Defensa

A la caza de perfiles falsos de legionarios, ‘boinas verdes’ y agentes de inteligencia

Miembros de las Fuerzas Armadas están recopilando casos de supuestos militares que se inventan destinos y medallas. Uno ha llegado a robar una foto de un sargento primero fallecido en accidente

Una de las imágenes que utiliza un perfil falso de militar.
photo_camera Una de las imágenes que utiliza un perfil falso de militar.

Se presentan como veteranos de los Grupos de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra, pero lucen al revés el emblema del machete y el laurel en la boina verde. Otros dejan escrito en LinkedIn que pertenecieron a la División de Contrainteligencia de la “Real Armada”.

Últimas noticias

Los hay que mezclan uniformes españoles con el rokiski de paracaidista de la Royal Air Force británica, mientras que alguno directamente edita por Photoshop una foto del rey vestido con el uniforme de capitán general y el Toisón de Oro a la que añade su cara.

Incluso una declara haber ingresado en la Legión once años antes de que lo hiciera la primera mujer que entró como personal de Tropa de uno de los Tercios.

El vídeo del día

Baleares dice que hay que recuperar 200.000 trabajadores del turismo

Estos son algunos ejemplos de los casos de personas que utilizan las redes sociales hinchando, exagerando o en la mayoría de los casos inventando de principio a fin un supuesto y muy dilatado currículum en las Fuerzas Armadas españolas.

Confidencial Digital ha podido comprobar que en los últimos meses proliferan las publicaciones de militares (auténticos), por ejemplo en Instagram, en las que expresan sus sospechas, o directamente denuncian que otros usuarios se dedican a presumir de una supuesta vinculación con las Fuerzas Armadas, actual o del pasado, que en realidad no es tal.

A verdaderos miembros de las Fuerzas Armadas les chirrían enseguida detalles que a cualquiera no experto le pasarían desapercibidos: un uniforme desfasado, una insignia desconocida, un distintivo en el uniforme que no cuadra con el supuesto empleo del protagonista...

Se le suma que quienes se hacen pasar por militares, o exageran lo que en muchos casos fue sólo unos meses haciendo la mili, suelen pasarse de frenada, y acumulan supuestos destinos en las unidades más selectas y de mayor peligro.

Sospechas entre otros militares

Desde hace ya años son muchos los miembros de los tres ejércitos, así como de las Fuerzas de Seguridad (Policía Nacional, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra, Ertzaintza, policías locales), que utilizan cuentas en Twitter, Facebook e Instagram, sobre todo, para compartir experiencias de su trabajo, publicar fotografías y comentar actuaciones con otros compañeros.

La difusión de imágenes e información de cuarteles o de sistemas de armas ha preocupado en algunas ocasiones al Ministerio de Defensa y a los mandos de las Fuerzas Armadas.

En el caso de los militares, la mayoría suelen ser más bien reservados y discretos. Algunos sí publican fotografías y vídeos en maniobras, en ejercicios de tiro, así como pilotando cazas de combate, helicópteros o aviones de extinción de incendios, pero lo hacen de forma muy limitada.

Los miembros de esta comunidad amplia de militares en redes sociales suelen tener conexiones entre sí (compañeros de unidades, aficionados a cierto tipo de armas o vehículos...), y es en ese contexto en el que cada vez más saltan de unos a otros ciertas alertas cuando detectan el perfil de alguien que claramente está exagerando o inventándose “méritos de guerra”.

Sobre todo, suelen llamar la atención dos aspectos. Por un lado, provocan suspicacias usuarios (que suelen tener por encima de los 50 años) que son demasiado exhibicionistas, que publican muchas fotos y muy explícitas de sus uniformes, medallas, armas...

Por otro lado, despiertan sospechas quienes parece que han pasado por todos los ejércitos y unidades: exhiben supuestas muestras de haber sido pilotos de combate, paracaidistas, legionarios, ‘boinas verdes’ de operaciones especiales, incluso miembros de unidades o servicios de inteligencia, habiendo pasado por varios ejércitos y fuerzas de seguridad, todo ello en dos o tres décadas de carrera.

‘Cazatrolas’ contra los falsos militares

Con el objetivo de “desenmascarar” a estas personas que se hacen pasar por militares, algunos miembros de las Fuerzas Armadas mantienen en Facebook un página, ‘Cazatrolas’, que se dedica a denunciar con imágenes y testimonios los casos de perfiles que se presentan como militares y que no lo son.

Esta página lleva tiempo publicando casos. Participan en ella militares en activo, en la reserva y simpatizantes de las Fuerzas Armadas, que en su actividad en redes sociales suelen detectar perfiles sospechosos de ser una invención, gracias sobre todo a meteduras de pata en la uniformidad o en los destinos que aseguran haber tenido.

