Defensa

El Ejército del Aire se plantea armar los nuevos drones de reconocimiento

Los “Predator B” empezarán a llegar a la base de Talavera la Real en los próximos meses. Ya están formadas cinco de las doce tripulaciones necesarias para operar con ellos

Predator B del Ejército del Aire.
photo_cameraPredator B del Ejército del Aire.

Los drones Predator B serán una de las grandes novedades para las Fuerzas Armadas. Este hito se considera muy importante en el Ejército del Aire, ya que supone un salto importante en la operatividad de cara a un 2019 en el que se van a recibir las primeras unidades.

Irán destinadas al 233 Escuadrón del Ala 23 en la base aérea de Talavera la Real (Badajoz). Según fuentes militares consultadas por ECD, el primero de los Reaper se recibirá en verano o a finales de verano.

Estos nuevos drones (llegarán cuatro unidades) no cuentan con armamento, por tratarse de un avión no tripulado adquirido para misiones ISR (Intelligence, Search and Recognize). Es decir, básicamente se dedicarán a misiones de reconocimiento, vigilancia e inteligencia.

Eso no obsta para que, según fuentes militares consultadas por Confidencial Digital, entre los altos mandos del Ejército del Aire se plantee y se vea con buenos ojos iniciar el estudio de la posibilidad de artillar, es decir, de armar con misiles estos nuevos drones.

De hecho, añaden que aunque se compraron principalmente para destinarlos a esas misiones de reconocimiento ya explicadas, todos los países que operan con el MQ-9 Predator B (su nombre específico) están valorando la opción de artillarlos.

Ya hay cinco tripulaciones listas para dirigirlos

Los futuros pilotos y operadores de sensores de los drones ‘Reaper’ españoles llevan años formándose en la base de la USAF en Holloman, donde también se instruyen pilotos británicos e italianos.

Estos cursos, que tienen una duración de unos seis meses, son impartidos por instructores de la Fuerza Aérea estadounidense. Tal y como se pudo leer ECD, miembros del Ejército del Aire comenzaron a recibirlos en el año 2016, y ahora ya son cinco las tripulaciones que han superado el curso.

El objetivo marcado por el Ejército del Aire es conseguir siete tripulaciones completas -piloto y operador-, lo que se espera completar en los próximos años. Este mes, el Aire informó que se había producido la primera ‘suelta’ de tripulaciones españolas, es decir, que han pilotado el Reaper sin supervisión.

Hasta ahora, ninguna tripulación había realizado una de estas sueltas, ya que no entraba dentro del plan de estudios de la Fuerza Aérea norteamericana. Pero este plan de estudios ha cambiado y se ha profundizado, aumentando además las horas de vuelo de instrucción que reciben los pilotos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable