Defensa

Defensa explica seis meses después el incidente de un F-18 con el avión del ministro de Rusia

Asegura que las aeronaves de escolta de Serguei Shoigú “redujeron intencionada y drásticamente la distancia” con el caza español, que tuvo que colocarse “en posición de seguridad”

Incidente entre un caza español y otro ruso que escoltaba al ministro de Defensa de Putin.
photo_cameraIncidente entre un caza español y otro ruso que escoltaba al ministro de Defensa de Putin.

“Al ser una maniobra de OTAN es ella quien debe informar de estos temas”: es la respuesta oficial que el Ministerio de Defensa dio el 13 de agosto de 2019, cuando el gobierno ruso difundió un vídeo en el que se veía a un F-18 español interceptar sobre el mar Báltico al avión que transportaba al ministro de Defensa de Rusia.

 

El cazabombardero español participaba en las tareas de policía aérea que realiza la OTAN en las tres ex repúblicas soviéticas del Báltico (Estonia, Letonia y Lituania), y las interceptaciones e identificaciones de aviones oficiales o militares rusos son frecuentes.

En este caso, como se ha indicado, el Ministerio de Defensa español rehusó dar explicaciones. Sólo declaró que seguía con atención la actividad de los aviones españoles que participan en esa operación, que tenía “todos los datos” sobre lo sucedido, pero que era la OTAN a quien le correspondía dar una respuesta.

Confidencial Digital ha podido comprobar, sin embargo, que seis meses después del incidente aéreo, el Gobierno de España sí ha dado ciertas explicaciones a lo que sucedió ese 13 de agosto de 2019 entre el F-18 del Ala 12 (con base en Torrejón de Ardoz, la misma que intervino en el Air Canadá averiado en Barajas) y dos cazas Sukhoi S-27S rusos que escoltaban al avión oficial del ministro de Defensa ruso.

La versión de Defensa

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu registró en el Congreso una pregunta escrita en la que indicaba que deseaba saber si el Gobierno de España conocía “cuál fue el cronograma de los hechos”, “cuál fue el motivo del incidente” y si se habían producido incidentes similares en los últimos años”.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dado ahora respuesta a esta pregunta escrita. En dicha respuesta, consultada por ECD, da la versión española sobre ese encontronazo aérea entre aeronaves rusas y el caza español integrado en la misión báltica de la OTAN.

“En la mañana del 13 de agosto de 2019 el Centro de Operaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encargado del control de los F-18 españoles integrados en la misión de defensa del espacio aéreo de los países bálticos (Baltic Air Policing -BAP-), alertó a las tripulaciones para que estuvieran preparadas para el despegue inmediato”, comienza Defensa.

“Tras recibir la orden de despegue, las aeronaves españolas consiguieron la identificación visual de una aeronave escoltada por otras dos, todas pertenecientes a la Federación Rusa, conforme al procedimiento habitual en este tipo de interceptaciones”, continúa el departamento de Margarita Robles en la respuesta parlamentaria.

Ahí incluye el dato que señala más claramente la responsabilidad en este asunto:

-- “Cabe señalar que, durante el proceso de identificación, las aeronaves de escolta rusas redujeron intencionada y drásticamente la distancia con las aeronaves españolas, que tuvieron que colocarse en posición de seguridad”.

Es decir, apunta a los cazas Sukhoi S-27S rusos que escoltaban al avión de Serguei Shoigú como responsables del incidente, al reducir “intencionada y drásticamente” la distancia, ahí indica con las aeronaves españolas, si bien en el vídeo sólo se ve a un caza y así se contó en su día la noticia.

Defensa, sin embargo, habla en todo momento en plural, lo que apunta que en ese proceso de identificación habrían participado al menos dos F-18 españoles con base en Lituania, y no sólo uno.

Algunos expertos del Ejército del Aire analizaron entonces la maniobra, según contó OK Diario, y concluyeron que el piloto del caza español que aparece en el vídeo difundido por Rusia actuó de forma “magistral”, al elevarse y situarse por encima del caza ruso para así tener ventaja en caso de hostilidades.

No detalla los incidentes similares

El Ministerio de Defensa termina señalando que “los aviones F-18, una vez finalizada la misión, tomaron tierra en la Base Aérea alternativa de Amari (Estonia), tras una hora de vuelo aproximadamente”.

Lo que no detalla es en cuántos incidentes similares se han producido en los últimos años, tal y como pedía el diputado de EH Bildu. La respuesta despacha esa cuestión diciendo que “estas situaciones se han producido en diferentes ocasiones que han involucrado a aeronaves de la Alianza Atlántica en la misión BAP”, es decir, Policía Aérea del Báltico.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes