades de redistribución de tareas y/o teletrabajo”.

El vídeo del día

Ayuso cree que el nacionalismo catalán “se está hundiendo”.

Agua y jabón para todas las superficies

En el documento, se incluyen instrucciones para fomentar las medidas de higiene de manos. Así que las unidades tienen que asegurar en todos los cuarteles “la disponibilidad de agua, jabón y toallas de papel desechables en todos los lugares de trabajo. En caso de puntos con difícil acceso al agua y jabón, se pueden utilizar soluciones hidro-alcohólicas, por ejemplo mediante la instalación de dispensadores”.

Se debe limpiar de forma diaria “todas las superficies, haciendo hincapié en aquellas de contacto frecuente como pomos de puertas, barandillas, botones etc. Los detergentes habituales son suficientes”.

También se ordena evitar saludos que impliquen contacto, mantener una distancia de seguridad, evitar los viajes y reuniones que no sean imprescindibles, establecer turnos en los comedores y cafeterías para evitar aglomeraciones...

Además, se destaca la necesidad de acostumbrarse a realizar ventilación diaria de todas las oficinas y locales.

Se cierran los gimnasios: ejercicio al aire libre

Se ha decidido cerrar temporalmente los gimnasios en los cuarteles del Ejército de Tierra. Como alternativa, el documento del JEME señala que “es preferible hacer ejercicio al aire libre”.

Por la propia idiosincrasia de una fuerza militar, las actividades de formación física se continuará realizando, “preferentemente al aire libre y en pequeños grupos, evitando aglomeraciones”.

No se pueden realizar ya “competiciones deportivas que impliquen el desplazamiento de equipos/participantes de diferentes áreas geográficas de España a una localidad”, y se han de evitar las competencias de deportes de contacto: judo, rugby...

Además de los gimnasios, en los cuarteles del Ejército se ha dado orden de cerrar las bibliotecas, salas de estudio y zonas similares.

Sobre las cafeterías y comedores se establece que “se reducirá el aforo máximo en estas instalaciones, ampliando la distancia de seguridad entre mesas. Asimismo, se establecerán turnos de comedor y cafetería, y se procederá a la retirada de utensilios expuestos y que no estén protegidos por una barrera física (jarras, vasos, tazas, platos, cubiertos, etc.).

Reuniones de menos de ocho personas

Sobre los actos y formaciones, se suprimen “todas las actividades de Régimen Interior diarias o habituales que conlleven formaciones de personal. En caso de resultar imprescindible la realización de alguna de ellas, éstas se llevarán a cabo de forma que la concentración de personal no supere la entidad tipo sección”.

El JEME también ordenó que como norma general puede flexibilizarse los horarios, eso sí, “manteniendo los servicios mínimos que garanticen el funcionamiento de los Centros y Organismos, siempre informando al escalón superior”.

Se han de evitar los transportes colectivos, limitándolos a aquellos casos imprescindibles y de fuerza mayor. Hay que señalar que son muy habituales en movimientos de militares.

Y sobre las reuniones, se da orden de cancelar “todas aquellas que no sean imprescindibles, manteniendo sólo aquellas críticas y necesarias, no debiendo exceder el aforo máximo de 8 personas. Asimismo, en la medida de lo posible, se mantendrá una distancia mínima de seguridad (2 metros) entre los asistentes”.

Bases del Ejército del Aire

Confidencial Digital también ha podido conocer las medidas que se han adoptado en una base aérea, como ejemplo del protocolo puesto en marcha por el Ejército del Aire en sus instalaciones.

El principio general que guía su actuación es reducir el trasiego de personal, de forma que se mantengan coberturas mínimas imprescindibles, también para garantizar la asistencia sanitaria a la Fuerza.

A diferencia de lo establecido por el Jefe del Estado Mayor del Ejército, al menos en esta base aérea sí se ha cerrado tanto la cafetería de fuerzas aéreas como la cafetería del pabellón de oficiales.

Se han cerrado puertas internas, y se han cancelado visitas y rutas de personas externas.

Por otro lado, se han dispuesto packs con material de higiene, como guantes de nitrilo, dosificador de lejía rebajada con agua y papel desechable.

La persona que acaba el turno debe encargarse de desinfectar la oficina. Pulverizando esa mezcla de lejía y agua y pasando papel desechable debe limpiar teléfonos, teclados, mesas, herramientas y equipos, así como mesas, pomos de puertas y armarios, interruptores y llaves de luz... todo aquello que toquen varias personas.

Uno de los elementos en los que se hace hincapié para limpiar es el teléfono. Como lo utilizan varias personas, se pide que se desinfecte con intensidad.

Los guantes se han de reutilizar, hasta que haya que tirarlos por el deterioro. También es necesario ponerse los guantes para manipular paquetes llegados del exterior de la base.

En la Armada

Tras Tierra y Aire, la Armada. El Cuartel General ha emitido varias normas para garantizar la seguridad de su personal así como el funcionamiento y operatividad de las unidades, explican a ECD fuentes de la Armada.

“Con carácter general, se ha establecido un horario de trabajo mínimo intensivo”, y los mandos y autoridades de unidades y dependencias determinan el personal mínimo que debe estar presente para garantizar el funcionamiento de la unidad y la seguridad.

El resto del personal recibe autorización para permanecer en su domicilio familiar y teletrabajar, siempre que sea posible.

Como en otros muchos organismos, la Armada ha cancelado sus reuniones, así como las comisiones de servicio en territorio nacional y extranjero.

Igual que en bases del Aire, se han cancelado todas las visitas. Y en los centros docentes militares se ha suspendido la actividad presencial por un período docente de 15 días naturales desde el 11 de marzo. Por último, “se han cancelado todas las actividades de adiestramiento, si bien se mantienen las capacidades alistadas”.

Desde el lunes 16 la Armada activó unidades que puedan realizar tareas de Policía (Policía Militar, Naval), seguridad (dos compañías de fusiles), Transporte y ambulancias. Están unidades  actuarían bajo mando operativo del Almirante de la Flota que a su vez depende el comandante del Mando de Operaciones en el marco del OPLAN que se ha activado.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?