Defensa

Cambio en los criterios para ascensos en el Ejército: los informes personales contarán menos

El JEME ha aprobado un instrucción que valora más la trayectoria profesional. Francés y árabe suben en la tabla de méritos

Militares del Ejército de Tierra, en unas maniobras.
photo_camera Militares del Ejército de Tierra, en unas maniobras.

El Ejército de Tierra cambia el sistema de valoración de méritos y aptitudes que se tienen en cuenta en los procesos de ascenso por elección, clasificación, concurso y concurso-oposición.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), el general de Ejército Francisco Javier Salas Varela, firmó recientemente la “Instrucción 71/2019, de 18 de diciembre, del Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, por la que se desarrollan las valoraciones de méritos y aptitudes, así como los procedimientos y normas a tener en cuenta para la realización de las evaluaciones para el ascenso por los sistemas de elección, clasificación, concurso y concurso-oposición, así como para la selección de asistentes a determinados cursos de actualización en el Ejército de Tierra”.

Esta instrucción viene a sustituir a la hasta ahora vigente, la Instrucción 53/2015, de 14 de octubre, que fue modificada por la Instrucción 74/2016, de 29 de diciembre, y que regulaba los mismos aspectos de las evaluaciones para el ascenso en el Ejército de Tierra.

De esta forma, Tierra se adapta a los cambios que introdujo el Ministerio de Defensa con una orden ministerial del pasado mes de abril, la 13/2019, que ya cambió para todas las Fuerzas Armadas “el procedimiento y las normas objetivas de valoración de aplicación en los procesos de evaluación del personal militar profesional”.

Desde la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) y la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) destacan a Confidencial Digital las modificaciones que afectarán a los militares de Tierra en sus ascensos.

Los informes personales, criticados

En la nueva instrucción, consultadas por ECD, se indica que con esta norma recién aprobada se reduce, “dentro de los márgenes previstos en la Orden Ministerial 13/2019, de 28 de marzo, la incidencia de los informes personales de calificación en beneficio de la trayectoria profesional”.

Desde hace años, los informes personales de calificación o IPEC son objeto de duras críticas por parte de algunas asociaciones profesionales de militares. Estos informes los elabora un comité formado por tres mandos, entre ellos el superior directo el evaluado.

En principio, esto obedece a cierta lógica, por ser quien mejor conoce el rendimiento del militares.

Sin embargo, las asociaciones aseguran que el IPEC se convierte en un elemento “completamente subjetivo”, que incluso llega a ser “arbitrario”, y que sirve en ocasiones de represalia de un mando hacia un subordinado con el que no tenga buena relación.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.

Sube la trayectoria, bajan los IPEC

Desde ahora, esos informes tendrán menos peso dentro del conjunto de elementos de valoración que utiliza el Ejército de Tierra para otorgar ascensos.

El JEME ha cambiado casi por completo los porcentajes o factores de ponderación de aplicación de los distintos elementos y grupos de valoración.

Esos grupos son tres: el Grupo 1 lo forman las cualidades y el desempeño profesional, en el que se incluyen los IPEC; el Grupo 2 es el de la trayectoria y las recompensas; y el Grupo 3 valora la formación, los cursos y estudios que tiene el militar.

Pues bien: respecto a la instrucción anterior, el texto nuevo rebaja el porcentaje del Grupo 1 “Cualidades y desempeño profesional”, y a cambio aumenta la importancia de la trayectoria y las recompensas, y también de la formación.

En los sistemas de clasificación, concurso y concurso-oposición, el Grupo 1 “Cualidades y desempeño profesional” pasa de un 30% al 20%, y dentro de ese grupo, las “Cualidades de carácter profesional” caen del 15% al 9%; las “Cualidades personales”, del 5% al 4%; y el “Prestigio profesional y capacidad de liderazgo”, del 10% al 7%.

Por su parte, el Grupo 2 “Trayectoria y recompensas” sube del 50% al 60%, y dentro del grupo, “Trayectoria profesional” pasa del 25% al 30%, “Destino y situaciones” del 15% al 19%, y “Recompensas y felicitaciones” del 10% al 11%.

El Grupo 3 “Formación” permanece inalterado.

Sistema de elección

Eso en lo que respecta a los procesos de clasificación, concurso y concurso-oposición para ascender dentro del Ejército de Tierra.

El sistema de elección tiene otros baremos, que también cambian en la misma línea que los otros: se rebaja la importancia de las cualidades y el desempeño profesional y se aumenta el de la trayectoria y las recompensas, y en este caso también el de la formación.

El Grupo 1 “Cualidades y desempeño profesional” era hasta ahora el más importante, con el 50% del total de la valoración. Pasa ahora al 30%, y dentro de él, “Cualidades de carácter profesional” pasan del 25% al 15%; “Cualidades personales”, del 9% al 5%; y “Prestigio profesional y capacidad de liderazgo”, del 16% al 10%.

Por contra, el Grupo 2 “Trayectoria y recompensas” empezará a contar un 55%, frente al 40% de hasta ahora. El concepto “Trayectoria profesional” sube del 20% al 27,5%, “Destinos y situaciones” del 10% al 16,5%, y las “Recompensas y felicitaciones” del 10% al 11%.

Y también se da más importancia a la formación (Grupo 3) en los ascensos por elección, así como en la selección de asistentes a cursos de actualización. Pasa del 10% al 15%, por la subida del 5% en “Cursos de perfeccionamiento, altos estudios de la defensa nacional, idiomas y titulaciones del sistema educativo general”.

Francés y árabe, más valorados

Además de otros muchos cambios en valoraciones, elementos, criterios y factores que afectan a todos los ascensos, y en algunos casos a algunas escalas o concretamente a coronel, teniente coronel, comandante, capitán..., también se incluye un cambio en el peso que se da a los idiomas.

En el texto de la nueva instrucción se adelanta que a partir de ahora se “otorga un mayor valor a la competencia lingüística en los idiomas francés y árabe, en respuesta a las necesidades y prioridades del Ejército de Tierra”.

Es un cambio suave: tras el inglés, que da “1 punto por valor grado de conocimiento más 0,5 puntos por cada nivel «+»”, se incluía ya el francés y el árabe, que suben de 0,60 a 0,70, y de 0,30 a 0,35 cada grado superior de nivel.

En todo caso, como da “respuesta a las necesidades y prioridades del Ejército de Tierra”, parece indicar que los países de lenguas árabe y francesa se contemplan como más prioritarios para el Ejército.

Eso encaja con la realidad ya presente, ya que los militares españoles se encuentran en operaciones tanto en países de Oriente Medio (Líbano, Iraq) donde se habla árabe (y francés en Líbano), como en países de África como Mali, República Centroafricana, Yibuti, Senegal, Somalia... donde se habla tanto el árabe como en muchos casos también el francés, por ser antiguas colonias francesas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?