Conforme ha ido ganando notoriedad entre militares, a ‘Cazatrolas’ llegan cada vez más aportaciones de seguidores que quieren denunciar nuevos casos de perfiles falsos.

Los responsables de la página aseguran que no publican lo primero que les llega, ni a la primera. Detrás de cada denuncia pública hay un cierto trabajo de documentación con fuentes abiertas para no dejar ningún cabo suelto.

También tratan de contactar con quienes exageran o se inventan su carrera militar, para que rectifiquen y retiren las fotografías y la información falsa. Sólo en un par de casos los “desenmascarados” han rectificado y pedido disculpas, y por ello ‘Cazatrolas’ ha eliminado la publicación.

Algunos de los señalados les han escrito, indignados, y otros incluso les han amenazado, bien con denunciarles ante los tribunales, bien con violencia. En muchas ocasiones han tumbado la página de ‘Cazatrolas’, al denunciarla ante Facebook, pero éstos han podido volver una y otra vez a funcionar en Facebook.

Con consecuencia de verse señalados en esta página, algunos falsos militares han borrado sus perfiles, otros los han dejado inactivos...

En muchos casos, desde ‘Cazatrolas’ repiten varias veces las denuncias contra determinados perfiles especialmente insistentes en presentarse como militares sin serlo.

Desde ‘Cazatrolas’ explican que quienes están detrás de esos perfiles falsos no suelen ser ni siquiera militares que exageran su currículum. La mayoría sólo hicieron el servicio militar obligatorio, la ‘mili’, en su juventud, pero con la extensión de las redes sociales hay quien ha visto la oportunidad de inventarse una vida falsa, en este caso presentándose como militares.

Legionarios, boinas verdes, paracaidistas...

Los ejemplos son de lo más diverso, pero suelen guardar ciertas semejanzas. Quienes se crean un personaje como militar veterano suelen optar por proclamar que han pasado por algunas de las unidades de mayor exigencia de las Fuerzas Armadas.

Por ello, muchos dicen haber pertenecido a la Legión. También es muy habitual que se presenten como ‘boinas verdes’ en activo o retirados, como si hubieran pasado por las antiguas Compañías de Operaciones Especiales (COEs) del Ejército de Tierra, actual Mando de Operaciones Especiales (MOE).

Otros dicen haber pertenecido a la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra. Algunos prefieren hacerse pasar por pilotos del Ejército del Aire, sobre todo de cazas de combate. También hay falsos guardias civiles (de unidades de élite como el GAR, Grupo de Acción Rápida), y supuestos militares de unidades de inteligencia.

Una de las falsedades más habituales es presentarse como oficiales de alta graduación, incluso como coroneles.

Decenas de casos

Estos son algunos de los ejemplos de casos destapados por ‘Cazatrolas’:

-- Un supuesto sargento que asegura que sirvió “en la COE 13 de 1974 al 78, consiguiendo el absoluto récord de estar en una unidad cinco años antes de su creación, ya que la COE13 se funda en 1979, con la creación del GOE 1”, señalan en el grupo de Facebook.

-- Un hombre que muestra una boina verde de la Unidad de Operaciones Especiales de la Infantería de Marina, pero que sin embargo afirma que la boina es de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL), pero al mismo tiempo, que fue buceador de combate. Además, luce en el pecho el parche que debe llevarse en el hombro.

-- Hay quien se presenta como piloto del Ejército del Aire, y le delata un detalle: luce un supuesto rokiski de metal de la Royal Air Force (RAF) del Reino Unido, en su mono de vuelo, pero lo lleva en el lado del mono (no en el uniforme) incorrecto.

-- Un hombre que dice haber llegado al grado de brigada (suboficial) resume así su carrera: “25 años destinado en la División de Contrainteligencia (contraespionaje militar) del Estado Mayor de la Defensa, anteriormente estuve en los Servicios de Inteligencia del Estado Mayor de la Real Armada de España”, pese a que ni siquiera el nombre oficial es Real Armada de España, sino Armada española.

-- Un supuesto oficial relata en sus redes que como ‘boina verde’ ascendió “a capitán por méritos en incursiones bélicas de máximo riesgo (textualmente del Boletín Oficial de Defensa)”. Se presenta como “Capitán en la reserva en Grupo de Operaciones Especiales” en LinkedIn.

-- Algunos de estos falsos militares publican en Facebook o Instagram fotos que muy fácilmente se ve que son burdas manipulaciones con cualquier editor de imágenes. Se descargan fotografías de despliegues de las Fuerzas Armadas en el extranjero, y normalmente con no demasiada pericia, pegan su rostro sobre la imagen.

