Defensa

Defensa comienza a usar drones en sus vídeos para promocionar el Ejército

Tomas de submarinos navegando en el mar, maniobras de misiones en el extranjero y pruebas de las Unidades de Operaciones Especiales

Un militar español, con un dron Raven.
photo_cameraUn militar español, con un dron Raven.

La revolución tecnológica ha cambiado la manera en la que tanto particulares como empresas o instituciones proyectan sus mensajes hacia el público. Técnicas de segmentación, estrategias de marketing en redes sociales o vídeos promocionales cada vez más trabajados en los que se usan nuevas herramientas, como pueden ser los drones.

En la Unión Europea se estima que existe un parque de entre 1 y 1,5 millones de drones de uso civil, que se ha alcanzado fundamentalmente por un fuerte crecimiento de los de uso recreativo. Las Fuerzas Armadas también se han apuntado a esta tendencia y han adquirido varios de estos aparatos con fines distintos al de la defensa nacional.

Drones que sobrevuelan los vídeos del ejército

Los drones han resultado ser un elemento muy útil para diversas tareas. Desde misiones de reconocimiento hasta inspecciones de infraestructuras, pasando por grabaciones de vídeo, que proporcionan una imagen aérea muy efectiva para encuadrar en una toma escenas amplias en un mismo encuadre.

En este aspecto, Confidencial Digital ha podido comprobar como en varios vídeos publicados en las cuentas de Youtube de entre los diferentes estratos de las Fuerzas Armadas aparecen varias secuencias que han sido grabadas con un dron.

Aportan diferentes planos generales grabados desde las alturas y este diario ha identificado varios ejemplos de ello:

En este vídeo se pueden apreciar distintas tomas de altura en el que la Armada muestra la Flotilla de Submarinos de España navegando por el mar, lo que permite apreciar sus grandes dimensiones y algunas de sus características. A su vez, también incluye imágenes aéreas del cuartel.

Los hay en los que se usa, aparte de con fines de promoción, para controlar con una visión privilegiada los ejercicios militares. Un ejemplo es el del Curso de Aptitud Básica en Unidades de Operaciones Especiales, que abre con un plano general idóneo para ubicar y seguir los diferentes desplazamientos de esta unidad durante un ejercicio.

Existen más ejemplos, pero con un carácter más institucional. El que hizo oficial el Ejército de Tierra por el Día de la Mujer el pasado 8 de marzo o el de la puesta en servicio del nuevo pantalán del Tercio de Levante.

Su utilización está más que justificada. Desfiles militares con una gran cantidad de soldados, vehículos de grandes dimensiones o las maniobras en tierra de diferentes unidades se aprecian mejor desde el aire con una vista de pájaro y mantienen la capacidad de ser dirigidos por control remoto al mismo tiempo que un visor permite seguir lo que se está grabando, por lo que a efectos prácticos, actúa igual que una cámara de vídeo pero capturando imágenes que de otra manera serían imposibles de realizar.

Plan Estratégico para el desarrollo de drones

La utilización de este tipo de aparatos por parte del Ejército no se resume únicamente en el papel que desempeñan para la elaboración de vídeos informativos o de promoción. Evidentemente, también existen varios modelos con fines militares.

Los usados en la producción audiovisual son más pequeños y compactos, mientras que los militares, algo más grandes, se asemejan a aviones no tripulados, como los cuatro modelos Reaper que España ya adquirió en 2015 a Estados Unidos.

No obstante, su presencia en la vida civil también supone un avance para el progreso de varios elementos de seguridad concernientes al mundo urbano.

El Gobierno tomó nota de ello en marzo del año pasado y elaboró un Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España. En él apuntan a la necesidad de ponerse al nivel del resto de socios europeos en el uso y fabricación de los mismos.

En el documento, se alude a las diferentes ventajas que los drones pueden suponer en el campo de la defensa, seguridad y el ordenamiento civil.

El abaratamiento de los costes operativos, la mejora en la seguridad laboral para misiones en entornos complejos, la reducción del impacto medio ambiental o una mayor flexibilidad de despliegue serían algunas de las razones por las que España invertirá en este campo, ya que se tratan de herramientas polivalentes que pueden tanto reconocer el terreno en una situación de rescate como ofrecer imágenes desde las alturas de un submarino de la Armada surcando los mares.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?