Defensa

Debate interno en las Fuerzas Armadas sobre a qué ejército debería pertenecer el nuevo JEMAD

Entre los generales no hay una posición clara sobre si con Miguel Ángel Villarroya ya ha corrido el turno del Aire, y por tanto se debería nombrar a un almirante de la Armada

La ministra de Defensa, el JEMAD y los jefes de Estado Mayor de los tres ejércitos.
photo_camera La ministra de Defensa, el JEMAD y los jefes de Estado Mayor de los tres ejércitos.

La polémica por las vacunaciones en el Estado Mayor de la Defensa, desveladas por Confidencial Digital, ha conducido a que el hasta ahora JEMAD, Miguel Ángel Villarroya, haya solicitado su cese a la ministra de Defensa.

Ahora Margarita Robles tendrá que elegir a otro oficial general para que asuma el puesto de Jefe del Estado Mayor de la Defensa. El general del Aire Villarroya llevaba sólo un año en el cargo: Robles lo nombró en enero de 2020, cuando nada más formarse el Gobierno de coalición PSOE-Podemos y ver confirmada su continuidad en Defensa, cesó a Fernando Alejandre, el JEMAD que había ‘heredado’ de la etapa de María Dolores de Cospedal en el ministerio.

Villarroya es quien menos tiempo ha ocupado este puesto, creado a principio de los años 80.

El primero, almirante de la Armada

El primer JEMAD, Ángel Liberal, era almirante de la Armada; el segundo, Gonzalo Puigcerver, teniente general del Ejército del Aire; le sucedió otro almirante de la Armada, Gonzalo Rodríguez Martín-Granizo. Desde entonces se ha mantenido ya sí una rotación fija entre los tres ejércitos, con el orden Tierra-Aire-Armada.

Antes del general del Aire Miguel Ángel Villarroya, ocupó el cargo Fernando Alejandre, general de Ejército, de Tierra. El antecesor a Alejandre fue el almirante general de la Armada Fernando García Sánchez.

Por tanto, de mantenerse la tradición, el sustituto de Villarroya debería ser un oficial general de la Armada; en principio, un almirante de la Armada, que sería ascendido a almirante general.

Sin embargo, distintas fuentes apuntan a ECD que la renuncia del general del Aire Miguel Ángel Villarroya, sólo un día después de revelarse en estas páginas que se había vacunado junto a otros altos mandos del Estado Mayor de la Defensa, ha provocado cierto debate interno entre oficiales generales de las Fuerzas Armadas.

¿El Ejército del Aire pierde “turno”?

La duda es precisamente si Miguel Ángel Villarroya “corre turno”, es decir, si cuenta como que el Ejército del Aire ya ha tenido a un representante al frente del Estado Mayor de la Defensa. De ganar esa opción, se entiende que Margarita Robles nombraría a un almirante de la Armada como nuevo JEMAD.

La otra opción es que se considere que Villarroya ha estado tan sólo un año, y por tanto el Ejército del Aire no ha llegado a “agotar” su turno. En ese caso, se podría nombrar a otro teniente general del Ejército del Aire (que sería ascendido a general del Aire) como JEMAD.

El teniente general (retirado) Pedro Pitarch apuntaba en su blog que “quizás, fuera una buena oportunidad política para hacer tabla rasa y rejuvenecer la cúpula militar al completo. Si éste no fuera el caso, quizás lo más económico fuera que el actual JEMA, general Javier Salto Martínez-Avial, fuera nombrado JEMAD hasta una posterior y no lejana renovación de la cúpula militar”.

Es decir, el actual Jefe del Estado Mayor del Aire cubriría la salida de Miguel Ángel Villarroya en el Estado Mayor de la Defensa, y a su vez se nombraría a otro JEMA.

Cabe recordar que los tres jefes de Estado Mayor de Tierra, Armada y Aire cumplirán esta primavera cuatro años desde que fueron nombrados por María Dolores de Cospedal. Con su próximo relevo, Margarita Robles iba ya a tener a toda la cúpula militar nombrada por ella, sin ‘herencias’ del pasado.

Algunos oficiales generales apuntan que podría ser conveniente acometer a la vez el recambio en todos estos puestos, quizás esperando unos meses y colocando mientras tanto un JEMAD ‘provisional’, hasta cambiar a la vez a los jefes de Estado Mayor de la Defensa, de Tierra, de la Armada y del Aire.

En el equipo más cercano a Robles

Hace un año, cuando Margarita Robles relevó a Fernando Alejandre, y tenía que buscar a un oficial general del Aire, se fijó en quien era en ese momento el jefe del Gabinete Técnico de la ministra: el teniente general del Aire Miguel Ángel Villarroya. Era una persona de su círculo más próximo en el ministerio.

Cabe señalar que actualmente hay un almirante de la Armada en los puestos más altos del organigrama del Ministerio de Defensa. El almirante Juan Francisco Martínez Núñez es secretario general de Política de Defensa. Es el único que permanece de la cúpula del ministerio nombrada por Cospedal en 2016.

Altos mandos recién nombrados

Un nombramiento de nuevo JEMAD ha supuesto en ocasiones la renovación de gran parte de los altos mandos del Estado Mayor de la Defensa. Algunos de ellos, precisamente, también fueron vacunados contra el Covid-19 como Miguel Ángel Villarroya. Sin embargo, algunas fuentes apuestan por su continuidad, al menos de momento, ya que apenas llevan unos meses en el cargo.

Fue en septiembre de 2020, cuando el teniente general Fernando García González-Valerio asumió el puesto de Jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), en sustitución del almirante Javier González-Huix.

Ese mismo mes, el general de División del Ejército del Aire Francisco Braco Carbó fue nombrado Comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), como sucesor del teniente general de Tierra Fernando López del Pozo.

Por tanto, Fernando García González-Valerio y Francisco Braco suman unos cuatro meses en sus puestos.

Salpica a la Subsecretaría de Defensa

Se espera que el cese de Miguel Ángel Villarroya y el nombramiento de su sustituto se aprueben en Consejo de Ministros este martes. En principio, la renuncia del JEMAD parece cortar la polémica por el orden de vacunaciones contra el coronavirus en las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, también se ha visto salpicado el Ministerio de Defensa. El protocolo de vacunas, la “Estrategia de vacunación contra el Covid-19”, llegó al Estado Mayor de la Defensa (y a los estados mayores de Tierra, Armada y Aire) desde la Subsecretaría de Defensa, que dirige Amparo Valcarce.

El documento iba acompañado de una carta del director del Gabinete Técnico de la Subsecretaría, el vicealmirante Antonino Cordero. De la lectura de esa carta podría entenderse que se abría la puerta a vacunar a personal de grupos menos prioritarios, aunque no se hubiera terminado de vacunar a otros más arriba en la lista.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?