Defensa

Defensa repartirá también subvenciones a las asociaciones de militares sin representación en el Consejo de Personal

Para formar parte del órgano de interlocución con el ministerio, deben tener como afiliados al 1% de las Fuerzas Armadas, pero para las nuevas ayudas económicas les basta con un 0,75%

Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.
photo_camera Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.

El Ministerio de Defensa plasma en un documento algunos detalles de su plan para dar un nuevo impulso al asociacionismo militar, con medidas como la concesión, por primera vez, de subvenciones económicas a las asociaciones profesionales de militares.

Estas medidas ya habían sido adelantadas a los representantes de las asociaciones, como ya se contó en estas páginas. Las primeras novedades se van a recoger una orden ministerial de próxima publicación.

El 0,75% para recibir subvenciones

Confidencial Digital ha consultado el texto de la orden ministerial “de medidas de apoyo a las asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas” que ha elaborado el Ministerio de Defensa.

El ministerio comienza señalando que “el artículo 35.2 de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, reconoce a las asociaciones profesionales la posibilidad de la percepción, en su caso, de subvenciones públicas que se realizará con cargo a los presupuestos generales del Estado”.

A partir de “dichas previsiones legales”, Defensa contempla en esta orden ministerial “la concesión de subvenciones a las asociaciones profesionales que tengan representación en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas”.

Sin embargo, lo cierto es que la orden va a abrir la puerta a ayudar económicamente también a asociaciones de militares que no estén presentes en el Consejo de Personal, el órgano de interlocución con el ministerio y con los mandos de los ejércitos y la Armada.

Así lo recoge el texto elaborado por el departamento que dirige Margarita Robles:

-- “Serán beneficiarias de estas subvenciones las asociaciones profesionales de los miembros de las Fuerzas Armadas con representación en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas y aquellas que, constando debidamente inscritas en el Registro de Asociaciones Profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas, cuenten, en relación a los efectivos de las Fuerzas Armadas en las situaciones a las que se refiere el artículo 34.1 de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, con un mínimo de afiliados del 0’75%, si sus estatutos están abiertos a todas las categorías contempladas en dicho artículo, del 2% de los miembros de su categoría si la asociación es exclusivamente de oficiales o de suboficiales, y del 1% en el caso de las asociaciones de militares de tropa y marinería. En el supuesto de que incluyan afiliados de dos o más categorías, deberán cumplir esos porcentajes en cada una de ellas, que habrán de referirse a los datos hechos públicos por el Ministerio de Defensa al finalizar cada año natural”.

Para entrar al Coperfas, el 1%

Hay que recordar, en este punto, que la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas establece que “para poder acceder al Consejo, las asociaciones deberán contar, en relación a los efectivos de las Fuerzas Armadas en las situaciones a las que se refiere el artículo 34.1 de esta ley, con un mínimo de afiliados del 1%, si sus estatutos están abiertos a todas las categorías contempladas en dicho artículo, del 3% de los miembros de su categoría si la asociación es exclusivamente de oficiales o de suboficiales, y del 1,5% en el caso de las asociaciones de militares de tropa y marinería”.

 

La cifra total se calcula con los militares en situación de servicio activo, en reserva y en servicios en la administración civil. Las asociaciones presentan a principios de cada año unas declaraciones juradas de sus socios, que se revisan para ver si alcanzan la cifra exigida.

Por tanto, una asociación de militares que esté abierta a todas las escalas debe acreditar que tiene como afiliados al 1% de las Fuerzas Armadas, para poder acceder a principios de año al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, si esa misma asociación tiene menos del 1%, pero más del 0,75% de afiliados, no tendrá representación en ese órgano, pero sí será beneficiaria de las subvenciones de dinero público que prepara el Ministerio de Defensa.

Aún no se dan cifras

Si la orden ministerial se tramita con celeridad, las subvenciones podrían empezar a concederse en poco tiempo.

El proyecto de orden ministerial establece que “por el Ministerio de Defensa se procederá a modificar el vigente Plan Estratégico de Subvenciones para incluir una nueva línea de subvención destinada a la concesión de subvenciones a dichas entidades asociativas”.

Delega en la Subsecretaría de Defensa que “con carácter inmediato a la entrada en vigor de esta orden ministerial y para el año en curso” determine “la cuantía máxima y los criterios de distribución en función de los porcentajes de afiliados de las asociaciones. Asimismo, en los años sucesivos, hará lo propio mediante las correspondientes resoluciones”.

En la orden ministerial no se dan cifras de a cuánto ascenderán las subvenciones económicas.

Horas dedicadas a actividades asociativas

Como ya se contó en estas páginas, otra de las medidas que preparaba el ministerio para “potenciar el asociacionismo militar” consistía en favorecer la concesión de créditos de horas a los representantes de las asociaciones.

También sobre este aspecto introducirá novedades la orden ministerial, en cuyo texto se explica que “se considera oportuno incluir en esta orden ministerial la posibilidad de que determinados representantes de las asociaciones con representación en el Consejo Personal de las Fuerzas Armadas, distintos de los que forman parte de dicho Consejo, puedan dedicar un determinado número de horas laborables al mes a ejercer actividades asociativas en beneficio del funcionamiento del indicado Consejo”.

Estas “medidas para facilitar el funcionamiento del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas” se concretarán en que “para facilitar la labor de sus representantes en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, las asociaciones que formen parte del mismo podrán designar, por un periodo mínimo de tres meses, a un representante, por cada asociación distinto de aquellos, que, previa autorización de la persona titular de la Subsecretaría de Defensa, dedicará a actividades asociativas un número máximo de horas al mes equivalente a la jornada laboral de diez días”.

Es decir, que no sólo podrán “liberarse” los representantes de las asociaciones que asisten a las reuniones del Coperfas, sino otro representante más. Y “adicionalmente y con el mismo régimen y efectos previstos en el apartado anterior, cada asociación podrá designar un representante más por cada mil asociados”.

Por último, quedará establecido que “para quien sea el representante legal de cada una de dichas asociaciones, la dedicación a actividades asociativas podrá extenderse a un número máximo de horas al mes equivalente a la jornada laboral de diez días”.

Se aprobará también un decreto

Defensa indica en el propio texto que “mediante esta orden ministerial se implementan medidas cuya aplicación se considera más urgente”.

Pero adelanta que elaborará posteriormente “un real decreto que desarrolle y amplíe los derechos y ayudas de las asociaciones profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas, de sus representantes y de los instrumentos para su ejercicio”.

ECD ya contó que estas medidas fueron anunciadas por la ministra y la subsecretaria de Defensa en contactos telefónicos con las asociaciones profesionales de militares, al menos las cinco que están presentes en el Consejo de Personal. La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) aplaudió estos proyectos, ya que lo veían una forma de mejorar la capacidad de acción de las asociaciones.

Las asociaciones de la Escala de Tropa y Marinería (Unión de Militares de Tropa, UMT, y Asociación de Tropa y Marinería Española, ATME), así como la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) ven con recelo este plan, y algunas ven que la concesión de subvenciones se puede terminar entendiendo como una forma de “intentar comprar” a las asociaciones para que sean menos críticas.

Especialmente dura con todos estos cambios en la regulación de las asociaciones ha sido la Asociación Profesional de Oficiales de Carrera de las Fuerzas Armadas (Aprofas), que rechaza la opción de que se les concedan subvenciones, así como la posibilidad de que las asociaciones puedan celebrar reuniones en cuarteles y bases de unidades de la Fuerza.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?