Defensa

El Ejército despliega mujeres ‘boinas verdes’ para labores de inteligencia en misiones internacionales

La primera operación ha sido en Mali. Se considera que pueden conseguir información clave para las tropas españolas tratando con la población local

Militares del Mando de Operaciones Especiales (Foto: A. Manrique/DECET).
photo_camera Militares del Mando de Operaciones Especiales (Foto: A. Manrique/DECET).

La presencia de mujeres en las Fuerzas Armadas ha ido creciendo en los últimos años, aunque el porcentaje global está estancado. Que el porcentaje femenino crezca y que además las mujeres asuman mayor responsabilidades y protagonismo es uno de los empeños de Margarita Robles, y recientemente se ha producido una novedad relevante en este sentido.

Un equipo militar formado exclusivamente por mujeres se desplegó hace unos meses en Mali. Su misión era obtener inteligencia útil para las tropas españolas que junto a las francesas se encuentran en este país africano para formar al ejército local y ayudarle en su lucha contra organizaciones yihadistas y rebeldes tuaregs.

El Estado Mayor del Ejército ha hecho recientemente balance de sus actividades el año pasado en un artículo que con el título “Logros 2020 y retos 2021 del Ejército de Tierra” se publicó en el número 958 de la revista ‘Ejército’, correspondiente a enero y febrero de 2021.

Entre otras misiones, cita las que se realizan en el marco de la Unión Europea, en las que “el Ejército de Tierra ha tenido una participación sobresaliente a lo largo de 2020. Destaca en este apartado la continuación de las contribuciones a las operaciones EUTM en Somalia (EUTM-Somalia), en la República Centroafricana (EUTM-RCA), y en Malí (EUTM-Malí)”.

Más implicación en Mali

Esa última, la de Mali, apunta a ser una de las misiones clave de España en los próximos años, donde Francia quiere que nuestro país se involucre de forma más decidida para cortar la expansión del yihadismo en la zona del Sahel.

El balance del Estado Mayor del Ejército señala que en Mali “España ha incrementado considerablemente su participación a partir del segundo semestre de 2020 con el despliegue de nuevas capacidades de Protección de la Fuerza, Equipos de desactivación de explosivos, municiones y artefactos, Mando y Control, instructores y un Equipo de inteligencia de fuentes humanas compuesto por personal femenino”.

Para llegar a “audiencias muy concretas”

Y resalta especialmente ese “equipo HUMINT”, del que señala que es “el primero de estas características que se despliega en Operaciones y que le permite llegar a audiencias muy concretas, ampliándose así el abanico de las capacidades que el ET pone a disposición del Jefe de Estado Mayor de la Defensa para su empleo en Operaciones”.

Es decir, se trata de un equipo de mujeres militares dedicadas a contactar con la población local y de esa forma recabar sobre el terreno información, datos que sirvan para obtener inteligencia útil a las tropas españolas en Mali.

Confidencial Digital consultó con el Cuartel General del Ejército para concretar a qué unidad pertenece ese equipo femenino de inteligencia: ¿Al Centro Nacional de Inteligencia? ¿Al Regimiento de Inteligencia nº 1, del Ejército de Tierra? Desde el cuartel general explicaron que toda la información disponible es la que figura en el citado artículo de su revista.

Otras fuentes militares explican a ECD que ese equipo lo organiza el Mando de Operaciones Especiales (MOE), es decir, la unidad de operaciones especiales del Ejército de Tierra.

Unidad femenina de operaciones especiales

Se trataría, según estas fuentes, de un equipo de mujeres ‘boinas verdes’ formado para desplegarse en operaciones y obtener inteligencia. No se trataría formalmente de una unidad de inteligencia, ya que no tienen la certificación como tal, sino de una unidad de operaciones especiales en misión de obtención de inteligencia de fuentes humanas.

Militares conocedores de la estructura del Mando de Operaciones Especiales confirman que el MOE cuenta desde hace poco tiempo con una unidad femenina precisamente orientada a HUMINT, es decir, a la obtención de inteligencia a partir de fuentes humanas.

“Reconocimiento del entorno”

Una de las misiones del MOE y en general de las unidades de operaciones es la obtención de inteligencia para conocer la situación de una zona hostil o sensible.