Así, hacen creer que han sido ‘cascos azules’ en los Balcanes, que han estado en Afganistán o Irak manejando ametralladoras de vehículos de Tierra...

Uno llega hasta el extremo de manipular fotografías de Felipe VI, de forma que pone su rostro sobre una imagen del rey, con uniforme de capitán general, banda de la Orden de San Hermenegildo. Incluso coloca su rostro en la imagen de un soldado que lleva en los hombres un niño herido.

-- Llaman la atención quienes aseguran haber estado de misión en lugares donde las Fuerzas Armadas nunca se han desplegado. Alguno dice haber estado en Ramala (Palestina), otro en Siria...

-- Como ejemplo llamativo, un supuesto capitán cuenta que estuvo en el año 2006 combatiendo en Irak al frente de un contingente mixto del GOE I y de la Legión, resistiendo las acometidas del ejército irakí en el puerto de Um Kasar. El problema es que España retiró sus tropas en 2004, el puerto mencionado fue tomado en 2003 por soldados británicos, estadounidenses y polacos, y el GOE I había sido disuelto diez años antes.

-- Quien relata estos hechos asegura que por esta acción bélica fue nombrado capitán de los tres ejércitos de Estados Unidos: US Army, US Navy y US Air Force, y muestra fotos de las supuestas distinciones que le entregaron por ello.

-- Al Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (Ezapac, unidad de operaciones especiales del Ejército del Aire) dice pertenecer un hombre que se fotografía con boinas de todas las etapas de la unidad, azul, negra y verde: prendas que cubrirían varias décadas. Varias de las boinas las lleva puestas del revés.

-- Hay varios perfiles que se proclaman como antiguos ‘cascos azules’ de la ONU, pero lucen el emblema boca abajo. Algunos le han añadido a esta boina emblemas que no tienen nada que ver, como el de la Guardia Civil, o estrellas de teniente, también colocadas del revés.

-- Como ya se ha indicado, son varios los que publican fotos con una boina de una unidad y dicen haber pertenecido a otra: la boina de la Unidad de Operaciones Especiales de la Infantería de Marina, pero con distintivo del Ejército de Tierra.

-- Varios se delatan por errores como los ya indicados: por ejemplo, lucen sin reparo la insignia del machete y el laurel de los Grupos de Operaciones Especiales boca abajo. Algunos seguidores de la página detectan otros detalles llamativos: “La Bandera Nacional al revés, el mimeta de rayas usado en Vietnam llevando en el cuello los emblemas de Coronel del US Army y en el hombro derecho un parche no oficial o de fantasía de las Fuerzas Especiales norteamericanas en Vietnam; sin comentarios”, “de traca ,en las solapas lleva los emblemas de Coronel de EEUU”.

-- En ese sentido, la utilización de material extranjero es habitual: aparte del rokiski británico, esos emblemas estadounidenses, alguno se viste con uniformes franceses para hacerse pasar por militar del Ejército de Tierra español.

-- “Analista de sistemas de defensa con publicaciones en todo el mundo”, se define un hombre en LinkedIn. Maneja un foro militar en Facebook en el que pide dinero para distintos procesos judiciales o multas que tiene que afrontar, según la información publicada por ‘Cazatrolas’.

-- Las supuestas experiencias en sus años militares son en muchos casos muy fantasiosas: “Me enseñaron a hacer cartas bombas”, recuerda (supuestamente) uno de los “desenmascarados”, “nunca había manejado un arma y me hicieron francotirador”. Otro trata de dar la impresión a sus seguidores que se encuentra en misión en el extranjero: “Pasamos los días apostados a cierta distancia de colegios, hospitales [...], en tensa y permanente calma”.

-- Si bien la inmensa mayoría de quienes fabulan con un pasado militar que no tienen, también se ha detectado alguna mujer. Por ejemplo, una que dice haber ingresado en el III Tercio, en Fuerteventura, de la Legión, en 1988. El problema es que, destaca ‘Cazatrolas’, las primeras mujeres que ingresaron como personal de Tropa en la Legión lo hicieron en 1999 en el Grupo Logístico con base en Almería.

-- Por legionario ‘boina verde’ se intenta hacer pasar un hombre que regenta una cafetería con un nombre referido a la Legión. Como muestra de que estuvo en la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión exhibe una fotografía, supuestamente de joven, con la boina verde y el galón de cabo primero. Sin embargo, en la imagen sale con su apariencia actual, no más joven.

Así se crean su historia

Todas estas referencias las reflejan en perfiles en Twitter, en Facebook, en Instagram, incluso en LinkedIn o en Infojobs. Hay quienes llegan a presentarse en su currículum como “agente secreto”.

