Defensa

Defensa va a potenciar sus sistemas anti-drones para evitar atentados terroristas

Exigirá a los fabricantes mejoras en los sensores y procesadores de señal que detectan y neutralizan aeronaves no tripuladas

dron
photo_camera dron

Los sistemas aéreos tripulados de forma remota (RPAS), comúnmente conocidos como drones, se han convertido en una amenaza para la seguridad nacional, en general, y en concreto para las Fuerzas Armadas españolas.

Su sofisticación y abaratamiento los han hecho más accesibles a la par que peligrosos. Ya se han conseguido colar en espacios protegidos y son utilizados por grupos terroristas para atentar y realizar actividades de vigilancia.

Para responder a esta nueva amenaza, el Ministerio de Defensa ha decidido mejorar los sensores y procesadores de señal de sus sistemas anti-RPAS, según ha podido confirmar Confidencial Digital.

El departamento que dirige Margarita Robles exigirá a las empresas que suministran los equipos antidrones de las Fuerzas Armadas que potencien sus sistemas para mejorar los sistemas actuales y de cara a futuras contrataciones.

Mejoras para la identificación y neutralización de drones

Defensa va a potenciar el desarrollo y adaptación a requisitos militares de los sistemas anti-RPAS para mejorar su capacidad de identificación y neutralización de drones que se usan para atacar instalaciones, vehículos y personas.

Los sistemas mejorados serán empleados tanto en territorio nacional como en el despliegue de militares españoles en el extranjero.

En concreto Defensa busca mejorar los sensores mediante la combinación de varios tipos, así como los procesadores de señal con el desarrollo de nuevos algoritmos. El perfeccionamiento de dichos elementos minimizará las falsas alertas y la posibilidad de daños colaterales.

Estas novedades serán un requisito para las empresas que compitan por nuevos contratos. Además, impulsará proyectos de mejora de los sistemas actuales.

Además, Defensa considera necesario avanzar también en la adaptabilidad de las soluciones hardware y software, de modo que sea posible actualizar, integrar nuevas funciones y adaptar a nuevos requisitos los sistemas de forma sencilla, flexible y con un coste asequible.

El Ministerio evaluará capacidades y promoverá nuevos proyectos

Para potenciar sus capacidades, el ministerio va a continuar con las evaluaciones técnico-operativas de las tecnologías que se emplean en estos momentos. Extenderá la evaluación de sistemas portátiles a fijos, así como a las tecnologías que permitan ampliar las capacidades de los sistemas anti-drones conforme a las necesidades de defensa.

Por otra parte, promoverá y apoyará proyectos de desarrollo tecnológico que mejoren las capacidades de los sistemas actuales, en relación a su uso por defensa.

Respondiendo al interés en avanzar en el desarrollo de capacidades de validación técnica de sistemas anti-RPAS en condiciones representativas de la amenazas actuales y futuras, establecerá un marco de evaluación propio.

Al tratarse de sistemas con un potencial de uso dual, dadas las necesidades de las Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las inversiones de Defensa se podrían combinar con otras externas para avanzar en este objetivo.

La Estrategia de Tecnología e Innovación 2020

Estas acciones se enmarcan en la Estrategia de Tecnología e Innovación para Defensa 2020, recientemente publicada por el Ministerio, que recoge la política que desarrollará en materia I+D+i en el marco temporal 2021-2027.

Esta se articula para garantizar que la industria militar española es capaz de suministrar al ministerio y a los ejércitos y la Armada los sistemas y equipos más avanzados que potencien las capacidades militares y contribuyan al éxito de las operaciones.

Para hacer frente a la amenaza que suponen los drones, la estrategia contempla acciones de investigación y desarrollo de soluciones tecnológicas para la detección, identificación, clasificación y neutralización de amenazas derivadas de su empleo en los diferentes entornos en que operan las Fuerzas Armadas.

El avance tecnológico global y las mayores facilidades de acceso que tienen grupos terroristas e insurgentes, explica Defensa, están potenciando el desarrollo de sistemas y equipos para neutralizar la amenaza que suponen.