Según la Doctrina Conjunta para las Operaciones Especiales (PDC-3.5), uno de los principales cometidos de las unidades de operaciones especiales es el “reconocimiento y vigilancia especial”, que “complementa a los medios y sistemas nacionales y aliados de adquisición de inteligencia sobre el teatro, obteniendo información concreta, de vigencia limitada y de interés operacional o estratégico”.

Dentro de esa categoría se enmarcan las actividades de “reconocimiento del entorno”, que son “operaciones dirigidas a la obtención y transmisión de información sobre el ambiente físico (hidrografía, geología o meteorología) y humano en la zona de operaciones”.

Por tanto, sin ser formalmente unidades de inteligencia, sí realizan misiones dirigidas a obtener información sobre la zona de operaciones a través del contacto con la población local.

También acompañan en ocasiones a equipos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), para proteger a sus agentes después del asesinato de espías españoles en Irak en 2003.

Ventajas de las mujeres

Expertos en unidades de operaciones especiales explican que la presencia de mujeres en este tipo de unidades tiene sus ventajas, y específicamente en las misiones de obtención de inteligencia.

Las Fuerzas Armadas españolas se despliegan en muchas ocasiones en países donde por razones culturales y religiosas hay mujeres que apenas tiene contacto con hombres, y menos con hombres que no conocen: Afganistán, Irak, Líbano, República Centroafricana, Somalia... también Mali, precisamente.

Un equipo de operaciones especiales formado por hombres puede recoger información. Pero en muchos de estos países, son más accesibles las mujeres: mientras que en escenarios post-conflicto muchos hombres han muerto, o se han unido a la insurgencia, las mujeres continúan dirigiendo sus hogares.

Por ello, cuentan con información valiosa que sin embargo nunca revelarían a un militar hombre. Así que se plantea la opción de que mujeres militares sí podrían tener más fácil contactar con mujeres de las ciudades, pueblos y aldeas de la zona de operaciones, ganarse su confianza y lograr de ellas información importante para la misión de las tropas españolas, como puede ser el movimiento por la zona de grupos insurgentes o terroristas, que esas mujeres pueden conocer.

Como se ha indicado, el Ejército de Tierra desplegó en el segundo semestre de 2020 un equipo femenino de inteligencia de fuentes humanas por primera vez, por lo que se entiende que es una nueva capacidad que el Ejército pone a disposición del JEMAD para su empleo en operaciones de las Fuerzas Armadas a partir de ahora.

Impulso de Margarita Robles

Desde hace años han ido ingresando algunas mujeres en los ‘boinas verdes’, algunas de las cuales sus compañeros se refieren a ellas con admiración como “unas auténticas máquinas”. Tradicionalmente, la dureza extrema de las pruebas de acceso y del propio Curso de Operaciones Especiales ha limitado el acceso de mujeres a este tipo de unidades.

En abril de 2019 la ministra de Defensa, Margarita Robles, visitó la base del Mando de Operaciones Especiales en Rabasa (Alicante). Allí explicó que el ministerio había decidido apostar por aumentar la presencia femenina en las unidades de operaciones especiales.

Meses después, el diario ABC desveló que se había creado dentro del MOE un “Equipo de Capacidades Especiales”, con un “claro componente femenino”.

Al frente de este equipo de ‘boinas verdes’ o ‘guerrilleras’ se puso a una mujer suboficial, una brigada, que sí superó el Curso de Operaciones Especiales, junto a otras militares, que no en todos los casos habrían pasado este curso que se organiza anualmente en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales de Jaca (Huesca).

Una de las militares seleccionadas está especializada en idiomas, por ejemplo habla árabe. Junto a algunas opiniones críticas, ABC también recogió valoraciones que defendían la creación de este equipo por razones operativas, ya que cumpliría el objetivo de “realizar una aproximación acorde al género en labores de obtención de Inteligencia”.

Por tanto, encajaría con esas misiones de “inteligencia de fuentes humanas” que se empezó a llevar a cabo en Mali hace unos meses, y que se podría extender a otras misiones en el extranjero a partir de ahora.

El vídeo del día

Reabre el ocio nocturno en Madrid hasta las 3 horas
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?