Defensa

Los cazas españoles mantienen a raya a los aviones rusos en el Báltico

Hay un destacamento español desplegado en Lituania en la misión Policía Aérea del Báltico

Avión F-18 del Ejército del Aire en Lituania en la misión de Policía Aérea del Báltico
photo_camera Avión F-18 del Ejército del Aire en Lituania en la misión de Policía Aérea del Báltico

Los F-18 del destacamento aéreo español Vilkas en Lituania ha realizado 12 intercepciones de aviones rusos hasta ahora.

La guerra entre Ucrania y Rusia continua haciendo estragos, especialmente en la región del Donbás donde parecen intensificarse los combates estas últimas semanas. En medio de este contexto en el que Occidente y el gobierno de Putin se mantienen en un tira y afloja constante, España se mantiene como un aliado destacable en la misión de la OTAN conocida como Policía Aérea del Báltico.

Desde que comenzase el conflicto en Europa los países miembros de la OTAN han mantenido su posición de defensa activada para cualquier cambio de dirección en la guerra. Entre ellos, España, que desde el primer día ha ofrecido todo su apoyo logístico y militar para cumplir los requerimientos de la organización en materia de defensa. Prueba de ello es como decimos la misión actual en la que participa y que tiene como objetivo proteger el cielo de los países bálticos (integrantes de la OTAN) de incursiones rusas.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en visita a la base de Siauliai (Lituania)
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en visita a la base de Siauliai (Lituania)

Hasta el momento este contingente llamado Vilkas (lobo en lituano) y compuesto por 140 militares y ocho impresionantes F-18 españoles, que bien podrían entrar en el ranking de los aviones de combate más avanzados del mundo, está cumpliendo con creces su objetivo. A día de hoy, aunque muchos no lo sepan, han efectuado 200 salidas, siendo doce de ellas intercepciones de aeronaves rusas sin identificar. Un ejercicio que resulta crucial y que requiere de mucha precisión y templanza. La tarea consiste principalmente en identificar e interceptar cualquier aeronave no identificada u hostil que trate de entrar en espacio aéreo aliado, vuele sin comunicarse por radio o sin plan de vuelo. 

Durante las 24 horas del día, estos F-18 permanecen atentos ante cualquier emergencia, lo que se conoce como Alerta de Reacción Rápida. Se llama así por los escasos 15 minutos que tardan en despegar los cazas desde que se da la alerta. Los pilotos realizan primeramente un análisis visual e, incluso, toman fotografías del avión en concreto para analizar procedencia y características. Si una vez hecho esto el avión se acerca más de la cuenta a espacio aéreo protegido se "invita" a cambiar de ruta al identificado mediante comunicaciones.

Se trata de una operación que ocurre con bastante frecuencia, principalmente, porque los aviones rusos tienden a completar la ruta San Petersburgo-Kaliningrado con la radio apagada y acercándose al territorio aéreo de Lituania, Estonia y Letonia.

 

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?