Usos maliciosos de los drones

La mejora de las prestaciones de los RPAS, su menor tamaño y el abaratamiento han permitido su acceso a un público cada vez más grande. Esto ha llegado a provocar incidentes al invadir espacios protegidos. Por ejemplo, hace un año, el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas tuvo que ser cerrado durante más de una hora por la presencia de drones no autorizados en las inmediaciones del recinto.

Además se ha detectado el uso cada vez mayor por parte de grupos terroristas. Estos grupos emplean los RPAS en actividades de vigilancia o para la realización de atentados. En el año 2012 se desbarató un plan de tres supuestos miembros de Al Qaeda que pretendían atentar con un dron sobre el centro comercial Puerta Europa (Algeciras).

Entre el material intervenido se encontraron explosivos y un aeromodelo de unos dos metros de envergadura alar y con una carga de pago de aproximadamente un kilo. Defensa tomó buena nota del suceso.

Esta amenaza podría cobrar una mayor dimensión en los próximos años debido al avance tecnológico e innovación. Defensa prevé que en los próximos años los drones también evolucionen en cuanto a sofisticación y complejidad.

Los RPAS no son solo más pequeños, sino que también han incrementado su autonomía energética, mejorado en los enlaces de comunicaciones y el uso de nuevas frecuencias, disminuido su dependencia de los sistemas de navegación, mando y control y emplean cada vez cargas más peligrosas.

Estas mejoras, si bien podrían ser utilizadas a beneficio propio para la seguridad nacional, complican las posibilidades de detección, identificación y neutralización de estos sistemas, lo que obliga a desarrollar actividades I+D+i que mejoren las prestaciones de los sistemas anti-RPAS actuales.

Última adquisición anti-drones para la Guardia Civil

El pasado mes de enero se hizo público el contrato con la empresa española Aeronáutica SLE por el que se adquirieron más de 25 sistemas anti-drones portátiles para la Guardia Civil por 400.000 euros.

Los equipos actúan inhibiendo la señal de los RPAS que sean identificados como potenciales amenazas mediante antenas direccionales.

Además, los equipos son adaptables, por lo que podrían incorporar antenas de inhibición omnidireccionales. De esta forma se podrían detener múltiples drones de manera simultánea que ataquen desde cualquier dirección.

Los sistemas anti-dron de las Fuerzas Armadas

En 2019, la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material del Ministerio de Defensa procedió a la compra del sistema AUDS de la firma Blighter por 104.000 euros, que se emplea en la base en Irak. Se compone de un radar A400 que, unido a un conjunto de cámaras, permite detectar objetivos voladores de hasta 10 centímetros en un radio de diez kilómetros.

Además, en julio del mismo año se anunció la integración del sistema ARMS de Indra en los sistemas de defensa aérea militar. El ARMS es capaz de detectar, con radares de alta resolución, drones de pequeño tamaño a larga distancia. Además, tiene un sistema optrónico para determinar si el dron supone una amenaza y detectar su ubicación exacta. Una vez detectada su ubicación el modelo cuenta con un sistema de interferencias que interrumpe el guiado del RPAS.

En el mes de diciembre se adquirió el sistema anti-dron de la compañía ASDT System Europe.

En la base de Retamares, donde se ubican Mando de Operaciones y el Mando Conjunto de Ciberdefensa, entre otras unidades clave, se utiliza desde 2017 el sistema anti-drones Drone Hunter de la empresa madrileña IPB Systems.

Defensa, además, se hizo con el Drone Defender de la estadounidense Batelle. Este sistema también ha sido desplegado en Irak y por los buques de la Armada en la Operación Atalanta en el Índico. En lugar de contar con un cañón, el sistema cuenta con una antena que inhibe mediante ondas el control remoto de los drones y su sistema GPS.

Convenio con Indra para actividades conjuntas

El pasado mes de diciembre, Indra renovó su convenio con el Ministerio de Defensa para la prestación de apoyos y el desarrollo de actividades conjuntas.

Entre los campos de actuación actuales Indra tiene los sistemas de protección anti-drones por lo que el documento se verá afectado por las nuevas directrices del Ministerio.

El vídeo del día

Vox dará apoyo “gratis” a Ayuso para “que la izquierda no entre en Gobierno”
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes