Defensa

El coronavirus causa bajas clave en el Mando de Operaciones que dirige el despliegue militar

Varios analistas de planeamiento, un área estratégica de la ‘Operación Balmis’, han tenido que abandonar tras dar positivo

Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa.
photo_cameraMando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas; Laurentino Ceña, Director Adjunto Operativo de la Guardia Civil; José Ángel Jiménez, DAO de la Policía Nacional... por no hablar de los ministros (Carmen Calvo, Irene Montero, Carolina Darias) y de personas cercanas a Pedro Sánchez que han dado positivo por coronavirus. La lista es larga.

Los contagios por Covid-19 entre el núcleo duro que dirige la respuesta del Estado frente a la epidemia que asola España han obligado a buscar recambios a estos portavoces. Por el momento el único que no se ha contagiado de los miembros iniciales del comité de crisis que comparece en La Moncloa es Miguel Ángel Villarroya, Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD).

Confidencial Digital ha podido saber, sin embargo, que al Estado Mayor de la Defensa que dirige el general del Aire Villarroya sí ha llegado el coronavirus.

El Mando de Operaciones

Fuentes consultadas por ECD revelan que en los últimos días han caído enfermos por esta epidemia varios militares del Estado Mayor de la Defensa que estaban participando, precisamente, en el planeamiento de la ‘Operación Balmis’; es decir, el despliegue de las Fuerzas Armadas por toda España para colaborar en las tareas contra la expansión del coronavirus.

La ‘Operación Balmis’ la dirige el JEMAD a través del Comandante del Mando de Operaciones, el teniente general Fernando López del Pozo. El Mando de Operaciones, según se explica en la web del Estado Mayor de la Defensa, es “el órgano de la estructura operativa, subordinado al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), responsable de realizar el planeamiento y la conducción operacional, así como el seguimiento de los planes operativos y las operaciones militares que se le asignen”.

Dentro del Mando de Operaciones hay un general adjunto de Operaciones (que ha de ser un general de Brigada o contralmirante) que coordina las secciones del Estado Mayor de “Inteligencia”, “Operaciones en Curso”, “Planes”, “Adiestramiento y Ejercicios” e “Influencia”.

A la coordinación de la ‘Operación Balmis’ se ha destinado cierto número de analistas de Planeamiento, encargados precisamente de los planes de despliegue de las unidades de Tierra, Armada, Aire, Guardia Real y UME por España con distintas funciones.

Pues bien: varios de estos analistas de planeamiento, oficiales destinados en el Estado Mayor de la Defensa, han causado baja. Han caído enfermos por el coronavirus. Han debido abandonar el operativo y ser aislados en sus domicilios.

Analistas de planeamiento, “recursos críticos”

Las fuentes militares conocedoras de estas bajas subrayan a ECD que, si bien todos los casos de militares infectados son importantes en el marco de esta operación, estas son “especialmente sensibles”.

Explican que si por su intervención en la ‘Operación Balmis’ se han infectado ya más de 200 militares, no todos son igualmente sustituibles. En el punto actual del despliegue, los militares que salen a las calles y caen contagiados son enviados a sus casas o unidades para aislarse y tratar de pasar el coronavirus siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Pero de inmediato son reemplazados por compañeros de su misma unidad.

El problema con los contagios en el Mando de Operaciones es que es más complicado sustituir al personal que está causando baja. No hay tantos analistas de planeamiento capacitados que puedan tomar el relevo.

Se trata de militares a los que se considera “un recurso crítico”. Su baja es más sensible y su sustitución no es tan automática como pudiera ser la de un soldado que da positivo o tiene síntomas y deja de prestar servicio entre los varios miles de efectivos que se despliegan cada día para realizar patrullas de presencia, para desinfectar espacios públicos, para levantar hospitales de campaña, para trasladar material médico y farmacéutico...

Confidencial Digital se ha puesto en contacto con el Estado Mayor de la Defensa para saber qué medidas se han adoptado tras las bajas de estos analistas de planeamiento del Mando de Operaciones, y si se han hecho pruebas al comandante del Mando de Operaciones, el teniente general López del Pozo, que es quien por debajo del JEMAD está coordinando el despliegue histórico de las Fuerzas Armadas en territorio nacional para ayudar a contener la epidemia de coronavirus.

Al cierre de esta edición, no se había recibido respuesta.

El JEMAD visitó la sede

El Mando de Operaciones tiene su sede en la base de Retamares, en Pozuelo de Alarcón, al oeste de Madrid. Este antiguo cuartel de la OTAN ha ido acogiendo organismos y unidades del Estado Mayor de la Defensa, al que se le quedaron pequeñas sus instalaciones en la calle Vitrubio de Madrid. De ahí que se le denominara “el Pentágono español”, por la vieja intención de que agrupara a numerosos organismos directivos de las Fuerzas Armadas.

Cabe señalar que el 19 de marzo, en la primera semana de la ‘Operación Balmis’, el JEMAD visitó el Mando de Operaciones junto al comandante del mismo.

El Estado Mayor de la Defensa difundió fotografías de la visita. El general Villarroya habló con el teniente general López del Pozo y con otros miembros del Mando de Operaciones, y visitó la sala desde la que se coordina todo el operativo: un espacio en el que destacaba una gran pantalla, con el mapa de España en el que estaban señaladas las actuaciones de distintas unidades de las Fuerzas Armadas.

90114105_3220188041540038_5083915516549005312_n90155964_3220188058206703_7822829810614272000_o90053520_3220188044873371_5007152425061056512_n

En esa visita, ni el JEMAD ni quienes trabajaban en el Mando de Operaciones -del que, como se ha indicado, ya han causado baja varios contagiados por coronavirus- aparecieron en las fotografías utilizando elementos de protección como guantes y mascarillas.

La ministra de Defensa acudió al mismo lugar días después, el 24 de marzo, con el JEMAD, y sólo uno de los militares que aparece en las imágenes llevaba mascarilla.

Margarita Robles, en el Mando de Operaciones.

Sin embargo, más recientemente Robles y el JEMAD Miguel Ángel Villarroya visitaron el Mando de Componente Terrestre en el Cuartel General del Ejército de Tierra, en el Palacio de Buenavista, junto a la plaza de Cibeles de Madrid.

Según la cadena operativa, bajo el Mando de Operaciones se encuentran los mandos de componente terrestre, naval y aéreo, así como la Unidad Militar de Emergencias.

EUX0bkpXkAIX1l0

De forma similar a la visita del JEMAD al Mando de Operaciones en Retamares, Robles entró en la sala en la que un grupo de miembros del Mando de Componente Terrestre coordinaban la participación del Ejército de Tierra en la ‘Operación Balmis’.

Esta visita tuvo lugar el 30 de marzo, y tanto la ministra, como el JEMAD, como el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) y todos los altos mandos y el personal del Mando de Componente Terrestre ya llevaban mascarillas y guantes, lo que no sucedió en el Mando de Operaciones en la anterior visita de Villarroya, el día 19.

EUX0bkjWoAA4R10EUX0bklXQAAauM7

EUX0bk0WkAImkr5

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable