Defensa

Defensa justifica ante el Congreso el veto al ascenso de un general de Tierra

Vox pidió explicaciones sobre la decisión de Robles de no promocionar al jefe de estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, pese a que contaba con el apoyo del anterior JEMAD y del JEME

Clausura de un curso de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS).
photo_cameraClausura de un curso de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS).

El Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido que dar explicaciones ante el Congreso sobre por qué la ministra de Defensa, Margarita Robles, no promocionó a un general de Brigada del Ejército de Tierra a un determinado puesto que conllevaba el ascenso a general de División.

Confidencial Digital ha podido consultar la respuesta que el Ejecutivo ha dado a una pregunta parlamentaria que registró el Grupo Parlamentario de Vox el pasado 1 de junio. Hacía referencia al general de Brigada Antonio Esteban, que fue jefe de estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS) y sobre el que se publicaron varias informaciones sobre el veto de Margarita Robles a su ascenso.

Según contó Vozpópuli el pasado mes de marzo, Robles rechazó ascender a los generales de Brigada Juan Francisco Arrazola, que era jefe de gabinete del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) Francisco Javier Varela, y Antonio Esteban, jefe de estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas.

La negativa se produjo en febrero, en una reunión de la ministra con el JEME. Tras la polémica por lo inusual que resulta que el titular del ministerio vete las propuestas de ascenso que le proponen los jefes de Estado Mayor de los ejércitos y la Armada, finalmente Arrazola fue ascendido a general de División.

No pasó lo mismo con Esteban, que fue cesado como jefe de estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS), pese a que precisamente se esperaba que fuera nombrado director de esa escuela, y fue destinado a la Secretaría General del Mando de Adiestramiento y Doctrina de Tierra (MADOC), en Granada.

Vox llevó el asunto al Congreso

Junto a esas noticias, el 24 de mayo el teniente general retirado Pedro Pitarch se hizo eco del asunto en su blog.

Una semana después, el 1 de junio, Vox presentó en el Congreso una pregunta parlamentaria (firmada por varios diputados que son altos mandos militares, como Agustín Rosety, Manuel Mestre y Alberto Asarta) en la que recogía prácticamente todo el relato de esas noticias y del blog de Pitarch, y pedía al Gobierno saber “cuáles han sido los motivos que han llevado a la no elección del general de Brigada del Ejército de Tierra, Antonio Esteban López, para ostentar la dirección del ESFAS y, por ende, su ascenso a general de División”.

La respuesta a esa pregunta parlamentaria la firmó el Gobierno el pasado 6 de julio, y es bastante escueta:

-- “En relación con el asunto interesado, se señala que, como acredita su hoja de servicios y su expediente académico, el General de Brigada del Cuerpo General del Ejército de Tierra D. Antonio Esteban López dispone de una excelente formación militar y académica y de una gran experiencia profesional que la facultan para desempeñar con garantía los cometidos de muchos destinos de la plantilla de las Fuerzas Armadas.

No obstante, se considera que el perfil personal y profesional del Oficial General nombrado General Director de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas es más idóneo para ocupar dicho puesto”.

El elegido como director de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas fue Miguel Ballenilla, quien hasta ese momento era secretario general del Mando de Adiestramiento y Doctrina. Es decir, Esteban fue enviado al puesto que tenía Ballenilla, y Ballenilla fue nombrado director de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, cargo para el que el JEME había propuesto a Esteban.

Por cierto, que según indica Pitarch, esa propuesta fue avalada en diciembre de 2019 por el entonces Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Fernando Alejandre, antes de ser relevado en el puesto por el general del Aire Miguel Ángel Villarroya; y por el director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), el teniente general Francisco de Paula Bisbal.

Cabe añadir que Miguel Ballenilla sí fue ascendido de general de Brigada a general de División por real decreto en abril, mientras que Antonio Esteban quedó como general de Brigada.

“Falta de motivación”

Fuentes consultadas por ECD afirman que la respuesta del Gobierno es, como es habitual en ciertos casos, escueta y ambigua, ya que por un lado reconoce la capacidad y el mérito del general que no ascendió, pero finalmente asegura que el perfil del nuevo director de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas “es más idóneo para ocupar el puesto”.

Las mismas fuentes señalan que una contestación tan genérica y breve valdría para justificar cualquier ascenso o nombramiento, ya que no explica por qué era más idóneo otro general. Sobre todo, subrayan, faltan los motivos que expliquen por qué su hoja de servicios y currículum académico son superados, además después de haber sido durante los tres últimos años el jefe de estudios de la misma escuela y siendo propuesto por el JEME y por el anterior JEMAD antes del relevo de Jefe de Estado Mayor de la Defensa.

Una vez que no fue nombrado director de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas y no ascendió a general de División, Antonio Esteban fue enviado a Granada, su ciudad natal, al Mando de Adiestramiento y Doctrina, donde hubo esa “permuta” con el general Ballenilla. Se trata de un último destino antes de pasar a la reserva en los próximos meses, siendo con 56 años años el más joven de su promoción.

Sobre polémicas entre altos mandos y el Ministerio de Defensa a cuenta de ascensos y destinos, cabe recordar el caso del vicealmirante de la Armada Alfonso Carlos Fernández de Córdoba: cesado por Margarita Robles y enviado a la reserva, recurrió al Tribunal Supremo, que le dio la razón y obligó a darle de nuevo un destino con mando y atribuciones reales. Tras pasar un año en Estados Unidos, en un puesto de la OTAN, el ministerio le ha dado un nuevo destino en España, en el INTA.

Doble veto

En el artículo que precedió la pregunta parlamentaria de Vox, Pedro Pitarch describía la según él “excepcional” hoja de servicios del general Esteban (llegó a coronel de la Legión y participó en las misiones de Kosovo, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Líbano e Irak).

En base a ello concluía: “Analizando méritos y capacidades ―que, de eso, uno entiende―, si el GB Esteban no estuviera suficientemente cualificado para ser GD [General de División], ¿quién lo estaría entonces de entre los actuales GD,s y GB,s del ET [Ejército de Tierra]?”.

Pitarch llegaba a asegurar que el veto de la ministra de Defensa a que ascendiera este general fue doble: “A principios de febrero, el JEME llevó a despacho con la Ministra el destino y ascenso del GB Esteban. Y doña Margarita, simplemente, lo vetó. Una semana después, el JEME reiteró su propuesta y la Ministra volvió a vetarla”.

Y aseguraba que “el “caso Esteban” aparece diáfanamente turbio. Podría ir más allá de la mera gestión de personal, así como, potencialmente, rozar alguna figura delictiva en el marco de una trama conspiratoria […]. La potestad de la ministra de Defensa para elevar al Consejo de Ministros los ascensos de los generales está fuera de cuestión. Pero también lo está que tal dominio no debe ejercerse en base a caprichos, sectarismos o intereses inconfesables. Lo del GB Esteban “es una tremenda injusticia que nunca había visto en mis 40 años de servicio”, resume un oficial general de tres estrellas”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?