Defensa

Defensa busca un dron capaz de derribar otros drones

Va a adquirir un prototipo de RPA para detectar amenazas contra bases y unidades, y neutralizarlas

Drone en vuelo en una misisón de vigilancia con videocámara instalada.
photo_cameraDrone en vuelo en una misisón de vigilancia con videocámara instalada.

Radares con radio que detectan amenazas e inhiben las señales, sistemas de captura electrónica, incluso artillería de 35 mm: las Fuerzas Armadas han probado o están ejercitando distintos métodos para defenderse de la amenaza que suponen los drones enemigos, ya tengan éstos misiones de espionaje o sean ofensivos al ir armados con munición u explosivos.

Confidencial Digital ha podido comprobar que el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), dependiente del Ministerio de Defensa, está buscando adquirir el prototipo de un RPA (Remotely Piloted Aircraft, aeronave tripulada por control remoto) “anti RPA”: es decir, que detecte, persiga y neutralice otros drones.

Proteger posiciones o infraestructuras

El INTA, y concretamente el Departamento de Optoelectrónica y Misilística, están desarrollando dentro del proyecto “Artemisa” un sistema completo “RPA anti RPA”, es decir, drones dedicados a combatir a otros drones.

El Laboratorio de Guiado y Control de ese departamento está trabajando en un sistema terrestre de detección y seguimiento de aeronaves no tripuladas, y en ese contexto busca que una empresa le proporcione el hardware y el software de un dron que pueda realizar esa misión.

El objetivo del INTA, que desarrolla tecnologías útiles para la defensa, es contar con un sistema para “proteger posiciones o infraestructuras que pudieran ser vulnerables a la acción de aeronaves remotamente pilotadas enemigas”, y que lo haga utilizando “tecnología láser y de visión artificial para una correcta localización y posterior seguimiento de estas amenazas RPAS en el entorno”.

¿Cómo funcionaría el sistema? Según los pliegos del contrato, “con las técnicas actualmente en desarrollo, es posible la determinación de la ubicación de la amenaza (apoyando la detección con otros elementos detectores), y utilizar el reflejo del haz láser emitido desde la posición a defender, sobre la amenaza, para poder seguir su trayectoria (incluso en condiciones de dinámicas de movimiento de alta velocidad). Del mismo modo, este reflejo sobre la amenaza se pretende utilizar para, una vez ubicada, poder enviar una contramedida hacia la amenaza a fin de interceptarla y, en caso necesario, derribarla”.

Dron de ala rotatoria

El dron a adquirir será de ala rotatoria (con hélices tipo helicóptero), ya que el INTA ya ha comprado también otro prototipo de ala fija.

El sistema tendrá una estación de tierra, que determinará la posición de la amenaza de otro dron que se acerque a una infraestructura o a una unidad militar. Una vez detectada, enviará al dron propio la trayectoria que debe seguir para neutralizar la amenaza del RPA hostil.

La aeronave tripulada remotamente dispondrá de un “autopiloto” que cuando la técnica esté perfeccionada permitirá que al recibir las coordenadas iniciales calcule por su cuenta la trayectoria para frenar al dron enemigo.

Colisión o neutralización con red

La empresa que suministre al INTA el prototipo tendrá que implementar en su dron anti-drones unas funciones que prevean distintos escenarios de “persecución y derribo”.

Las opciones que por ahora se contemplan son que o bien el dron defensivo derribe al dron intruso, que amenaza una base o a tropas españolas, colisionando con él, o bien que lo neutralice “mediante red o sistema similar”.

Esa tarea de persecución y neutralización requerirán que el prototipo de RPA anti RPA “deberá volar a una velocidad idónea para permitir la intercepción en el menor tiempo posible, para evitar una aproximación excesiva (en la que pueda ocasionar daños) de la amenaza a la posición defendida”. Sería el caso, por ejemplo, de un dron con explosivos que terminara explotando cerca de su objetivo.

También deberá estar dotado de “una dinámica de movimientos lo suficientemente ágil para permitir la modificación de su trayectoria, especialmente en la fase de aproximación terminal, a fin de realizar un correcto seguimiento de la amenaza” y que el dron enemigo no se escape.

Además de suministrar ese prototipo, la empresa adjudicataria tendrá que impartir un curso de manejo de la aeronave, de como mínimo 22 horas, a un grupo de entre dos y cinco operadores.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?