Defensa

Dudas sobre la participación del Donald Cook

Dos aviones de repostaje de EEUU partieron de Zaragoza para apoyar la misión de bombardeo en Siria

Los KC-130, con base estable en España, participaron en la operación contra instalaciones de armamento químico de Al Assad

Cubierta del USS Donald Cook.
photo_cameraCubierta del USS Donald Cook.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia han realizado esta madrugada ataques de precisión contra bases militares e instalaciones de Al Assad. Británicos y franceses recurrieron a su cazabombarderos Eurofighter y Rafale respectivamente, mientras la US.Navy utilizó como plataforma de lanzamiento varios aviones B1 y diversas unidades navales que se encontraban en la zona.

Con el paso de las horas comienzan a surgir dudas sobre el papel que jugó el destructor USS Donald Cook, uno de los que tienen su base estable en Rota, en el bombardeo de Siria de la pasada madrugada.

En las últimas horas ha cobrado fuerza la teoria de que las operaciones navales las condujo el USS Monterey, acompañado de algunas unidades navales más -entre ellas, un submarino-. El Donald Cook, que se encuentra frente a las costas sirias, no figura entre el material gráfico sobre el ataque que ya se puede encontrar en diversas fuentes abiertas. Oficialmente, el Pentágono ni ha confirmado ni desmentido la participación del Donald Cook.

Las unidades con base en España que sí participaron en la operación fueron dos aviones de reabastecimiento KC-130, con base estable en Morón de la Frontera pero que actualmente se encontraban desplegados en la base aérea de Zaragoza por las obras que se están llevando a cabo en la pista sevillana. Ambas aeronaves habrían partido desde la base aragonesa para prestar apoyo a los bombarderos B-1 que se sumaron a la operación.

Esa orden llegó esta madrugada desde Washington. Según ha confirmado el Pentágono, el objetivo de los ataques fueron una serie de instalaciones de desarrollo de armas químicas entre Damasco y Homs. En el siguiente vídeo puede verse el bombardeo simultáneo de tres posiciones en Damasco. Tras diez segundos de explosiones se produce un apagón en la capital siria.

 

Según las primeras informaciones, se trataría de almacenes y laboratorios destinados a la producción y gestión de gas sarín, presuntamente utilizado contra población civil hace una semana en la localidad de Duma. También se habría alcanzado un importante centro de mando de las fuerzas de Al Assad.

El resto de la fuerza de ataque la completaron varias fragatas francesas clase FREMM, así como cazas Rafale franceses y Eurofighter británicos, que se sumaron a la operación coordinada por el Pentágono. Ya se están difundiendo las imágenes del despegue de los Rafale, en las que se comprueba la participación de al menos cuatro cazas franceses:

Tras el ataque, el presidente estadounidense Donald Trump compareció ante los medios para informar del ataque y señalar los objetivos militares alcanzados. También compareció desde el Pentágono el secretario de Defensa Robert Mattis, que según asegura la prensa estadounidense mantuvo un pulso con el presidente Trump sobre la idoneidad del ataque contra Siria. Finalmente se impusieron las tesis de los asesores militares de la Casa Blanca.

Por su parte, Rusia ha advertido a Estados Unidos que el ataque de esta madrugada, que cuenta con el respaldo directo de la OTAN, “tendrá consecuencias”. Así lo ha indicado el embajador ruso en Washington. “Nuestros avisos no han sido escuchados. Se está implementando un escenario premeditado”.

Actualización (10:37): Moncloa difunde un comunicado sobre la opinión del gobierno español de la operación militar.

Un ataque con armas químicas es un crimen contra la humanidad. Los responsables de éste y otros ataques previos deben ser sometidos a la justicia.

Lamentamos la paralización del Consejo de Seguridad en esta cuestión. Preferimos siempre la acción concertada internacional a las acciones unilaterales. Cuando estas suceden, deben ser proporcionadas, como ha sido el caso en esta ocasión.

Aquellos que apoyan al régimen sirio tienen que ejercer toda la presión necesaria para evitar los ataques contra la población civil. No son aceptables las continuas violaciones del alto el fuego. Pero usar armas químicas es una cuestión cualitativamente diferente y de una gravedad extrema. Lamentablemente no es la primera vez, deseamos que sea la última.

Solo un proceso político de transición, como se ha recogido en las resoluciones del Consejo de Seguridad, puede traer la paz definitiva a Siria. Es un proceso que debe estar encabezado por Naciones Unidas. España apoya completamente ese proceso como única forma de acabar con imágenes como las que hemos visto estos días de niños muriendo entre sufrimientos atroces. Nada justifica algo así.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo