Defensa

El Ejército pone a punto los misiles antiaéreos Hawk como los donados a Ucrania

El sistema es veterano, la última modificación de importancia se realizó en 1998 y eso provoca una demanda muy alta de reparaciones

Batería Hawk de artillería antiaérea del Ejército de Tierra.
photo_camera Batería Hawk de artillería antiaérea del Ejército de Tierra.

El Ministerio de Defensa anunció hace unos días que va a mandar a Ucrania otros dos lanzadores antiaéreos Hawk, que se suman a los cuatro que ya comenzaron a enviarse para reforzar el poder militar ucraniano en su ofensiva contra las tropas rusas que aún ocupan el sureste del país.

Coincidiendo con la donación de estos sistemas de artillería antiaérea, el Ejército de Tierra se encuentra en proceso de contratar elementos necesarios para el mantenimiento de las baterías Hawk, según ha comprobado Confidencial Digital.

La Jefatura de Asuntos Económicos de la Fuerza Terrestre ha sacado a licitación un contrato de “Adquisición de elementos de rodaje y piezas de desgaste de los sistemas de transporte del sistema Hawk”, con un presupuesto base de licitación de 44.700 euros.

Se incorporaron en los años 60

Cuando se anunció que España entregaría lanzadores Hawk a Ucrania ya se contó que estos sistemas antiaéreos se compraron en los años 60, y que se han ido modernizando para evitar su obsolescencia y mantenerlos en servicio.

La documentación de ese contrato del Ejército de Tierra muestra los condicionantes que supone mantener en servicio estos sistemas que entraron en funcionamiento hace 60 años.

Los pliegos llevan el membrete del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74, y concretamente de la Unidad de Reparaciones III/74, que tiene su base en el Acuartelamiento Cortijo de Buenavista, en San Roque (Cádiz).

Un sistema “veterano”

En los documentos que explican la necesidad de adquirir estos elementos de rodaje y piezas de desgaste se indica que “el sistema Hawk es un sistema de Artillería Antiaérea misil veterano en el Ejército de Tierra Español”.

Señala el Ejército que el sistema Hawk “sufrió su última modificación de importancia durante los años 1997/98, durante fase de mejora del sistema PIP II a PIP III”, y admite que “por este motivo la demanda de labores de mantenimiento de los elementos que componen el sistema es muy alta”.

Es decir: que la última modernización de estas baterías Hawk se remonta a hace 25 años, y eso obliga a realizar con mucha frecuencia labores de mantenimiento con dichos sistemas de misiles antiaéreos.

Columna vertebral de la defensa antiaérea

Los materiales a adquirir irán destinados a la Unidad de Reparaciones III/74, la unidad de ejecución logística del Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 74, que “dispone en su plantilla de diversos talleres y subunidades que le permiten llevar a cabo el mantenimiento de cuarto escalón, y la gestión del mantenimiento en escalones superiores, del sistema de misiles antiaéreos Hawk y del misil Patriot”.

Esta unidad cuenta con varios talleres: el Taller de Ensamblado de Misiles, los Talleres de Apoyo, los Talleres Hawk y los Almacenes de Repuestos correspondientes.

El Ejército de Tierra indica en los pliegos del contrato que estos talleres “y la gran preparación del personal que los sirve son la base de la operatividad de tan relevante sistema de armas, actualmente conformado como la ‘columna vertebral’ de la defensa antiaérea española”.

 

Mando de Defensa para las Operaciones Aéreas

También destaca que el mantenimiento de la disponibilidad operativa del sistema Hawk es una prioridad, debido a que “forma parte de la estructura del Mando de Defensa para las Operaciones Aéreas (MDOA), y de las fuerzas de muy alta disponibilidad puestas al servicio de la OTAN (NRF – VJTF)”.

El material a adquirir en el marco de este contrato va desde zapatas y arandelas hasta tornillos y tuberías para la maquinaría que se utiliza en esos talleres para los trabajos de mantenimiento de los lanzadores Hawk.

“El uso diario y continuo de la maquinaria de estos talleres para llevar a cabo las reparaciones de mantenimiento correctivo y el mantenimiento preventivo programado hace que se produzca un desgaste acusado tanto en ellas como en el utillaje relacionado”, lo que justifica en unas ocasiones “la adquisición de los elementos correspondientes, y realizar labores de mantenimiento en otras”.

Hay que tener en cuenta “las extremas condiciones de salinidad, temperatura y humedad del área geográfica en la que esta Unidad desarrolla sus actividades”, ya que se encuentra en la costa de Cádiz. Esas condiciones aceleran el desgaste por el uso continuado y el paso del tiempo, lo que obliga a la “reposición de determinados componentes críticos para devolver los subconjuntos del sistema a su estado de operativo óptimo”.

También es necesario realizar ciertas modificaciones en los sistemas y maquinaria por cambios en la normativa vigente que afectan a la prevención de riesgos laborales y el control medioambiental.

Aunque va específicamente dirigido a los sistemas Hawk, este contrato también contempla “las numerosas tareas de mantenimiento preventivo y correctivo que se llevan a cabo sobre el misil Patriot y su contenedor de protección y lanzamiento, siempre con el fin último de preservar la Disponibilidad Operativa de estos misiles en su máximo nivel”.

Estos misiles son los utilizado en la misión internacional que España mantiene en Turquía (Misión A/T), como parte de la OTAN, en apoyo a este país contra la amenaza de misiles balísticos procedentes de Siria.

Incremento de capacidades

La misma justificación sobre la antigüedad del sistema antiaéreo Hawk y las frecuentes reparaciones que necesita se da en otro contrato de la Jefatura de Asuntos Económicos de la Fuerza Terrestre, en este caso con objeto de adquirir material herramental y utillaje fungible para maquinaria de talleres del sistema Hawk y misil Patriot.

Este material (como fresas de torno) va de nuevo destinado la Unidad de Reparaciones III/74 del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74, como el de otro contrato mixto de “servicios y suministros para mantener la disponibilidad operativa e incrementos de capacidades de mantenimiento de los misiles del sistema Hawk de San Roque”.

Este contrato se divide en varios lotes:

1. Suministro de aseguramiento de la calidad y seguridad de procesos en la recertificación de espoletas de misiles.

2. Suministro de elementos para mantenimiento evolutivo del sistema de monitorización Hawk.

3. Servicio de mantenimiento y actualización del sistema de suministro ininterrumpido de bies y taller CRAF.

4. Servicio de saneado y adaptación del sistema de carga de misiles en medios de transporte.

5. Servicio de diseño y desarrollo de sistema de telemetría y evaluación en misiles Hawk.

En busca de lanzadores

Mientras se tramitan estos contratos destinados al mantenimiento de los misiles Hawk que maneja el Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74 situado entre Sevilla y Cádiz, el Ministerio de Defensa está buscando lanzadores Hawk en Estados Unidos, según reveló el diario The Objective.

La misión de un teniente coronel es buscar si el ejército estadounidense guarda en algún almacén sistemas Hawk como los que España ha donado a Ucrania, y que los estadounidenses dieron de baja hace años. Se trata de reponer los lanzadores de misiles que el Ejército de Tierra ha perdido por las donaciones a los ucranianos.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?