Quienes se han empeñado en destapar estos casos consideran que quienes se inventan destinos y méritos militares lo hacen por distintos motivos. En algunos casos creen que puede tratarse de personas con trastornos mentales, que han llegado a interiorizar que son militares con 30 años de servicio cuando no pasaron más de nueve meses en la ‘mili’.

¿Cómo consiguen mantener esa ficción? Los militares que han descubierto estos casos aventuran que muchos falsos legionarios, paracaidistas, pilotos... son aficionados a las Fuerzas Armadas y se compran uniformes, armas, insignias, boinas, gorras y todo tipo de material en rastros y en tiendas especializadas en el mundo de la “militaria”, en “airsoft” y recreación de batallas, o por internet.

Como no son verdaderos militares, cometen fallos con los uniformes y las insignias que pasan desapercibidos para la mayoría de sus seguidores en redes sociales -que se creen su historia-, pero que hacen saltar las alarmas a los miembros de las Fuerzas Armadas que dan con sus perfiles.

Militares que dedican tiempo a denunciar estas prácticas aseguran que es difícil incluso tumbar el perfil de estas personas. Señalan que es difícil acabar con esos perfiles, a no ser que comentan un delito.

Pero su opinión es que sí causan un daño: “A quienes sí se ganaron con esfuerzo esas insignias o boinas”, “a la imagen de las Fuerzas Armadas, porque son unos mamarrachos”, y “a quienes se lo creen y les dan prebendas”.

Alertan que algunos consiguen meterse en asociaciones y hermandades de veteranos de la Legión o de otras unidades de las Fuerzas Armadas, son invitados a actos oficiales, sin tener ninguna vinculación real con el mundo militar.

También advierten que muchos se mueven en los campamentos con cierta orientación militar que se organizan para niños y jóvenes, organizados en ocasiones por veteranos, o también por falsos veteranos.

Lo que sí ha llegado a los tribunales en ocasiones es el caso de algún “estafador del amor con uniforme”, como los tildan.

Han llegado a los tribunales

El perfil de Facebook ‘Cazatrolas’ sirvió de ayuda para destapar el caso de un hombre que se hacía pasar por teniente y francotirador del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra.

Con sus historias (falsas) de haber estado desplegado en Irak engañó a una empresaria murciana, con la que inició una relación sentimental. La mujer le llegó a prestar 56.300 euros, según denunció posteriormente ante la justicia.

El hombre le enviaba fotografías cogidas de la web del Ejército o de otros sitios de internet para tratar de sustentar su biografía falsa. Finalmente el hombre -que utilizaba un nombre falso- despareció sin devolver el dinero. El asunto ha sido juzgado en los tribunales.

“La abogada de la víctima supo quién era este señor a través de nuestra página”, explican desde ‘Cazatrolas’, que ya habían detectado ese perfil. Señalan que es muy habitual que quienes se inventan destinos y medallas lo hagan para impresionar a las mujeres.

Más recientemente se dio un caso similar. La Guardia Civil detuvo en noviembre a un hombre acusado de haber conseguido 9.000 euros engañando a mujeres por toda España, hasta 35. El presunto estafador se hacía pasar por militar, robando fotografías de perfiles públicos de las Fuerzas Armadas.

Suplantan a un infante de marina fallecido

En las últimas semanas se ha producido un episodio llamativo, relacionado con todos estos perfiles de falsos militares.

Una usuaria de Twitter publicó un mensaje con pantallazos de una cuenta de Twitter y de Gab (nueva red social). “Este es mi padre, Víctor Zamora Letelier, murió en acto de servicio el 24 de febrero de 2011 en acto de servicio. Este sinvergüenza está utilizando su imagen”, y pedía ayudar para denunciarlo.

El sargento primero de lnfantería de Marina Víctor Zamora Letelier falleció junto a otros cinco militares en el acuartelamiento de Hoyo de Manzanares (Madrid), mientras realizaban unas prácticas con minas anticarro. Hubo otros tres heridos graves.

Un perfil en Twitter y en Gab, con otro nombre, usaba como foto de perfil la imagen del sargento primero Zamora, con uniforme blanco de Infantería de Marina y la bandera de España de fondo.

ECD ha podido saber que la familia del militar fallecido recibió el aviso por unos amigos militares, a quienes había llegado noticia de este perfil.

La hija del sargento primero fallecido ha presentado una denuncia en comisaría contra el responsable de esa cuenta, por utilizar la fotografía de Víctor Zamora Letelier.

Este caso también llegó a la página de ‘Cazatrolas’, cuyos responsables aseguran que seguirán desmontan los casos de personas que se hacen pasar por militares para estafar y acosar a otras personas, y que además “ensucian el buen nombre de las Fuerzas Armadas”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?