Defensa

El CNI busca militares para convertirlos en agentes de campo

Requisitos: tener menos de 35 años y superar las pruebas físicas propias del servicio de inteligencia. Ofrece un salario bruto anual de entre 30.000 y 40.000 euros

Militares del Ejército de Tierra, en unas maniobras.
photo_camera Militares del Ejército de Tierra, en unas maniobras.

Los miembros de las Fuerzas Armadas que estén interesados en dar el salto a otra ocupación tienen una posible salida: pasar al Centro Nacional de Inteligencia. El servicio de inteligencia, que en su origen (CESID) tenía carácter militar, abrió recientemente una oferta para captar militares.

Confidencial Digital ha podido comprobar que entre el 5 de marzo y este jueves 11 de marzo, el Sistema de Aprovechamiento de Capacidades Profesionales del Personal Militar (Sapromil) del Ministerio de Defensa ha mantenido abierta una oferta que llevaba por título una sola palabra: “Operativo”.

Sin embargo, el detalle de la oferta muestra que la oferta corresponde al Centro Nacional de Inteligencia. Uno de los requisitos imprescindibles para los aspirantes al puesto es “estar en condiciones de superar las Pruebas de Aptitud Física del CNI”.

Además, se les exige tener “carnet de conducir A2 [motocicletas con una potencia máxima de 35 kW (algo menos de 47 cv)] o estar en condiciones de obtenerlo antes de la fecha de incorporación al Centro”.

Otros requisitos imprescindibles son acreditar nivel mínimo de estudios de Bachillerato, Técnico o equivalente y tener el carnet de conducir B (automóviles de hasta 3.500 kg, el más habitual).

También se advierte que es necesaria la “disponibilidad geográfica”, y se indica que preferiblemente se buscan menores de 35 años.

Adquisición de información con técnicas especiales

¿En qué consistirá el puesto de “operativo” en el CNI al que pueden optar los militares? Como “tareas a realizar” sólo se indica “actividad operativa”, pero antes se describe el trabajo de la siguiente forma:

-- “Adquisición de información mediante actividades operativas que requieren técnicas especiales. Participar en el estudio y ejecución de los trabajos asignados tanto operativos como técnicos. Realizar el estudio, pruebas, análisis y preparación de los equipos y materiales necesarios para el desarrollo de la actividad operativa”.

En la web del Centro Nacional de Inteligencia se define el puesto de trabajo de “técnico operativo” como aquel cuyo cometido “es la adquisición de información mediante actividades operativas que requieren medios, procedimientos o técnicas especiales”.

Se avanza en ese caso que “se requiere buena forma física, capacidad de concentración y disponibilidad geográfica y horaria. Los aspirantes deben estar en posesión de alguna de las titulaciones que dan acceso al subgrupo C1, así como del permiso de conducción de motocicletas tipo A. Serán valorables todos aquellos cursos acordes con el perfil del puesto de trabajo tales como motociclismo, tiro, conducción operativa, etc”.

Por tanto, el puesto que se ofrece a los miembros de las Fuerzas Armadas es de agente de campo u operativo, que suelen encuadrarse en los grupos operativos o grupos KA, que según páginas especializadas como Intelpage, son los “encargados de realizar aquellas actividades que requieran medios, procedimientos o técnicas especiales: acciones encubiertas, seguimientos, infiltraciones, acciones no convencionales, penetración en domicilios o embajadas para colocar micrófonos...”.

En la oferta para captar militares, el CNI señala que como “requisitos deseables” valorará en los candidatos que cuenten con “conocimientos de transmisiones, medios de imagen, mecánica especial, informática y/o electrónica...”.

Sueldo de más de 30.000 euros anuales

La oferta tiene condiciones laborales atractivas. El servicio de inteligencia ofrece un contrato indefinido, con jornada laboral completa, y un salario bruto anual de “30.000 a 40.000 euros”, lo que supera ampliamente el salario de los militares de la Escala de Tropa y Marinería, por ejemplo.

En este proceso de selección no se especifica si los aspirantes deben ser de Tropa, Suboficiales u Oficiales, por lo que cabe concluir que podrían optar militares de cualquier escala que cumplan los otros requisitos.

Se entiende que, si sus perfiles son seleccionados, los militares interesados tendrán que pasar las distintas pruebas que se exigen para ingresar en el Centro Nacional de Inteligencia, incluida esa Pruebas de Aptitud Física del CNI.

Las últimas estadísticas que facilita el centro en su página indican que los años como servicio civil han invertido la proporción de militares, civiles y agentes de las Fuerzas de Seguridad.

Según esas estadísticas, sólo el 26,88% de los miembros del CNI proceden de las Fuerzas Armadas. Otro 10,68% habrían dado el salto desde las Fuerzas de Seguridad (principalmente, la Guardia Civil), y el 62,44% son civiles.

La media de edad está en 44 años, pero ahí se incluye todo el personal, incluidos los analistas de inteligencia, que trabajan en la sede central dedicados a procesar la información que obtienen los agentes operativos, para transformarla en inteligencia.

El vídeo del día

Vox dará apoyo “gratis” a Ayuso para “que la izquierda no entre en Gobierno”
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes